SOCIEDAD

Una empresa con sede en Navarra desarrolla una caja para uvas resistente y respetuosa con el medioambiente

Está fabricada con la intención de que sus restos no contribuyan a seguir llenando los océanos de embalajes no biodegradables.

Racimos de uvas en un viñedo. ARCHIVO
Racimos de uvas en un viñedo. ARCHIVO

La empresa con sede en Navarra Smurfit Kappa, líder del sector del embalaje de papel y cartón ondulado, ha desarrollado para uno de sus clientes un punnet para uvas resistente, respetuoso con el medioambiente y de fácil montaje.

La solución ofrecida ha cumplido con el desafío de llevar al punto de venta y a casa del consumidor final, cada vez más preocupado por la sostenibilidad, un embalaje reciclable y biodegradable, pero que a su vez fuera resistente a la cadena de suministro, fácil de montar, atractivo y mejorara la imagen de marca del cliente en el lineal.

Hasta ahora, este cliente había presentado su producto en el punto de venta en embalajes no biodegradables que dejaban ver el contenido, pero que no mostraban su imagen de marca y que dañaban el medioambiente.

Consciente del problema que suponen este tipo de embalajes para los océanos y el planeta en general, acudió a Smurfit Kappa, que, tras analizar sus requerimientos, presentó una solución fabricada en cartón ondulado que cumplía con todos sus requisitos de sostenibilidad, resistencia e innovación.

Raul Andre, general manager de Smurfit Kappa Celpack, ha asegurado que "tras escuchar la problemática y los principales requisitos del cliente en términos de sostenibilidad e imagen, diseñamos una solución con un aspecto simple y agradable y fabricada en cartón ondulado blanco, para poder plasmar en ella su imagen de marca en impresión flexográfica de color. Su grado de satisfacción es muy alto, lo que nos ha llevado a producir una gran cantidad de estos punnets para uvas".

La caja de uvas desarrollada por la empresa Smurfit Kappa. CEDIDA

Según un estudio realizado por Smurfit Kappa a 1.200 consumidores de una importante marca europea, el 75% de ellos reconoció que prefería alternativas de embalajes basados en papel, antes que los fabricados con productos no biodegradables, cuyos residuos se acumulan en los océanos, poniendo en peligro el futuro del planeta.

PROBLEMA PARA LA UNIÓN EUROPEA

Unos residuos que suponen un verdadero problema para la UE, que exporta el 50% de todos los que son recogidos en su territorio. En cifras, en el viejo continente la recolección de residuos de embalajes de papel y cartón ondulado es de un 93% y su tasa de reciclaje, del 85%, mientras que la recogida de los residuos no biodegradables es del 74% y su reciclaje se queda en un 42%.

La compañía con sede en la Comunidad foral es consciente de este problema, por lo que en el 2018 puso en marcha la iniciativa Better Planet Packaging, con el objetivo de abrir el futuro al embalaje sostenible y abogar por la economía circular, en la que el reciclaje cobra gran importancia.

De esta forma, mejora continuamente la forma en la que diseña y recoge los residuos de embalaje a través de sus plantas de reciclaje, reutilizando más del 90% de este material gracias a su modelo de negocio y comprometiéndose activamente con sus clientes y socios para aumentar aún más esta tasa de reciclaje, hasta lograr eliminar todos los residuos evitables de su sistema de producción y limitar cualquier envío a vertederos.

Estos punnets para uvas desarrollados por Smurfit Kappa cumplen a la perfección con los requerimientos de esta iniciativa sobre sostenibilidad, ya que son reciclables, renovables y se fabrican de la manera más sostenible posible, debido a que su huella medioambiental es mínima y causan un menor impacto en toda la cadena de valor. Sus fibras se pueden reciclar muchas veces y son biodegradables tras su último uso.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una empresa con sede en Navarra desarrolla una caja para uvas resistente y respetuosa con el medioambiente