UNIVERSIDAD

El rector de la UPNA, Alfonso Carlosena, preocupado por las trabas de Trump a la circulación de científicos

Asimismo, junto al resto de rectores del Grupo 9 de Universidades, apuntan que  el brexit es "una pérdida de oportunidades para los científicos europeos", incluidos los británicos.

El rector de la UPNA Alfonso Carlosena recibe a los estudiantes que participan en los programas internacionales de movilidad. MIGUEL OSÉS_18
El rector de la UPNA Alfonso Carlosena recibe a los estudiantes que participan en los programas internacionales de movilidad. MIGUEL OSÉS_18  

Los rectores del Grupo 9 de Universidades, al que pertenece la UPNA, han mostrado este viernes en Zaragoza su preocupación por las "trabas" a la circulación de científicos que se están poniendo desde que gobierna Donald Trump en Estados Unidos y por la anunciada salida del Reino Unido de la Unión Europea, el brexit.

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ha explicado en rueda de prensa en un descanso de la Asamblea General de Rectores del G-9 de Universidades que se celebra este viernes en la capital aragonesa que el brexit es "una pérdida de oportunidades para los científicos europeos", incluidos los británicos.

Y ha recordado que el colectivo de científicos británicos ha sido "de los más activos" frente al brexit.

A esta pérdida de oportunidades se suma la preocupación expresada por el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García, por que el país más importante del mundo esté poniendo "trabas" a la circulación de científicos cuando el pasaporte científico "no debería encontrarlas", ha dicho.

La reunión ha servido para transferir la presidencia de esta asociación de universidades públicas que son únicas en sus respectivas comunidades autónomas, constituida en 1997, y que agrupa en conjunto a unos 200.000 estudiantes presenciales entre las de Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, La Rioja, Oviedo, País Vasco, Pública de Navarra y Zaragoza.

CIENCIA Y FORMACIÓN SUPERIOR CONJUNTAS

Mayoral, rector de esta última, pasa así a ocupar la presidencia del G-9 de Universidades, cargo que cambia semestralmente y en el que sustituye a Santiago García, rector de la Universidad de Oviedo, presente en la rueda de prensa junto al rector de la Universidad de Extremadura, Segundo Píriz, también presidente de la CRUE y que será quien sustituirá a Mayoral al frente del G-9.

En el encuentro se ha puesto de manifiesto la necesidad de que la ciencia y la formación superior se aborden de forma conjunta, ha destacado Mayoral, quien ha reiterado que no le gusta que existan dos ministerios diferentes y ha abogado por la importancia de "acompasar" ambas materias.

Ha reclamado además un pacto por la ciencia a nivel estatal y en un marco "estable", que no cambie con el tiempo, aunque ha reconocido que siempre será necesario hacer modificaciones.

Sobre este asunto, el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), ha recordado que desde este colectivo se está tratando con el ministerio la necesidad de que no se cambien las leyes universitarias cada cuatro años porque desde que comenzó la democracia ha habido siete y "y ese no es el camino". Necesitamos un diseño a medio o largo plazo", ha señalado.

En el encuentro también se ha abordado la importancia de negociar la financiación universitaria con el Estado después de que estas instituciones hayan pasado una etapa "con grandes problemas", de los que tampoco han quedado al margen las infraestructuras, según García.

53 EDIFICIOS

Ha señalado en este sentido que el conjunto de campus universitarios del G-9 suman 53 edificios para los que se destinan 3 millones de euros para su mantenimiento y la posibilidad de construir alguno nuevo, ha lamentado.

Los rectores se han mostrado favorables a la bajada de tasas universitarias pero siempre que haya una trasferencia "que pueda sustentarla" y que se incrementen las becas, tanto en cantidad como en la cuantía, ha indicado Mayoral, quien ha concluido que "hay que hablar de tasas, pero también de becas" a nivel nacional.

A este respecto, García ha apuntado que queda "mucho por hacer", dado que el nivel de becas español es un tercio del de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es decir, que mientras en España se invierte el 0,11 por ciento en becas universitarias la OCDE invierte un 0,33 %.

El acuerdo para la realización de compras centralizadas por parte de todas las universidades del G-9 o el incremento de la colaboración entre las bibliotecas universitarias son otros de los asuntos acordados en la reunión.

También la necesidad de alcanzar un consenso nacional sobre la duración de los títulos de grado y máster universitario y la admisión de estudiantes que no son de Bachillerato Lomce a los estudios universitarios, que habrá que poner en marcha en el curso 2017-18.

En este sentido, Mayoral ha indicado que la admisión depende de las universidades y que los alumnos podrán hacer o no la prueba de acceso y que, en el caso de no hacerla, tendrá un lugar inferior.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El rector de la UPNA, Alfonso Carlosena, preocupado por las trabas de Trump a la circulación de científicos