SOCIEDAD

El 10% de los ancianos de las grandes residencias de Navarra ha muerto como consecuencia del coronavirus

El número de positivos es de 1.266, lo que supone un 21,7% del total de las 5.835 plazas existentes en Navarra.

La UME realiza labores de desinfección en una residencia de mayores. EUROPA PRESS
La UME realiza labores de desinfección en una residencia de mayores. EUROPA PRESS  

El número de casos positivos de coronavirus en las residencias de mayores de Navarra se han reducido hasta 96, lo que supone un descenso del 90% desde el 13 de abril que fue el día con más casos positivos en estos centros desde que se inició la pandemia.

Además, en 37 de las 71 residencias de Navarra no se ha registrado ningún caso de Covid-19 y en la actualidad el 72% de los centros de la Comunidad foral (51 de los 71) no tienen ningún caso, por lo que desde este lunes pueden iniciarse las visitas de los familiares.

Así lo ha dado a conocer la consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mari Carmen Maeztu, quien ha presentado este lunes en rueda de prensa un informe elaborado por el Observatorio de la Realidad Social sobre la incidencia del coronavirus en las residencias.

Junto a la consejera han comparecido Rafael Sánchez Ostiz, representante de la Asociación Navarra de Entidades Asistenciales (AENA), y Eduardo Mateo, representante de Lares, las dos asociaciones mayoritarias del sector residencial de Navarra, que agrupan a un total de 64 centros.

Según ha explicado la consejera, el informe refleja que la incidencia del Covid-19 en las residencias de mayores coincide con la registrada en el resto de la población de las zonas en la que están situadas los centros.

En concreto, las áreas de mayor impacto de casos positivos entre la población general han sido Pamplona y Comarca, Tafalla y Tudela y zona noreste. Coinciden con las de mayor incidencia en residencias, aunque en este caso Tafalla se coloca por delante de Pamplona y la zona noreste por delante de Tudela.

En cuanto a los fallecimientos, Maeztu ha explicado que las residencias con más números de positivos y también de mortalidad son aquellas que corresponden con las zonas o áreas donde la infección ha tenido más impacto. Así, "a mayor impacto de positivos en la población en general también en las residencias".

En los casos de fallecimientos, la zona más castigada ha sido la de Tafalla, con un 12% de muertes entre las personas residentes, seguida de Pamplona y Comarca, con un 9,5%. A continuación, se sitúan Tudela, con un 5,9%, y la zona noreste, con un 4%. Por el contrario, Estella (2,95) y la zona noroeste (3,6%)destacan por ser las zonas de menor incidencia en la población general y también en los centros residenciales.

Asimismo, la consejera ha detallado que del informe se desprende también que no se puede establecer una correlación clara entre el tamaño de los centros y la incidencia de la pandemia. De hecho, según ha expuesto, los centros de tamaño intermedio presentan menos casos que los más pequeños. Además, dentro del grupo de las grandes residencias, aquellas con más de 175 plazas presentan un porcentaje menor que las situadas en la franja de 100 y 175 plazas.

Así, en este tiempo ha fallecido el 9,4% de las personas que residían en centros de más de 175 plazas, frente al 10,2% en centros que cuentan entre 100 y 175 plazas, mientras que en las residencias más pequeñas, ha fallecido el 5,3% de las personas en los centros de menos de 50 plazas, y un 3,6% de las que vivían en centros con un número de plazas entre 50 y 99.

MÁS DE 270 FALLECIDOS CON COVID CONFIRMADO

Por otro lado, el informe hace también una fotografía de la evolución de la pandemia hasta el 15 de mayo. Así, el número de positivos hasta esa fecha es de 1.266, lo que supone un 21,7% del total de las 5.835 plazas existentes en Navarra.

No obstante, a día de hoy el número de personas positivas ha bajado hasta 96 y solo siete de ellas se encuentran hospitalizadas, lo que supone un descenso del 90% desde el pico más alto de la pandemia, el 13 de abril. En paralelo, han aumentado las altas epidemiológicas en las últimas semanas, que en este momento suman 901 personas.

Por otra parte, las personas fallecidas hasta el 15 de mayo alcanzan 260 confirmadas y 163 con síntomas compatibles no confirmados. A éstas se suman 12 más fallecidas en los últimos 15 días con Covid-19.

En relación a los equipos profesionales, las bajas causadas por Covid-19 han supuesto el 24,1% de la plantilla, 740 personas de un total de 3.073, de las que 1.191 trabajan en centros situados en Pamplona y Comarca. En las últimas semanas, el número de personas de baja ha descendido hasta los 120 de este momento, lo que supone un 4% de la plantilla total.

AUDITORÍA PARA FINALES DE JULIO

En su exposición, la consejera de Derechos Sociales ha puesto de manifiesto "el compromiso, humanidad, trabajo y motivación" de los profesionales para "atender y asistir bien a las personas que viven en las residencias" y ha destacado que "han realizado un trabajo enorme en unas circunstancias muy difíciles, en un escenario que nunca habíamos vivido".

Ha remarcado, además, que se va a "evaluar" la labor realizada en estos meses y ha explicado que el departamento trabaja en una auditoría para analizar lo sucedido, una auditoría que prevén pueda estar lista para finales de julio y que tiene como objetivo "conocer en profundidad la situación de las residencias, la actuación durante la crisis del Covid-19 y sacar propuestas y recomendaciones de mejora para el futuro".

"Debemos aprender de nuestros éxitos y fracasos para estar mejor preparados para la próxima pandemia que ocurrirá también inevitablemente aunque no sabemos cuándo. Será también una forma de honrar a las personas que han fallecido", ha declarado Maeztu.

"ESTIGMATIZACIÓN" DEL SECTOR

Por su parte, Eduardo Mateo, representante de Lares, ha afirmado que no tiene "conclusiones claras" sobre las causas del comportamiento "desigual" del virus en las residencias cuando "el sistema del trabajo en los centros sigue patrones similares". Y ha afirmado que "tampoco podemos terminar nada en función del tamaño porque ha habido centros grandes con casos y otros no".

En todo caso, ha destacado que "el elemento común ha sido el modelo de trabajo que han tenido las residencias" y ha puesto en valor "la humanidad, cariño, constancia y comunicación" con la que se ha trabajado.

En su opinión, "esta crisis nos ofrece una oportunidad para conocer el trabajo que se hace en las residencias, y nos da la responsabilidad para seguir trabajando como sector". "Esta crisis no ha acabado y tenemos camino para recorrer", ha subrayado.

En esta misma línea, Rafael Sánchez-Ostiz, de AENA, ha afirmado que "a pesar de las grandes dificultades, el comportamiento de residentes y familias ha sido realmente ejemplar, un ejemplo de resiliencia frente a las drásticas medidas que se han tenido que implantar para frenar el avance del virus en los centros".

También ha valorado "el compromiso y profesionalidad de los trabajadores" y ha afirmado que ha sido "tremendamente injusta la estigmatización que ha sufrido el sector". "Ningún centro ha escatimado recursos humanos y económicos para hacer frente a esta crisis sanitaria que se ha cebado con las residencias de mayores por el perfil de los usuarios", ha apuntado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 10% de los ancianos de las grandes residencias de Navarra ha muerto como consecuencia del coronavirus