PREMIUM  SOCIEDAD

Diversión y solidaridad: Sendaviva dona 2.000 euros a ACNUR para escolarizar a 100 niños refugiados

La campaña está enmarcada en un proyecto de la ONU que pretende evitar que los niños desplazados se conviertan en generaciones perdidas.

El gerente de Sendaviva, Rubén González, y la coordinadora de ACNUR Navarra, Yolanda Andueza, en el momento de la entrega del cheque simbólico. CEDIDA
El gerente de Sendaviva, Rubén González, y la coordinadora de ACNUR Navarra, Yolanda Andueza, en el momento de la entrega del cheque simbólico. CEDIDA  

El parque de ocio arguedano Sendaviva ha donado 2.000 euros a ACNUR para ayudar a la escolarización de niños refugiados de diferentes países. Gracias a la donación realizada por el parque, la Agencia de la ONU para los Refugiados podrá escolarizar a 100 niños refugiados que irán a la escuela por primera vez.

El parque realizó una campaña especial durante la pasada temporada por la cual donaba a ACNUR un porcentaje de las entradas de sus visitantes. Posteriormente, el sitio de atracciones vendió lotes de juguetes que habían sido donados por niños a cambio de una entrada infantil para apoyar el proyecto ‘Educa un niño’ y permitir que niños tuviesen la oportunidad de escolarizarse.

La organización de Sendaviva ha querido, de esta manera, apoyar a un proyecto al que consideran muy importante por su lucha para conseguir educación para los niños que han huido de sus países por la guerra, la persecución o la violación de derechos humanos. Este tipo de convenios son muy habituales cada temporada, muestra de la importancia que se otorga a la responsabilidad social y solidaria a nivel corporativo.

EVITAR QUE LOS REFUGIADOS SE CONVIERTAN EN GENERACIONES PERDIDAS

Para minimizar los efectos de la falta de acceso a la educación en las vidas de los niños refugiados, ACNUR creó el programa ‘Educa un Niño’ para poder proporcionar educación de calidad en los 12 países con mayor número de niños refugiados sin escolarizar: Siria, Yemen, Malasia, Irán, Pakistán, Sudán, Sudán del Sur, Etiopía, Ruanda, Uganda, Kenia y Chad. El objetivo es evitar que estos refugiados se conviertan en generaciones perdidas, creciendo en un entorno de abusos, violencia y desmotivación continua, y ajenos a los estándares básicos de una sociedad pacífica y desarrollada.

El 51% de los refugiados a nivel mundial son niños. Es por ello que ACNUR trabaja especialmente con estos colectivos para intentar darles una educación y un futuro en sus respectivos países de acogida. Según estimaciones de la ONU, con 20 euros, un niño refugiado podría ir a la escuela por primera vez. La escolarización les permitiría empezar su educación, incrementar sus posibilidades de autosuficiencia en el futuro y les capacitaría para cuidar de sí mismos.

Al acto de entrega, que ha tenido lugar en Pamplona, han asistido el gerente de Sendaviva, Rubén González, y la coordinadora de la delegación de Navarra de ACNUR, Yolanda Andueza.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Diversión y solidaridad: Sendaviva dona 2.000 euros a ACNUR para escolarizar a 100 niños refugiados