• lunes, 02 de agosto de 2021
  • Actualizado 15:03

 

 
 

EMPLEO

Navarra se propone formar a 2.000 personas con las demandas más solicitadas por los sectores afectados por el Covid-19

El Servicio Navarro de Empleo dispondrá de 650.000 euros para esta iniciativa, vinculada principalmente para las personas en ERTE.

Un trabajador en una empresa. ARCHIVO
Un trabajador, en una empresa. ARCHIVO

El Servicio Navarro de Empleo (SNE) ha comenzado a diseñar una oferta formativa específica para trabajadores que han estado o están en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por la crisis del Covid-19. También podrán beneficiarse personas que no han dejado de trabajar o desempleadas, según ha informado este sábado el Gobierno de Navarra.

Este programa se enmarca en el Plan Reactivar Navarra, que, al igual que el Fondo de Reconstrucción Europeo y programas de reforma de España, plantean la necesidad de "recualificar a las personas trabajadoras para el mantenimiento del empleo y adaptación a las nuevas demandas".

El SNE, dependiente del departamento de Derechos Sociales, tiene previsto destinar 650.000 euros, con una capacidad para formar a 2.000 personas. Los cursos serán impartidos por entidades especializadas y la previsión es que comiencen en septiembre, ha apuntado el Ejecutivo foral.

Como particularidad, las acciones formativas serán las que demanden los sectores empresariales más afectados por la pandemia: hostelería, comercio, metal, transporte de mercancías por carretera, atención a las personas (peluquería, belleza, gimnasios, instalaciones deportivas...), agricultura y ganadería, limpieza y atención a personas dependientes.

La formación se centrará en dos ámbitos: cumplimiento de las necesidades derivadas de la normativa sanitaria y evolución a nuevas modalidades y planeamientos en la prestación de los servicios o de productos. Se persigue una adaptación a los nuevos perfiles profesionales que está impulsando la crisis generada por el coronavirus: atención al cliente, calidad, innovación, oportunidad de incorporación de nuevas técnicas de otras áreas o sectores, combinación de especialidades, etc.

La iniciativa trata de que las personas ocupadas aprovechen el tiempo en situación de ERTE para "contribuir, tras su incorporación, a favorecer incrementos de productividad en las empresas". También podrán reorientarse profesionalmente a otros sectores con mejores perspectivas de empleo (logística, agroindustrias, industria, etc.). Además de personas ocupadas, entre ellas las que están o estuvieron en situación o no de ERTE, el 40% de las plazas podrán ser asignadas a personas desempleadas.

MANTENIMIENTO DE LOS PUESTOS DE TRABAJO

"Esta formación es una apuesta clara por el mantenimiento de los puestos de trabajo. Tras el ERTE, las empresas podrán reincorporar a trabajadores más cualificados, que podrán compatibilizar la formación cuando estén trabajando", ha destacado Mirian Martón, directora gerente del SNE.

"La formación es una palanca para elevar la productividad y la competitividad de las empresas. Es una vía de intervención a la que recurrimos porque tenemos disponibilidad presupuestaria, capacidad de diseñar las acciones formativas de común acuerdo con los sectores empresariales y, además, pretendemos que se utilicen espacios de tiempo disponible mientras sigan en ERTE", ha valorado Martón.

Desde el inicio de la pandemia, el SNE ha dado respuesta a necesidades de los sectores turístico y hostelero a través de píldoras en su canal de YouTube. Durante el verano, el organismo seguirá programando acciones online y presenciales previas a cursos sectoriales más completos.

Este programa forma parte del plan de choque 2020 que ha diseñado el organismo ante la crisis generada por la pandemia. Se suma a la programación para formar este verano a un máximo de 2.000 personas en competencias digitales básicas, con 320.000 euros de presupuesto. Y también a los 580.000 euros en ayudas de hasta 1.000 euros/mes a empresas que contraten a personas desempleadas de larga duración o a personas que fueron despedidas con posterioridad al 16 de marzo pese a contar con un contrato indefinido o de un año o más de duración.

Los nuevos cursos que se programen se sumarán a la oferta ordinaria de del SNE para este 2020, que supera anualmente las 1.200 acciones formativas y llega a 17.000 participantes, con un presupuesto ejecutado en el 2019 de cerca de nueve millones de euros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra se propone formar a 2.000 personas con las demandas más solicitadas por los sectores afectados por el Covid-19