PREMIUM  SOCIEDAD

El tercer trimestre se cerró en Navarra con 280 accidentes laborales con baja más que en el mismo período del 2017

La Comunidad foral registró 2.315 de estos siniestros, lo que supone un índice de 9,7 por cada 1.000 trabajadores.

Dos personas trabajan en una obra en el sector de la construcción. ARCHIVO
Dos personas trabajan en una obra en el sector de la construcción. ARCHIVO  

Navarra ha registrado en el tercer trimestre del año un total de 2.315 accidentes laborales con baja, 280 más que en el mismo periodo del 2017, suponiendo un índice de incidencia de 9,7 accidentes por cada 1.000 trabajadores. De ellos, 2.293 han sido leves, 15 graves y siete mortales, según los últimos datos de siniestralidad laboral del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN).

Del total de accidentes laborales con baja registrados en este período, 2.039 han sido en la jornada de trabajo, 51 corresponden al régimen de autónomos y 225 se han producido in itinere. Por sectores económicos, 115 accidentes se han producido en Agricultura, 875 en Industria, 194 en Construcción y 906 en Servicios.

En el acumulado de enero a septiembre, se han registrado en la Comunidad foral 7.291 accidentes laborales con baja (30,6 por cada 1.000 trabajadores), 641 siniestros más que en el mismo periodo del 2017. De ellos, 7.728 han sido leves, 54 graves y 9 mortales. Un total de 6.415 accidentes han sido en la jornada de trabajo, 166 corresponden al régimen especial de autónomos y 710 se han producido in itinere. Por sectores de actividad, 366 accidentes corresponden a Agricultura, 2.887 a Industria, 566 a Construcción y 2.762 a Servicios.

El ISPLN ha valorado los últimos datos de siniestralidad laboral relativos al período de enero-septiembre del 2018, con 238.130 personas trabajadoras en Navarra, un 4,7% más que durante el mismo periodo del 2017 (228.874 trabajadores).

El organismo ha destacado en un comunicado que "se mantiene la tendencia evolutiva de los accidentes laborales de los últimos cinco años, registrándose un descenso de los accidentes mortales, el ascenso de los totales y la estabilidad de los graves".

Asimismo, ha señalado que el indicador más frecuentemente comparado es el de los accidentes de trabajo totales con baja en jornada de trabajo, y, en este caso, para el período enero-septiembre del 2018, Navarra presenta un índice de incidencia o tasa de 27,6 por 1.000 trabajadores, 1,1 puntos por encima del obtenido en igual período del 2017 (26,5). Se mantiene la tendencia evolutiva creciente desde el año 2013 para los tres primeros trimestres del año.

TENDENCIA DESCENDENTE

La tasa de accidentes laborales mortales en jornada de trabajo es de 2,5 por 100.000 trabajadores en este período del 2018 respecto al 2,2 del mismo período del año anterior, manteniéndose su tendencia evolutiva descendente desde el 2013 (fue 3,8 en el 2013 y 4,3 en el 2014). En cuanto a los graves, la tasa es un 20,1 por 100.000 trabajadores en el período enero-septiembre del 2018, respecto al 14,4 del mismo período del año anterior, manteniéndose estable la tendencia evolutiva desde el 2013 (fue 19,9 en el 2013 y 20,8 en el 2014). Respecto al grado de lesión, el 99,6% de los accidentes se califican como leves, el 0,3% como graves y el 0,1% resultan mortales.

No obstante, el ISLPN ha indicado que "los datos más rigurosos y estables sobre siniestralidad son los que describen y comparan los años completos, entre otros motivos, por la variedad estacional que presentan", por lo que ha destacado que "es importante esperar al final de año para valorar todas estas tendencias del 2018".

Los accidentes totales con baja en jornada de trabajo "presentan en Navarra, igual que en España, una tendencia evolutiva claramente descendente del 2000 a 2012 y, a partir de ese año, coincidiendo con la reforma laboral y el inicio de la fase económica expansiva, se consigna una tendencia ascendente, que parece estabilizarse en el 2017 en Navarra", ha apuntado.

En la comparación de accidentes totales con baja en jornada de trabajo entre Navarra y España, así como con el resto de comunidades autónomas, es necesario ajustar los datos por sectores económicos. Los sectores económicos con mayor accidentabilidad son la Industria y la Construcción, seguidos por la Agricultura y el sector Servicios. En Navarra, la Industria tiene el doble de peso en el tejido productivo que la media española, es diez puntos menor en Servicios, y está creciendo la Construcción.

ENTRE LAS COMUNIDADES CON MENOR TASA DE ACCIDENTES

Los últimos datos disponibles en esta comparativa corresponden al año 2017. En este caso, y teniendo en cuenta esta situación, la tasa ajustada (considerando la mayor o menor presencia de los sectores con mayor peso de accidentabilidad en la economía de cada comunidad autónoma) de accidentes totales en jornada de trabajo fue, en Navarra, 2,4 puntos inferior a la media estatal, de manera que Navarra ocupaba el quinto puesto entre las comunidades autónomas con menor tasa ajustada de accidentes, por detrás de Cantabria, Madrid, Valencia y Aragón.

También se sitúan por debajo de la media española Castilla y León, Murcia, Cataluña, Asturias y La Rioja; y por encima de la media, se encuentran Galicia, País Vasco, Extremadura, Canarias, Andalucía y Castilla-La Mancha y Baleares, las de mayores tasas.

En relación a la tasa por sectores económicos en el período de enero a septiembre, el sector Construcción presenta la mayor tasa en el 2018 (57 por 1.000), que está 4,2 puntos por encima del valor alcanzado en el año anterior. En segundo lugar, está el sector Industria (44,4), que se sitúa 1,9 puntos por encima de la tasa del 2017. A continuación, se sitúa el sector Agricultura (37,2) y Servicios (18), con un aumento de 0,7 puntos y 0,6 puntos, respectivamente, respecto a igual periodo del 2017.

El riesgo de accidente resulta más del doble en hombres que en mujeres (38,3 por 1.000, frente a 15,5, respectivamente), excepto en las actividades de "Asistencia en establecimientos residenciales" y en "Reparación de ordenadores y artículos de uso doméstico", en las que el índice es mayor en mujeres. La diferencia entre ambos sexos resulta similar al mismo período del año anterior.

INMIGRANTES Y AUTÓNOMOS

La tasa en trabajadores inmigrantes (40,2 por 1.000) es 13,8 puntos mayor que en población laboral autóctona, cuestión que se explica porque una gran parte de población laboral inmigrante trabaja en actividades de mayor riesgo, como construcción, industria manufacturera o agricultura.

En los trabajadores autónomos, se mantiene una menor tasa de accidentes de trabajo frente a las personas asalariadas (18,3 por 1.000, frente a 27,6) con contingencias laborales protegidas por la Seguridad Social.

Y respecto a la tasa de incidencia de accidentes de tráfico registrados entre enero y septiembre del 2018, en conjunto se mantiene con valores similares en relación al mismo periodo del 2017. Los accidentes in itinere representan el 79% del total de estos siniestros.

La siniestralidad laboral incluye los accidentes de trabajo y también las enfermedades profesionales, con un 14% de las muertes atribuibles a los primeros en el mundo y un 86%, a las segundas, entre las que se incluyen cánceres, enfermedades respiratorias, osteomusculares, de la piel, la voz, hipoacusias, problemas de salud mental y otras.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El tercer trimestre se cerró en Navarra con 280 accidentes laborales con baja más que en el mismo período del 2017