SOCIEDAD

Proyecto Hombre pide en Navarra no "liberar a ultranza" el consumo de cannabis como pasó con alcohol y tabaco

El 14 por ciento de las demandas del centro ambulatorio tiene que ver con problemas con el cannabis, "un porcentaje parecido en los últimos 5 años".

Un conductor lía un porro en el coche. ARCHIVO
Un conductor lía un porro en el coche. ARCHIVO  

Responsables de Proyecto Hombre en Navarra han afirmado este miércoles que "no hay que dejar el cannabis en manos de una liberalización a ultranza" como se hizo con el tabaco o el alcohol y han pedido que "lo que se ponga en marcha tenga como prioridad la protección a los menores".

Han manifestado así que "sabemos que un factor de riesgo de primer orden para que los chavales que empiezan a consumir drogas terminen muy mal es la precocidad". "No es lo mismo empezar a los 14 que a los 18", han indicado, para añadir que "simplemente con proteger a los menores y con que se retrase el inicio muchas de esas personas tendrán menos problemas con la sustancia".

Así lo han señalado en sesión de trabajo en el Parlamento de Navarra Gorka Moreno, adjunto a la dirección en Proyecto Hombre, y Cristina Illescas, directora del centro ambulatorio, quienes han acudido, a petición de Navarra Suma, para informar sobre las consecuencias y la evolución del consumo de cannabis en el conjunto de la sociedad navarra.

Moreno ha señalado que "el cannabis sigue siendo necesariamente una prioridad en la prevención, igual que lo son el tabaco y el alcohol" y ha afirmado que "desde 2006 se observa una bajada en la tasa de consumo por parte de población adolescente en Navarra". "El consumo de cannabis en Navarra está en la media estatal", ha dicho, para indicar que "se va reduciendo la brecha de género por la incorporación de la mujer al consumo".

Gorka Moreno ha comentado, en su intervención, que "1 de cada 5 adolescentes navarros dice haber consumido cannabis en el último mes, que son muchos, pero también este dato dice que 8 de cada 10 dicen no haber probado nada".

Ha añadido que, en prevención de drogas, "conocemos los factores de riesgo del consumo de drogas y de progresión, que tienen un marcado carácter social". "Hay chicos y chicas que tienen más boletos para tener problemas con las drogas: el clima familiar, las pautas educativas, la adaptación escolar, el papel de los amigos, las alternativas para implicarse en actividades diferentes al consumo de drogas y también factores de riesgo con la sociedad en general (normas sociales y valores sociales)", ha expuesto.

Moreno ha comentado que "si hay un factor de riesgo importante es la accesibilidad, porque a mayor accesibilidad, mayor consumo". "Cometimos muchos errores con el tabaco, el alcohol y estamos cometiendo probablemente los mismos errores con el juego y no deberíamos cometerlos con el cannabis", ha aseverado.

En este sentido, ha indicado que la ley del tabaco marca el camino en este campo y "en cuanto al alcohol sabemos que lo que mejor funciona es una buena política fiscal y de precios". "En España tenemos una de las tasas impositivas más bajas en alcohol o tabaco", ha dicho, para apuntar que hay que regular la disponibilidad, "que no se pueda comprar en cualquier sitio y a cualquier hora".

EN PROYECTO HOMBRE

Cristina Illescas ha señalado que en 2019 han atendido en Proyecto Hombre, que cuenta con 43 profesionales y 72 voluntarios, a 554 personas en los tres programas de tratamiento.

En referencia al cannabis, ha indicado, en cuanto a demanda del centro ambulatorio, que el 14 por ciento de las demandas tiene que ver con problemas con el cannabis, "un porcentaje parecido en los últimos 5 años".

En la comunidad terapéutica, los porcentajes varían según los años, y si bien en 2017 fue del 7,2 por ciento, en 2019 fue del 12,7 por ciento. "Son personas que por la gravedad de la adicción al cannabis o por que no pueden iniciar la abstinencia requieren un ingreso en un centro residencial o también por que las consecuencias consumo han deteriorado las áreas de la vida", ha indicado, para afirmar que lo resalta porque "hace años no hubiéramos esperado que gente por problemas de cannabis tuviese que ingresar".

Ha señalado, en relación al perfil del consumidor de cannabis, que en su mayoría son hombres y "son personas más jóvenes, de entre 25 y 30 años". "Si alguien viene con 25 años a pedir tratamiento quiere decir que ha empezado a consumir a edad temprana", ha explicado, y ha manifestado que "cuanta más precocidad en el inicio de consumo más riesgo de dependencia".

Además, ha señalado que hacemos la mitad de las personas que atienden en Proyecto Hombre por diferentes situaciones tienen problema con el cannabis. "Esto pone en evidencia que hay un problema de conciencia con el cannabis, no consideran que tengan un problema con él, lo que tiene que ver con la cultura alrededor del cannabis de que no tiene tanto riesgo", ha expuesto, para señalar que ello "dificulta más el trabajo".

Además, Illescas ha señalado que "vemos los últimos años cierta relación entre el consumo del cannabis y sintomatología psicótica". "Se está estudiando si puede tener relación con síntomas psicóticos, no quiere decir que sea causa efecto pero sí que puede tener relación", ha dicho.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Proyecto Hombre pide en Navarra no "liberar a ultranza" el consumo de cannabis como pasó con alcohol y tabaco