PREMIUM  SOCIEDAD

Pagaron más de 2.000 euros: decenas de quejas en Pamplona por un vuelo que llegó con cuatro horas de retraso

Irache ha recibido reclamaciones por el avión de vuelta de varios pamploneses, que regresaban de sus vacaciones de Rusia.

Una imagen de un aeropuerto, de archivo
Una imagen de un aeropuerto, de archivo  

Decenas de personas han acudido esta misma semana a la Asociación de Consumidores de Navarra Irache para reclamar el retraso del vuelo de vuelta de sus vacaciones, que pasaban en Rusia. Se trataba de un viaje organizado y por el que los viajeros volvían de Moscú tras una semana en San Petersburgo. En algunos Casos, el precio del viaje era de más de dos mil euros por pasajero.

Concretamente, lo que ocurrió es que el viaje de vuelta se retrasó cuatro horas. Además, el chárter con 178 pasajeros no llegó a Pamplona, tal y como estaba programado, sino a Bilbao.

Desde allí se fletó un autobús a la capital navarra, donde los viajeros llegaron en plena madrugada y cerca de seis horas más tarde de lo previsto en el plan de viaje.

Además, y tal y como ha informado Irache, la organizadora del viaje sólo ofreció en el aeropuerto a los pasajeros una botella de agua y un bocadillo pero, "cuando algunos consumidores conocieron el retraso y quisieron poner una hoja de reclamaciones para dejar constancia de su malestar por lo sucedido, ésta no se facilitó".

Como se ha indicado, en esta última semana ya han llegado decenas de personas para presentar su reclamación por este incidente. Algunos de ellos han pasado ya por las agencias de viajes donde contrataron las vacaciones y, en algunos casos, estas agencias "se están lavando las manos y trasladando toda la responsabilidad a la compañía aérea o a la organizadora mayorista", indican desde la asociación.

INDEMNIZACIONES

Hay que recordar que, tras una sentencia europea de 2009,  los pasajeros que padezcan una cancelación o un retraso de más de tres horas en su vuelo tienen derecho a ser compensados con indemnizaciones de entre 250 y 600 euros, importe que se concreta en función de la distancia recorrida por el avión, a no ser que el retraso se deba a una causa de fuerza mayor. Estas indemnizaciones se aplican para vuelos que salgan de la Unión Europea y para los que llegan desde terceros países a la UE, siempre que la compañía sea europea y el país del que salió el vuelo no compense al consumidor por el retraso.

Por otro lado, si el afectado considera que ha habido daños añadidos que no se han cubierto con las compensaciones efectuadas, puede reclamarlos, aunque generalmente es necesario poder demostrarlos ante los tribunales.

RESPONSABILIDAD

Además, y tal y como informa Irache en todo momento, en los viajes organizados las empresas deben responder por cualquier incumplimiento, como retrasos de vuelos. En concreto, la normativa sobre consumo indica que los organizadores y detallistas “responderán frente al consumidor del correcto cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato”. También deberán responder por “los daños sufridos por el consumidor como consecuencia de la no ejecución o ejecución deficiente del contrato”.

En cualquier caso, y antes de hacer una reclamación formal, es conveniente que el usuario deje constancia por escrito del retraso o de cualquier otra incidencia ante la organizadora del vuelo o la compañía aérea. Puede hacerlo mediante una hoja de reclamaciones o algún otro documento; lo importante es que el afectado se pueda quedar una copia de él, sellada por la empresa, para demostrar que fue presentada esta queja. Posteriormente, se podrá utilizar este impreso para adjuntarlo en una reclamación más formal, si es necesaria.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pagaron más de 2.000 euros: decenas de quejas en Pamplona por un vuelo que llegó con cuatro horas de retraso