• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 13:07

 

 
 

SOCIEDAD

Tensión y nervios entre los vecinos de Mendillorri: "Nos esperábamos el foco, pero no tan pronto"

Los vecinos y comercios locales del barrio pamplonés sienten preocupación por la imagen que está dando este rebrote de coronavirus.

El barrio Mendillorri de Pamplona, durante el rebrote de coronavirus. PABLO LASAOSA
Fátima Pagola Fernández, de la pastelería familiar Arrasate, en el barrio de Mendillorri durante el rebrote de coronavirus. PABLO LASAOSA

El foco de contagios de Covid-19 en el barrio de Mendillorri propiciado por la actividad noctura de grupos de jóvenes ha causado preocupación en algunos de sus vecinos. Aunque, aparentemente, la vida en esta zona de Pamplona es la normal, muchos de sus locales permanecen cerrados y sus ciudadanos procuran salir de casa lo mínimo posible.

"La situación es preocupante, pero no tan alarmista como nos hacen ver los medios de comunicación o el Gobierno foral, ya que la tasa de infectados del barrio no llega al 1%; no obstante, hay mucha desinformación. Hace unos días, la consejera de Salud, Santos Induráin, no quiso decir dónde estaba el foco en Navarra, siendo una cuestión muy relevante para los ciudadanos a la hora de tomar precauciones", afirman Juan Antonio Pi Amoedo y Alicia Andú Talero, un matrimonio que paseaba esta mañana de domingo por el lago de Mendillori.

"Los jóvenes se juntan, no ven el peligro, aunque avisemos en casa, y al final las multas las pagamos los adultos y los padres de los menores. Aún así, el problema no son solo ellos, porque por la calle hay gente adulta sin mascarillas", indica por su parte David Salcedo Bienzobas, de 49 años. Además, añade que "en un principio, la noticia sobre el rebrote en el barrio se recibió con incredulidad, aunque mucha genete hace vida normal".

"Este foco de coronavirus puede afectar al barrio y, sobre todo, a los comercios y a los bares, ya que hay posibilidad de que cierren indefinidamente. Si no hay más cuidado, el virus se extenderá. Los jóvenes tienen que ser conscientes y respetar las medidas sanitarias, porque muchos de ellos viven con sus padres o abuelos, y se lo toman a broma; sin embargo, otros adolescentes sí respetan las normas", explica Francisco Javier Urbillo Rasines, un vecino de Mendillorri de 63 años.

Francisco Javier Urbillo, un vecino de Mendillorri, pasea a su perro durante el rebrote de coronavirus en el barrio. PABLO LASAOSA

Isabel y Erminia Alves Pires son dos hermanas que paseaban este domingo por un parque del barrio, donde han manifestado tranquilidad a la hora de transitar por la zona: "Nos hemos enterado tarde de la noticia, porque solo salimos para comprar y trabajar. Hay poca gente en la calle, y en los supermercados, por ejemplo, hay mucho control. Este nuevo foco da poca tranquilidad, pero no miedo".

COMERCIOS LOCALES

Son muchos los negocios y locales que, además de los meses de parón obligados por el confamiento, han decidido permanecer cerrados debido al rebrote ocasionado en Mendillorri. La mayoría son cafeterías familiares que han tenido que pedir subvenciones como consecuencia de la crisis asociada a la pandemia del Covid-19 y que sienten "incertidumbre" ante este nuevo foco de contagios en el barrio.

José Ángel Segura Fernández, de la panadería Taberna, indica que lo más preocupante e indignante es "la imágen que esta dando Mendillorri a nivel nacional, ya que se ha pulicado en los grandes medios de comunicación". Asimismo, este camarero añade que, en cuanto a la cafetería en la que trabaja, han cambiado los hábitos y "se cumplen todas las medidas recomendadas, desde el uso obligatorio de mascarillas hasta la desfinfección continua".

"Nos esperábamos el foco, pero no tan pronto. Ha sido un palo grande y esto afecta a los pequeños comercios, ya que, después de tanto tiempo cerrados, hay que tirar para adelante", señala Fátima Pagola Fernández, de la pastelería familiar Arrasate.

Además, manifiesta que "la circulación en el barrio es escasa actualmente, y eso ha propociado que nos reinventemos en el negocio con las medidas recomendadas".

No obstante, Pagola afirma que no tienen pensado cerrar el local, ya que confía en que no haya más casos, y reslata que "la gente necesita comprar y hay que atender a las personas del barrio".

Shaohaua hu, de Alimentación Happy, abre las puertas de su negocio en Mendillorri durante el rebrote de coronavirus. PABLO LASAOSA

También Shaohaua Hu, de Alimentación Happy (ubicado en Mendillorri), explica que este rebrote en Mendillorri era de esperar, porque "está ocurriendo en muchos lugares del país". "Aun así, la gente que entra en los locales tienen que llevar, por obligación, la mascarilla", recuerda.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tensión y nervios entre los vecinos de Mendillorri: "Nos esperábamos el foco, pero no tan pronto"