• jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 14:44

 

 
 

SOCIEDAD

Quejas de los consumidores: el 94% de los navarros no quiere vendedores en la puerta de su casa

La Asociación de Consumidores de Navarra alerta de los posibles costes y riesgos de este tipo de compras

La gente de compras por el casco viejo de Pamplona. MIGUEL OSÉS
La gente de compras por el casco viejo de Pamplona. MIGUEL OSÉS

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha recibido en los últimos meses decenas de quejas por parte de personas que han recibido visitas de comerciales en sus casas. El 94% de los ciudadanos no desea que acudan a sus domicilios con este titpo de propuestas, según señala una encuesta de Cíes.

Esta organización advierte sobre los riesgos que pueden tener, ya que pueden suponer un coste muy alto, en ocasiones no deseado.

En algunos casos, los consumidores han llegado a pagar más de tres mil euros por productos tan variados como purificadores de agua, sillones masajeadores, aparatos de tonificación corporal, fajas para mejorar la circulación, colchones, lavadoras, televisores, enciclopedias, sartenes o relojes. Algunas de estas personas, una vez firmada la compra y al ver el coste que supone, se arrepienten y quieren echarlo atrás.

PERSONAS DE EDAD AVANZADA

En ocasiones los consumidores no tienen claro qué es lo que han firmado y solo posteriormente se dan cuenta del importe que han accedido a pagar o de que había aparatos que no le hacían ninguna falta. En muchos de los casos las personas que firman estas compras son de edad avanzada

Los hechos suelen suceder, a grandes rasgos, de la siguiente manera: llaman a la puerta de casa y al abrir, aparece un desconocido. Generalmente con simpatía, comienza a relatar los beneficios de un  colchón, un aparato de gimnasia o una colección editorial. En muchas ocasiones afirma que estos aparatos tienen propiedades para la salud personal o la higiene.

No suelen ser muy concretos con el precio final que tendrá que pagar el consumidor, más allá de señalar que ofrecen formas para que el pago mensual sea muy cómodo. Finalmente, consigue que el consumidor firme una orden de compra. Es habitual que en una visita no se venda solo un producto sino varios.

NO SIEMPRE CUMPLEN

En algunas ventas sucede que el producto no ofrece las ventajas, a veces muy llamativas, que aseguraba el comercial. Así ha pasado en algunos casos con un purificador de agua. Pese a que en su publicidad se asegura un ahorro del 100% en productos de limpieza, algunos consumidores se sienten engañados porque, una vez comprado el purificador, han tenido que seguir utilizando detergentes al uso para la limpieza del hogar.

En otra ocasión, una persona compró una camilla de masaje, un aparato para lavarse los pies y varios productos relacionados con la higiene y la salud. Cuando se dio cuenta de que lo comprado no tenía las propiedades curativas que el comercial le había asegurado, reclamó y consiguió que le devolviesen los más de tres mil euros pagados.

Otra persona compró un aparato de presoterapia, una faja, extensores, un colchón y un humidificador, por más de 4.000 euros. Reclamó su cambio porque a su parecer los aparatos no funcionaban de forma correcta.

PARA ANULAR LA COMPRA, 14 DÍAS

En este tipo de ventas el consumidor tiene catorce días desde que recibe el producto para echarse atrás. Es el derecho de desistimiento que recoge la ley de consumo. Debe dirigirse de forma fehaciente a la empresa para comunicar que ejerce este derecho y cancela el contrato.

La dificultad estriba en que cuando muchas personas se dan cuenta y quieren anularlo ya ha pasado este plazo de catorce días. A partir de ahí las posibilidades de recuperar el dinero son más limitadas ya que se cuenta con un contrato firmado en el que el consumidor, supuestamente, ha aceptado la compra.

OJO CON LA FINANCIACIÓN

Dado el alto importe de estas compras, muchas de ellas son financiadas y los consumidores las van pagando por cuotas mensuales durante meses. Algunos afectados se sienten engañados con los productos comprados y deciden dejar de pagar las cuotas. Esta situación puede ser contraproducente, ya que, si hay de por medio un contrato de financiación, el impago puede generar nuevos intereses y elevar considerablemente la deuda. Hay personas que han acudido a Irache porque han recibido un requerimiento de pago de la entidad financiera.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Quejas de los consumidores: el 94% de los navarros no quiere vendedores en la puerta de su casa