PREMIUM  SALUD

Investigadores en Navarra localizan dos inhibidores que frenan el desarrollo de uno de los cánceres más agresivos

La dificultad de un diagnóstico temprano y la falta de efectividad en los tratamientos actuales aumentan la importancia de la investigación.

Los investigadores del Cima y la Clínica pertenecientes a la línea de uso de
organoides: los Dres. Irati Macaya, Rodrigo Entrialgo, Adrián Vallejo, Silve Vicent,
Mariano Ponz-Sarvise; y abajo, Esther Blanco e Iker Feliu. CEDIDA
Los investigadores del Cima y la Clínica pertenecientes a la línea de uso de organoides: los Dres. Irati Macaya, Rodrigo Entrialgo, Adrián Vallejo, Silve Vicent, Mariano Ponz-Sarvise; y abajo, Esther Blanco e Iker Feliu. CEDIDA  

La combinación de dos inhibidores de moléculas ha demostrado una ralentización en el desarrollo del cáncer de páncreas, según concluye un estudio preclínico que fue iniciado por el doctor Mariano Ponz-Sarvise, oncólogo de la Clínica Universidad de Navarra e investigador del Cima, durante su estancia como Clinical Fellow en Cold Spring Harbor Laboratory en Estados Unidos.

Esta investigación, publicada en el último número de la revista científica 'Clinical Cancer Research', continúa con la línea en cáncer de páncreas iniciada hace unos años con el uso de modelos de organoides (cultivo tridimensional de tejido) desde el Cima y la Clínica, dentro del Programa de Tumores Sólidos.

"Lo más destacable es que utilizamos un modelo de organoides en el que somos capaces de estudiar tejido normal y tumoral para intentar buscar diferencias, así como la combinación de fármacos que sea más eficaz contra el tumor", ha explicado el doctor Ponz-Sarvise.

Hasta el momento, era conocida la implicación de las moléculas MEK y AKT en la activación de las células tumorales pancreáticas, pero los tratamientos no se habían mostrado efectivos debido a una tercera familia molecular implicada, denominada HER. Además, inhibir las tres moléculas a la vez generaba una toxicidad elevada en fases preclínicas por lo que, en el estudio, los investigadores han analizado las distintas combinaciones entre ellas en busca de una solución igual de efectiva pero menos tóxica, ha destacado la Clínica Universidad de Navarra en un comunicado.

"Queríamos ver si alguna combinación de MEK con HER o de AKT con HER era igual de eficaz que la triple combinación, pero sin producir esa alta toxicidad. Y lo que hemos visto es que la pareja que mejor funciona es MEK con el inhibidor de HER", ha señalado el especialista. "Lo que se ha comprobado es que inhibir esas dos moléculas hace que el desarrollo del tumor sea más lento. Incluso, en alguno de los grupos, claramente disminuye", ha apuntado.

Según ha indicado, la investigación todavía se encuentra en fase preclínica, pero conseguir ralentizar la evolución del tumor favorecería que la supervivencia del paciente sea mayor y abriría las posibilidades a poder beneficiarse de nuevos tratamientos o ensayos clínicos que en ese tiempo se desarrollen.

SEIS ENSAYOS CLÍNICOS ABIERTOS

Desde la Clínica Universidad de Navarra han explicado que en la actualidad, el cáncer de páncreas no es muy frecuente pero su incidencia y mortalidad ha aumentado en los últimos años, ya que se trata de un tumor muy agresivo. La dificultad de un diagnóstico temprano y la falta de efectividad en los tratamientos actuales aumentan la importancia de la investigación.

La Clínica y el Cima tienen en estos momentos seis ensayos clínicos activos para estudiar nuevos procedimientos que puedan mejorar las opciones terapéuticas existentes en este tipo tumoral. "Está presente el tratamiento estándar, que es la quimioterapia, y se estudia su combinación con inmunoterapia y terapias dirigidas", ha señalado el doctor Ponz.

Los ensayos abiertos están dirigidos en función de las distintas situaciones clínicas, a pacientes metastásicos que inician quimioterapia, pacientes metastásicos que ya han recibido tratamiento y pacientes que no son quirúrgicos, pero que tienen el tumor localizado.

El objetivo es estudiar qué combinación terapéutica obtiene buena respuesta y qué pacientes van a poder beneficiarse de ello. "Ahora mismo la respuesta a la inmunoterapia en tumores de páncreas está siendo discreta, salvo un pequeño subgrupo en el que está bien definido pueden responder. Pero, en general, por sí sola no está siendo eficaz y por eso hay que hacer combinaciones", ha subrayado.

Por último, en el ensayo dirigido a pacientes sin metástasis se está investigando el uso combinado de la quimioterapia con una técnica localizada de ondas electromagnéticas. Una terapia específica que busca interrumpir la división celular e inhibir el crecimiento del tumor. "El objetivo es ver si podemos conseguir que esos tumores sean resecables y puedan ser candidatos a cirugía", ha detallado el especialista.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Investigadores en Navarra localizan dos inhibidores que frenan el desarrollo de uno de los cánceres más agresivos