SOCIEDAD

Las peluqueras navarras se rebelan contra el real decreto: "¿Cómo corto el pelo a un metro y medio de distancia?"

Desde la Plataforma de Peluqueros Unidos de Navarra critican la "incongruencia gorda" de pedir que abran durante el confinamiento por el coronavirus.

Estilista peinando a una joven en una peluquería. FLICKR
Una estilista peina a una joven en una peluquería. ARCHIVO

El sector peluquero de Navarra ha tildado de “incongruencia muy gorda” la petición de mantener abiertas las peluquerías en el período de confinamiento establecido desde el Gobierno, y creen que “el señor Sánchez se ha pillado los dedos él solo, porque no se puede ser un artículo de lujo y de primera necesidad al mismo tiempo”.

“No puede ser que se nos considere un artículo de lujo, con un IVA al 21% y, al mismo tiempo, de primera necesidad. ¿En qué quedamos?”, se pregunta Cristina Aguirre, coordinadora de la Plataforma de Peluqueros Unidos de Navarra.

Aguirre ha señalado que en su trabajo “hay un contacto directo con las clientas”, a 20 centímetros o menos, algo que tilda de contradictorio, cuando las medidas de seguridad “señalan que tenemos que guardar una distancia de metro o de metro y medio”.

“Por favor, que nos expliquen cómo hacemos un servicio técnico a un metro y medio de distancia, nadie nos ha enseñado ni nos ha contado cómo podemos hacerlo así”, ha abundado la portavoz.

También han criticado que la apertura de peluquerías sea esencial, “cuando ya hay soluciones en el mercado para poder lavarse el pelo sin necesidad de agua, como son los champús en seco”.

Aguirre ha explicado que estos botes, que facilitan el lavado del cabello con un espray y un cepillado posterior, “permiten que la suciedad del pelo se elimine” y ya es una solución “más que utilizada en los hospitales cuando los tratamientos no permiten el contacto con agua o hay movilidad reducida”.

ATENCIÓN A DOMICILIO

Para esta clientela de movilidad reducida, ha alertado la coordinadora, la apertura de peluquerías no es una solución, puesto que “la atención se realiza en el domicilio”. Las personas que necesitan silla de ruedas “suelen venir con el pelo ya limpio, porque no las podemos mover al lavacabezas”.

Además, ha denunciado que, por parte del Gobierno, nadie les ha facilitado medidas de precaución, como geles hidroalcohólicos y mascarillas, mientras que los guantes que tienen disponibles en las peluquerías, de látex, “no se sabe si son suficientes o no para tener una atención segura”.

A día de hoy, tampoco saben si el Gobierno de España les va a proporcionar estas medidas de higiene y seguridad en el trabajo, para poder desarrollarlo con normalidad.

Su compañera de profesión, Cristiana Cavalcante, también ha expuesto que “estos servicios de personas con movilidad reducida o problemas de salud son mínimos en número, uno a la semana como mucho”.

"RIESGO INNECESARIO"

Por ello, ha calificado de riesgo innecesario mantener la apertura en sus locales, “más aún siendo autónomas, con lo que ello conlleva: el pago de locales, servicios como la luz, más los impuestos”.

Cristina Aguirre también ha alertado de que esta excepcionalidad de los locales de peluquería las expulsa “automáticamente de las medidas económicas, como la posibilidad de aplicar un ERTE”.

También ha tachado de “insuficiente” el aplazamiento de pagos, porque ya es una medida que puede realizarse, y no entiende la utilidad de poner en marcha “créditos blandos, porque no habrá ingresos suficientes para hacer frente al pago de cuotas”.

“Si han llamado al confinamiento de las personas en su casa, salvo la adquisición de alimentación y otros artículos, nadie vendrá a mi peluquería”. Aguirre ha previsto así que no habrá clientela, y “la realidad es que no hacemos nada si no tenemos clientes”.

LA MAYORÍA, MUJERES

También ha remarcado el factor de género del sector, con un 85% de mujeres en la peluquería navarra: “Las mujeres somos sacrificadas y fuertes, pero una cosa es eso y otra es que nos juguemos la salud con esta medida”.

Una responsabilidad social que llega también a la clientela, ya que ha añadido que sus clientas le han “frito el móvil” para evitar su apertura durante todo el confinamiento. “Mis propias clientas me piden que no me la juegue y que no abra el local”, ha finalizado.

Además, buena parte de ellas son madres y tienen menores en su hogar. “Nuestros hijos están confinados con nosotros en nuestras casas. Yo, por ejemplo, estoy divorciada y sola con mi hija y, si me voy a trabajar, ¿qué hago con mi hija?”, ha subrayado, como otra causa de malestar en el sector.

Cavalcante le ha puesto la nota de humor y ha afirmado que, a pesar de “cierto caos” que hay en el sector, se encuentran en contacto entre todos “y están corriendo los memes sobre cómo seremos capaces de tratar a nuestra clientela a un metro y medio de distancia”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las peluqueras navarras se rebelan contra el real decreto: "¿Cómo corto el pelo a un metro y medio de distancia?"