SALUD

Empresarios crean el primer respirador hecho en Navarra con pruebas satisfactorias: "Es un gran milagro"

La iniciativa, que han llamado "Respiradores Navarra COVID-19", busca la validación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Pruebas realizadas con el respirador hecho por varios empresarios navarros para afrontar la crisis del coronavirus. CEDIDA
Pruebas realizadas con el respirador hecho por varios empresarios navarros para afrontar la crisis del coronavirus. CEDIDA  

El grupo de empresarios navarros que colabora en la fabricación de un respirador artificial de forma desinteresada y fruto de las carencias por el coronavirus, ha avanzado en su intención de conseguir la validación de su proyecto al obtener éxito en las pruebas realizadas con animales y con un pulmón artificial.

La iniciativa, que han llamado "Respirador RNC19" (Respiradores Navarra COVID-19), busca la validación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, con la pretensión última de "llegar desde Navarra hasta el tercer mundo", ya que se pondrá a disposición de quien lo desee tanto el proceso de fabricación del aparato como el tutorial para su manejo.

En una nota, sus responsables -una veintena de personas, empresas y fundaciones, entre ellas el Centro Salesianos o el Colegio de Ingenieros Técnicos- explican que el aparato se ensayó la pasada semana con animales en el CIMA de la Universidad de Navarra y, "tras los buenos resultados obtenidos", desde este miércoles se realizan los ensayos en un simulador de respiración humana que también se utiliza para analizar y evaluar los sistemas de respiración artificial.

Así lo marca el protocolo exigido por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para la posterior validación de un aparato como este, explican para señalar que el objetivo es "lanzar un nuevo dispositivo válido clínicamente para apoyar al personal sanitario a cubrir la demanda de aparatos respiradores".

"En las situaciones de crisis se producen grandes milagros, como unir la voluntad de colaboración desinteresada, el conocimiento colectivo y la última tecnología, por un fin común", señalan sobre las diferentes procedencias de quienes se han unido en este proyecto, personas que en muchos casos no se conocían previamente y que, "fruto del azar, se han unido con la voluntad de ayudar".

Hace dos semanas comenzó "una carrera, que en condiciones normales hubiera sido de fondo, pero en estas circunstancias es un esprint continuo", si bien reconocen que "con este motivante reto, han conseguido desarrollar en tiempo récord un dispositivo que está en proceso de validación".

Explican que, aunque son muchos los aparatos y proyectos similares que han surgido en los últimos días en España y el extranjero, el RNC19 tiene ciertas particularidades que "lo convierten en especial", como el hecho de que, aunque "a efectos técnicos es muy complejo y su desarrollo costoso", su fabricación e industrialización es "extremadamente sencilla".

Además, su diseño ha sido concebido desde el inicio como un elemento "fácilmente replicable por empresas industriales comunes de las que se encuentran en todas las partes del mundo".

El mecanizado, corte láser y la electrónica a medida, son las piezas que se necesitarán para extender su fabricación por todo el mundo, señalan y advierten de que, por seguridad en el funcionamiento, se ha evitado abusar de procesos de fabricación como la impresión 3D.

Una vez que el producto esté validado clínicamente, el método planeado para extender su uso es poner a libre disposición en la web todos los recursos necesarios para su fabricación, así como la formación necesaria para que los sanitarios de cualquier parte del mundo puedan capacitarse mediante videotutoriales y documentos gráficos explicativos.

"Lo bonito de todo este espíritu de colaboración es que sigue abierto a la aportación colectiva, manteniendo la esencia con la que nació el proyecto" y para ello se han articulando canales para que las empresas, colectivos o particulares que quieran puedan apoyar al proyecto financiando la fabricación de dispositivos, mediante contribución directa o micromecenazgo.

También se han creado las redes sociales del proyecto donde seguir toda la última información, todo ello con el objetivo final de que la demanda global de estos dispositivos pueda ser satisfecha "en cualquier lugar del planeta, sin distinciones ni fronteras, físicas ni económicas".

Las personas y empresas detrás del proyecto pertenecen a las áreas de desarrollo de tecnología y de proyectos de innovación, pero también hay sanitarios, científicos, expertos en gestión de proyectos tecnológicos y de innovación, abogados, diseñadores, ingenieros, electrónicos, expertos en marketing y comunicación y en finanzas.

Así, los participantes implicados en este proyecto hasta el momento son Noxon, Inbiot, Salesianos Pamplona, Victor Troyas (Quipplan y Bioinnovación Dental), Inspiria Consulting, Francisco Fernandez (ADACEN), Pbprojectia, Manuel Landecho, Rafael Moncada, Txuma Urtasun, Juanjo Lasarte, Fundación Arpa, Miguel Goñi, Estudio Silencio, Vidorreta Design, Multihelpers, Eversens, Abanza Tecnomed, Intensas Networks, Colegio de Ingenieros Técnicos (CITI).


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Empresarios crean el primer respirador hecho en Navarra con pruebas satisfactorias: "Es un gran milagro"