SOCIEDAD

Miedo e incertidumbre entre los vecinos del epicentro de los seismos: "Cada vez son más las grietas"

Una vecina de Lizoáin realata cómo se ha vivido la noche de terremotos: "Primero se oyó un ruido fuerte, como si fuera un trueno, y luego tembló la casa, como si se fuera de un lado a otro", explica.

Dos personas comentan el terremoto que han sentido a primeras horas de este domingo con epicentro en Lizoáin. EFE/ Jesús Diges
Dos personas comentan el terremoto que han sentido a primeras horas de este domingo con epicentro en Lizoáin. EFE/ Jesús Diges  

La oleada de movimientos sísmicos en la zona centro de Navarra (más de 250 en el último mes) ha generado miedo e incertidumbre entre los vecinos de numerosas poblaciones, especialmente los de Lizoáin, epicentro esta madrugada de un temblor de 4,6 grados.

Este terremoto se ha registrado a las 00:02 horas y ha estado seguido de otros, entre los que destacan dos de 3,4 y 3,8 grados, todos ellos con epicentro en Lizoáin.

Los movimientos han continuado este jueves por la mañana a las 7,53, 8,05 y 8,07 horas, con temblores de 1,5 a 1,6 grados, otro en el Valle de Egüés de 1,6 grados a las 9,29 horas y otro en Lizoán de 2,9 a las 9,48 horas.

A causa de los movimientos sísmicos, la Policía Municipal ha recibido esta noche numerosas llamadas, sobre todo de personas que viven solas, preguntando por los temblores. No se han producido daños personales ni en infraestructuras de la ciudad.

Según han comentado a Efe desde la Policía Municipal, ha habido familias, sobre todo en la zona del Casco Viejo y El Sadar, que han pasado la noche fuera de sus domicilios. Los agentes han intentado tranquilizarles, pero han preferido no volver a sus casas.

Los bomberos solo han realizado una intervención tras los terremotos para retirar un termo que amenazaba con caerse en un domicilio de Mutilva. SOS Navarra ha recibido también numerosas llamadas para confirmar que se trataba de movimientos sísmicos.

En la localidad de Lizoáin, epicentro de numerosos temblores, no se han producido desperfectos en las casas, salvo algunas grietas pequeñas en las paredes interiores.

Una vecina del pueblo ha explicado a Efe que esta pasada noche los terremotos "se han sentido fortísimos, mucho más que los de días pasados. El primero fue tremendo. Primero se oyó un ruido fuerte, como si fuera un trueno, y luego tembló la casa, como si se fuera de un lado a otro".

Esta vecina ha comentado que se han producido "bastantes grietas en las paredes y los techos, porque es una casa que tiene muchísimos años", una incidencia de la que tiene previsto dar parte a su seguro. "Como ya llevamos unos cuantos terremotos, en bastantes días, cada vez son más las grietas, y se van haciendo más largas y más anchas", ha asegurado.

Aunque ha afirmado que normalmente no suele pasar miedo con los temblores, ha reconocido que "esta noche sí me asusté" y en el pueblo "hay un poco de psicosis, hay gente a la que le da mucho miedo". Tras el primer temblor, "yo me asomé un poco a la puerta y vi vecinos en la calle", ha relatado.

De hecho, ha agregado, pasadas las tres de la madrugada, cuando se produjo otro de los temblores importantes, había vecinos que todavía no habían vuelto a sus casas: "Todavía no se habían ido a la cama, estaba la gente por la calle, como asustada".

La vecina ha destacado que éste es el tema de conversación hoy "en el pueblo y alrededores", porque "han sido muy fuertes. Empieza un poco a preocupar, porque no sabes qué va a pasar".

Otro vecino de Lizoain ha señalado que el temblor de más intensidad "ha sido un ruido subterráneo de tres o cuatro segundos y un temblor" fuerte que ha hecho caer la parte superior de una barbacoa de hormigón fuera de la casa.

Más que miedo, ha dicho, siente "un poco de incertidumbre" por una sucesión de terremotos de los que "algunos solo se oye el ruido, como un trueno lejano, pero otros son más fuertes".

Desde un bar de la localidad, una vecina de Lizoáin ha indicado que han estado en el pueblo "toda la noche sin parar de réplicas. Primero se oye un ruido fuerte y después tiembla todo", por lo que han estado "sin dormir en toda la noche".

En el bar se han movido las botellas pero no ha llegado a caerse ninguna, ha apuntado esta vecina, que ha resaltado que en esta localidad "hay miedo, la gente no duerme con tanto terremoto, no se descansa". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Miedo e incertidumbre entre los vecinos del epicentro de los seismos: "Cada vez son más las grietas"