EDUCACIÓN

Javier Tourón: "La tecnología evita que alumnos de alta capacidad tengan un entorno hostil"

El profesor indica que la tecnología permite diseñar itinerarios de aprendizaje personalizados, a la altura de estos alumnos.

Javier Tourón, profesor de la Universidad de Navarra entre 1979 y 2015.
Javier Tourón, profesor de la Universidad de Navarra entre 1979 y 2015.

El uso de la tecnología digital permite diseñar para alumnos de altas capacidades itinerarios de aprendizaje personalizados y que estén a su altura, lo que ayuda a poder evitar el sufrimiento cognitivo y afectivo que muchos de ellos sufren en la escuela, que puede convertirse en un entorno "hostil" en su caso.

Esta es una de las propuestas que, en una entrevista con Efe, ha planteado Javier Tourón, considerado uno de los mayores expertos del mundo en el ámbito de los alumnos de alta capacidad y vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Tourón, catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y miembro de organizaciones internacionales vinculadas al talento, ha añadido que, en una escuela centrada básicamente en alumnos medios, como ocurre en la actualidad en España, los de altas capacidades "sufren" cognitiva y afectivamente.

"La escuela se convierte para ellos en un entorno hostil que produce más sufrimiento que disfrute y, así, es difícil aprender", ha precisado, por lo que "si se utiliza la tecnología, será posible diseñar para los alumnos de altas capacidades itinerarios de aprendizaje que tengan el nivel de reto, profundidad y amplitud que su capacidad necesita".

Ha subrayado que, con una buena utilización de la tecnología y un enfoque personalizado, "la escuela tiene que ser un lugar donde los alumnos vayan a disfrutar" porque "el aprendizaje y la actividad intelectual deben producir entusiasmo en los niños y no se puede aprender en un entorno donde para uno represente un drama diario".

Cree que "no hay razón para que esto sea así", dado que no hacen falta grandes inversiones ni modificaciones costosas o inviables porque cualquier persona, con dispositivos móviles, puede hacer "grandes cosas, muchas más de las que ahora piensa".

Sus datos indican que hay "muchos niños de altas capacidades que van al colegio como si fueran al matadero" porque la escuela, por su enfoque actual, se convierte, a veces, en un ámbito hostil para ellos y no quieren ir.

Para él, estos alumnos, que son tan diversos como el resto de estudiantes, son "las grandes víctimas del sistema educativo" porque "no parece que haya una voluntad muy firme de identificarlos para darles la ayuda diferenciada que necesitan, a pesar de que la legislación parece favorecerlo", pero "la realidad es que no está identificado el número de niños que debería estarlo".

Las últimas investigaciones indican que cerca del 98 % de los alumnos de alta capacidad en España está sin identificar y, por lo tanto, no se les atiende para que desarrollen su talento.

"No atender al desarrollo del talento en el sistema educativo produce un deterioro del desarrollo social que es innecesario e intolerable", según Tourón, para quien "las personas de alta capacidad, que son las que tienen que desarrollar su talento en las diferentes áreas, son el capital social de un país".

Ha recordado que el sistema educativo está organizado en función de la edad, con lo que se acepta implícitamente que las personas de la misma edad tienen las mismas necesidades educativas, pero "esto no es así, hay una gran diversidad".

La solución, ha explicado, es ser capaces de "convertir la escuela en un espacio de aprendizaje, no en uno de enseñanza, lo que supone que el alumno tiene que estar en el centro de la escena", mientras que ahora ese lugar lo ocupa el profesor, quien desarrolla el mismo currículo y a la misma velocidad para prácticamente todos los estudiantes, lo que es "evidente" que no funciona.

Tourón también defiende el "aprendizaje inverso", que es un modelo que permite, con el apoyo de la tecnología, derivar la enseñanza directa de la clase al trabajo personal del alumno, que debe hacerlo antes de la clase, y el aula se convierte en un espacio de discusión, reflexión, análisis y de trabajo entre el profesor y los alumnos y de los alumnos entre sí.

Esta propuesta permite retornar al alumno el protagonismo de su aprendizaje, según este experto, doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas, profesor de la Universidad de Navarra entre 1979 y 2015 y I Premio Europeo Networking Talent en reconocimiento a su trabajo por el desarrollo del talento en Europa.

"Las ideas en las que se apoya este modelo y otros requieren la tecnología para que cada alumno, aunque esté en el mismo espacio físico y temporal, pueda hacer cosas diferentes", ha asegurado.

El profesor solo tiene un discurso al mismo tiempo, pero ahora, ha dicho, hay herramientas tecnológicas necesarias para "producir espacios e itinerarios de aprendizaje tan individualizados y personalizados como sean precisos".

Tourón, para quien la escuela debe promover la equidad, que es dar a cada uno lo que necesita, ha avanzado que "conceptos como currículo cerrado y libro de texto ya han caducado y van a ser una curiosidad histórica".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Tourón: "La tecnología evita que alumnos de alta capacidad tengan un entorno hostil"