• lunes, 04 de julio de 2022
  • Actualizado 01:06
 
 

SOCIEDAD

'Nubarrones' en la economía navarra: así sube el precio del café, los gimnasios o el pincho de tortilla

El sobrecoste de las materias primas, la subida del precio de los carburantes o el incremento de los alquileres afectan directamente a los navarros en su día a día.

La lluvia cae en la capital navarra durante la crisis del coronavirus. Miguel Osés
La lluvia cae en la capital navarra durante la crisis del coronavirus. Miguel Osés

Desde hace meses, la inflación constituye uno de los quebraderos de cabeza más recurrentes para los economistas de nuestro país. El incesante aumento de precios, agravada más si cabe tras la invasión rusa de Ucrania, ha disparado todas las alarmas y dilapidado las bolsas y mercados.

A la ya conocida subida del precio de la luz, el gas o la gasolina, parece se unirán ahora los cereales, motivados por el cese de la producción ucraniana. Una circunstancia, que ya ha provocado, por ejemplo, que en cierto supermercados se racionalicen los litros de aceite de girasol que puede adquirir cada cliente.

Aunque el precio de la cerveza, galletas o pan es probable que tarde un tiempo en volver a incrementarse por este motivo, estos y otros productos y servicios ya han aplicado una subida que afecta a todos los navarros.

Un claro ejemplo es el pan, uno de los productos a los que más afectan las variaciones de precios, y cuyo coste ha variado en los últimos días. "En el último mes ha subido diez céntimos. Antes pagaba 1,40€ y ahora cuesta 1,50€", asegura una vecina del barrio de San Juan.

No es el único producto diario cuyo precio ha ascendido. El café, aunque en su caso la subida de precio se produjo a comienzos de año, también ha incrementado su precio pasando de 1.30€ a 1.35€ en el Horno Artesano, de 1€ a 1,15€ en la cafetería de la UPNA o de 0,95€ a 1€ en la cafetería de la UNAV.

En las universidades, con el comienzo del nuevo año también aumentaron los precios de muchos de los productos dispuestos en las máquinas de vending.

"Debido a varios factores, principalmente al aumento generalizado del coste de las materias primas, se ha producido un incremento en los precios de varios productos", explicaron desde la Universidad de Navarra.

Una situación que afecto también al precio de los productos de la cafetería pasando el pincho de tortilla de 1,25€ a 1,5€ o el vegetal de 2,85€ a 3€.

No obstante, el sobrecoste de las materias primas no es la única motivación de la subida generalizada de los índices de precios de consumo.

En el caso de los gimnasios, el precio de la luz o los alquileres han supuesto las principales razones en el incremento de sus tarifas. Un ejemplo es el de Aquabide, cuya tarifa mensual ha pasado de 46€ a 49€ de desembolso.

En el caso de la villavesa, cuyo ticket se ha establecido en 1,40€ y de la que también han ascendido los bonos mensuales, el precio de gas natural y carburantes han sido los condicionantes de la subida.

EL OCIO Y LOS RESTAURANTES, AFECTADOS

Además de la cesta de la compra, el depósito del coche o los recibos de agua y luz, uno de los ámbitos donde más ha afectado esta subida de precios es el referente al ocio y los restaurantes.

Los sobrecostes de materias primas, el incremento del del alquiler y las disparadas facturas de la luz han influido directamente en los precios de las cartas de los establecimientos.

Así, en poco menos de un año el menú sidrería de La Runa se incrementó en seis euros (pasó de 32€ a 38€) o en el bar Don Hilarión de Estafeta el cañón de cerveza subió treinta céntimos (de 2,70€ a 3€).

En el caso de las discotecas, aunque el precio de entradas o consumiciones habituales se han mantenido estables, también han tenido que buscar estrategias para compensar la subida de los gastos de gestión. De esta manera, la discoteca Indara tomó la decisión de, en su sesión de tardeo, eliminar la opción de las cañas y unificar el precio de botellines y cañones que pasaron a costar 4€.

Y, aunque no sea para degustar en un local, la comida para llevar tampoco se ha librado de este incremento de precios. Así, en Asados Labea ha pasado a cobrar un euro más por sus pollos asados y ya lanzan un mensaje: "Los pedidos para llevar se han reducido drásticamente entre semana".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Nubarrones' en la economía navarra: así sube el precio del café, los gimnasios o el pincho de tortilla