• martes, 11 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:01

 

 
 

ARQUITECTURA

El arquitecto tudelano Rafael Moneo desvela cuál es una de las obras más radicales de toda su carrera

Ha afirmado en una conversación telemática que "ciudad y arquitectura están llamadas a entenderse".

GRA508. PAMPLONA. 01/03/2016.- El arquitecto Rafael Moneo durante el encuentro-concierto que protagoniza junto al compositor Agustín González Acilu, dentro del ciclo "Cartografías de la música", hoy en el Museo Universidad de Navarra. EFE/Villar López
El arquitecto tudelano Rafael Moneo, en una imagen de archivo. EFE/Villar López

El arquitecto tudelano Rafael Moneo considera que el edificio del Ayuntamiento de Logroño, del que es autor, "puede ser visto hoy como un claro ejemplo de que ciudad y arquitectura son dos términos próximos y complementarios, llamados a entenderse". Además, califica a ese edificio como "una de las obras más radicales en toda mi carrera".

"Ciudad y arquitectura como haz y envés de una realidad común: la arquitectura del Ayuntamiento de Logroño tan solo tenía cabida en la ciudad, que, a su vez, necesitaba de la arquitectura para configurarse”.

Así lo ha destacado este lunes en una conversación, por vía telemática, que ha mantenido con el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, con motivo del 40º aniversario de la inauguración de esta infraestructura, y que el consistorio ha retransmitido en su canal de internet.

Moneo, Premio Príncipe de Asturias de las Artes en el año 2012 y Premio Pritzker de Arquitectura en 1996, ha expresado al alcalde su "gratitud" por el encargo que, en su día, se le hizo de esta obra, que, según ha dicho, espera poder volver a visitarla.

Ha precisado que este edificio es "una de las obras más radicales en toda mi carrera porque, en el fondo, sigue manteniendo vivas muchas de las ideas que yo tenía entonces y que todavía considero hoy". "Se trata -ha proseguido- de un edificio que hay que ver como si fuese un fragmento de ciudad y que configura, en sí mismo, como una plaza preciosa".

También ha considerado que "la elección del solar fue muy acertada y buena, porque, en el fondo, el ayuntamiento no se desplazaba en una dirección ajena a la que había sido la posición del antiguo ayuntamiento y no se iba a los solares más valiosos, sino a una zona donde la ciudad comenzaba a encontrarse con barrios".

"BUEN LEGADO"

El alcalde de la capital riojana ha destacado "el buen legado" de ordenamiento urbanístico que tiene la ciudad y ha subrayado la impronta que este edificio, funcional, en la vida de la ciudad.

Edificio del Ayuntamiento de Logroño, diseñado por el tudelano Rafael Moneo. ARCHIVO

Hermoso de Mendoza ha expresado a Moneo la funcionalidad con la que concibió este edificio político-administrativo, que da cabida a casi mil personas que trabajan a diario en un espacio "muy abierto, luminoso y con una sensación agradable".

En esa reflexión que hay en el espacio público en las ciudades, Moneo ha dicho que "está bien que las ciudades dispongan de algunos espacios abiertos", como ocurre con este edificio, que permite congregar a numeroso público, algo que ocurre, como le ha comentado el alcalde, con el lanzamiento del cohete de San Mateo, "ya un cohete limpio gracias a la buena labor de alcaldes anteriores".

Hermoso de Mendoza también ha recordado a sus antecesores y, en especial, a Narciso San Baldomero, como reegidor a finales de los 70 y con Javier Martínez Laorden, como arquitecto municipal, que aprobó un planeamiento general, en previsión de un fuerte crecimiento de la población, para agrupar todos sus servicios y oficinas municipales, dispersos hasta entonces por la ciudad. La Casa de Chapiteles se quedaba pequeña, por lo que se decidió construir un gran edificio en el solar del antiguo cuartel de caballería, un espacio accesible y céntrico.

LLENO DE SIMBOLISMO

Moneo fue el encargado de ejecutar el proyecto, lleno de simbolismo y con una concepción bastante avanzada para la época, que se llevó a cabo entre 1975 y 1980, para ser inaugurado el 8 de junio de ese último año, ha dicho el propio arquitecto. Moneo vio el edificio del consistorio como una suma de edificios diversos que tienen vida propia.

Por un lado, el cartabón a poniente, más próximo a la ciudad, que encierra los aspectos más ligados con la vida pública, con la política. Por otro, el cartabón más amplio, a naciente, como edificio que cumple con las funciones administrativas que de un edificio se espera. Y, por último, como una puerta abierta al río, el salón de actos que garantiza la capacidad de que en él acontezcan actos públicos no estrictamente ligados a la vida política, ha precisado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El arquitecto tudelano Rafael Moneo desvela cuál es una de las obras más radicales de toda su carrera