• domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 19:16

 

 
 

SOCIEDAD

Un avión de Defensa repatriará el cadáver del periodista navarro David Beriáin

La cónsul de España en Mali se ha desplazado a primera hora de este miércoles a Uagadugú para iniciar los trámites de repatriación.

Un avión de Defensa. EJÉRCITO DE AIRE DE ESPAÑA
Un avión de Defensa. EJÉRCITO DE AIRE DE ESPAÑA

Los cadáveres de los dos periodistas españoles asesinados en Burkina Faso, David Beriáin y Roberto Fraile, serán repatriados a España en un vuelo del Ministerio de Defensa que partirá "en cuanto reciba la autorización de las autoridades" locales, ha informado este miércoles el Ministerio de Exteriores.

Según el departamento que dirige Arancha González Laya, los cadáveres de Beriáin y Fraile llegaron anoche a Uagadugú para iniciar el proceso de repatriación que Exteriores confía "concluya lo antes posible".

La cónsul de España en Mali, con residencia en Bamako y responsable también para Burkina Faso, se ha desplazado a primera hora de este miércoles a Uagadugú para iniciar los trámites de repatriación de los dos periodistas asesinados.

Las familias de ambos periodistas, David Beriáin y Roberto Fraile, "permanecen puntualmente informadas" de las gestiones que se están realizando tanto desde la embajada como desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de Defensa. 

En el mismo vuelo, Defensa tiene previsto trasladar a España el cuerpo del ciudadano irlandés asesinado junto a los españoles, el conservacionista Rory Young, cofundador de la ONG Chengeta Wildlife, dedicada a combatir la caza furtiva.

ASESINADOS AL ESTE DEL PAÍS

Beriain y Fraile estaban en Burkina Faso realizando un documental sobre los esfuerzos de las autoridades del país para proteger los parques naturales del país frente a la caza furtiva y las comunidades que habitan en ellos.

Ambos formaban parte de un grupo de unas 40 personas con las que se perdió el contacto hacia las 15.30 horas del lunes en un parque natural situado en la frontera entre Burkina Faso y Benín, una "zona peligrosa por ser campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos", según subrayó este martes González Laya.

Los dos españoles se encontraban en paradero desconocido junto a un irlandés y un miembro de las fuerzas de seguridad burkinesas tras un ataque ejecutado por personas armadas no identificadas contra una patrulla mixta de la unidad contra la caza furtiva en la provincia de Kompienga, al este del país.

¿UN SUIZO QUE SOBREVIVIÓ AL ATAQUE?

Al parecer, un cuarto europeo de nacionalidad suiza habría logrado escapar de la emboscada del lunes, ha asegurado este miércoles la emisora local Radio Oméga, citando fuentes diplomáticas.

Según ese medio, el "superviviente" llegó a Uagadugú el martes por la noche junto con los restos de sus "desafortunados compañeros", en referencia a los dos españoles y el irlandés.

Sin embargo, las autoridades locales no han confirmado, de momento, ese extremo y una fuente del Gobierno burkinés consultada por Efe ha rehusado corroborar ese hecho, aunque tampoco lo desmintió.

El Ejecutivo de Burkina Faso ha enviado sus condolencias por el asesinato de los dos españoles y el irlandés, así como por la muerte de más de una decena de personas en varios ataques terroristas ocurridos en el país en los últimos días.

"Nuestro país conoció en las últimas 72 horas un resurgimiento de actos terroristas", ha afirmado el ministro burkinés de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Ousséni Tamboura, en un comunicado.

Tamboura se ha referido al ataque sufrido este lunes por una patrulla contra la caza furtiva en el eje Fada N'Gourma-Pama, en la Región del Este, que causó "seis heridos, tres personas de nacionalidad extranjera muertas y un burkinés desaparecido".

Beriain, Fraile y Young iban empotrados con esa patrulla de las fuerzas de seguridad locales.

MÁS DE UNA DECENA DE MUERTOS

El portavoz gubernamental también ha aludido a una serie de atentados perpetrados en varios pueblos de la región de Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, donde se registró "más de una decena de muertos".

"El Gobierno -señaló- presenta sus condolencias a todas las familias en duelo y desea una pronta recuperación a los heridos", ha dicho.

Asimismo, el Ejecutivo "invita a los amigos de Burkina Faso a cumplir con las instrucciones de seguridad emitidas por las fuerzas de defensa y seguridad durante su estadía" en el país, e insta a la población a colaborar con esas fuerzas en "la lucha contra los terroristas".

Burkina Faso padece ataques yihadistas desde abril de 2015, cuando integrantes de un grupo afiliado a la red Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso en Tambao (norte), que aún sigue desaparecido.

La región más azotada por los ataques es la de Sahel, aunque la inseguridad se ha ido propagando a provincias limítrofes, y desde el verano de 2018 afecta también al este del país.

Los atentados se atribuyen a menudo al grupo local burkinés Ansarul Islam, a la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM) y al Estado Islámico en el Gran SAhara (EIGS), que atacan también en Mali y Níger. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un avión de Defensa repatriará el cadáver del periodista navarro David Beriáin