SOCIEDAD

Defensores de etarras exigen en Navarra una excarcelación masiva para garantizar la salud de los presos

Aseguran que “no se ha entendido igual de importante garantizar el derecho a la salud de las personas presas que de las personas en libertad".

Movilización desde Paseo Sarasate hasta la carcel de Pamplona en favor de los presos de ETA. MIGUEL OSÉS
Movilización desde Paseo Sarasate hasta la carcel de Pamplona en favor de los presos de ETA. MIGUEL OSÉS

Representantes de Sos Presoak Covid 19 han pedido en el Parlamento Foral la excarcelación masiva de presos en las cárceles españolas como medida para garantizar sus salud ante el coronavirus y han denunciado la vulneración de derechos en las prisiones

Así lo ha manifestado Libertad Francés, de Sos Presoak Covid 19, durante su intervención en una sesión de trabajo en el Parlamento foral a petición de EH Bildu e IE que ha contado también con la presencia de otros representantes de la dinámica como Mikel Mundiñano, Gorka García y Antxón Ramírez.

Francés, que ha asegurado que “no se ha entendido igual de importante garantizar el derecho a la salud de las personas presas que de las personas en libertad”, ha defendido que la mejor forma de prevenir los contagios es “una excarcelación masiva porque” los centros penitenciarios, al tratarse de espacios cerrados, no garantizan la salud de los presos.

Desde el comienzo de la pandemia, ha denunciado Mundiñano, se han implementado siempre “medidas restrictivas de derechos por encima de otras opciones”, estas han sido escasas, “se han tomado con retraso” y “de formas muy desiguales” en las diferentes cárceles de España.

Según Francés, Instituciones Penitenciarias dictó el 12 de marzo del 2020 una instrucción por la cual “aisló absolutamente todas las prisiones”, eliminándose los permisos, la comunicación con familias por locutorios o vis a vis y el acceso a actividades.

En la cárcel de Pamplona, ha indicado, se retomaron los permisos de salida en mayo y se impuso la obligación de aislamiento de 14 días a la vuelta a la prisión y en la actualidad “de manera sistemática se aplican 10 días de aislamiento” que “no se hace en espacios sanitarios” y en las que el preso “está en condiciones similares al primer grado”.

Las comunicaciones, ha apuntado, se retomaron en mayo por cristal, en julio se recuperó el vis a vis pero se volvió a suspender en agosto y las videollamadas solo las están pudiendo utilizar quienes no reciben comunicaciones por cristal, mientras que las actividades se eliminaron hasta mayo y en la actualidad se han retomado en su práctica totalidad.

FALTA DE PROTOCOLOS DE HIGIENE

También ha denunciado la falta de protocolos de higiene, pues en octubre “los funcionarios en contacto directo con personas presas no llevaban ningún material de seguridad”, algo ya solucionado, y en la actualidad a los presos solo se les suministra de forma gratuita una mascarilla cada 7-10 días.

Francés ha hecho alusión también a la “especial vulnerabilidad” a la que se está sometiendo a las personas encarceladas fuera de su lugar de origen o arraigo, una situación que según datos de febrero del 2020, ha indicado, afecta a 184 personas a nivel de Navarra y a más de 8.000 en todo el país.

Estos presos, ha señalado, “han podido reactivar determinados procesos con más retraso que el resto de la población penitenciaria por las limitaciones de movilidad entre provincias”, recuperando más tarde los permisos de salidas y la posibilidad de comunicarse con sus familiares y allegados y con una aplicación de restricciones muy desigual entre las diferentes prisiones.

En la actualidad, ha señalado, la secretaría general ya ha autorizado los viajes entre comunidades autónomas para visitas de presos.

GRUPOS PARLAMENTARIOS

Arantxa Izurdiaga, de EH Bildu, ha compartido que “desde el Estado se tenían que haber adoptado medidas excepcionales como excarcelaciones tempranas” y ha denunciado que “la gestión de Instituciones Penitenciarias ha sido nefasta”, con medidas “muy restrictivas” que “han supuesto una vulneración importante de derechos” y que han llegado “siempre tarde”.

Marisa de Simón (I-E) ha reflexionado sobre si el balance entre restricciones y seguridad sanitaria es el correcto y se ha mostrado a favor de abrir un proceso participativo entre los presos para conocer su opinión al tiempo que ha defendido que la dispersión “tiene que terminar” puesto que “vulnera los derechos humanos”.

El portavoz de Navarra Suma, Iñaki Iriarte, ha recordado que la vulneración de derechos se ha producido en toda la población defendiendo que esto no responde a “una voluntad tiránica de las autoridades”, sino a “unas razones organizativas, técnicas y sanitarias bien fundadas”, y ha considerado que una excarcelación masiva sería “muy peligrosa”.

Virginia Magdaleno, del PSN, ha señalado que las medidas restrictivas han estado “justificadas en la necesidad de preservar la salud” y ha asegurado que “el Gobierno de Navarra ha adoptado una posición proactiva para evitar al máximo la reducción de estos derechos en las cárcel de Pamplona”.

Desde Geroa Bai, Blanca Régulez, ha denunciado que desde hace años existe una “falta de profesionales sanitarios en las prisiones” y ha subrayado la necesidad de la transferencia de las competencias en salud penitenciaria y el acercamiento de presos.

Ainhoa Aznárez, de Podemos Ahal Dugu, ha compartido que las medias “han sido escasas, han llegado tarde y han tenido una implementación muy dispar en todas las cárceles” y se ha mostrado preocupada porque “no existe una correcta atención sanitaria” y “se utiliza el aislamiento como una medida sanitaria”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Defensores de etarras exigen en Navarra una excarcelación masiva para garantizar la salud de los presos