SOCIEDAD

La respuesta a la prohibición de usar la calculadora en la EvAU: "Supone un grave perjuicio para todos"

La aplicación de la LOMCE trajo consigo muchos cambios, entre ellos la prohibición de usar calculadoras en los exámenes de Matemáticas II. 

Imagen de las pruebas de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), antigua Selectividad, en Navarra, el pasado mes de junio. IÑIGO ALZUGARAY
Imagen de las pruebas de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), antigua Selectividad, en Navarra, el pasado mes de junio. IÑIGO ALZUGARAY

La aplicación de la LOMCE trajo consigo muchos cambios, entre ellos la prohibición de usar calculadoras y aparatos electrónicos o informáticos en los exámenes de Matemáticas II. 

Una medida que no estuvo exenta de polémica cuando dio a conocerse, generando gran revuelo entre el alumnado y el compromiso por parte de los examinadores a poner cifras poco complejas en los ejercicios del examen para facilitar la resolución de los problemas. 

Ahora, Agustín Carrillo de Albornoz, secretario de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas, se ha pronunciado sobre la prohibición de usar la calculadora en estas pruebas. 

"La competencia digital forma parte de las habilidades necesarias que todo ciudadano debe adquirir, según las recomendaciones del Parlamento y el Consejo Europeos", señala Carrillo en un comunicado. 

Por este motivo, continúa, "la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM), convencida de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas se ha dedicado estos últimos años a promover su uso, para poder incorporar las TIC en el aula y, en consecuencia, en las pruebas de acceso". 

Desde la FESPM consideran que estas medidas "se han decidido de forma arbitraria y que no se ha tenido en cuenta la discriminación existente en las normas de uso entre las distintas comunidades a pesar de que todas forman un único distrito".

La calculadora científica, "tan utilizada en el alumnado de Educación Secundaria y Bachillerato, es una herramienta didáctica que sirve para simplificar los cálculos, pero no tiene la capacidad de pensar".

Además, añaden, "actualmente en los ejercicios planteados en las pruebas de acceso a la universidad, que hacen referencia a integrales, matrices y derivadas, la calculadora es un recurso indispensable que descarga al alumno de operaciones rutinarias, con el fin de que dedique más tiempo a analizar, interpretar y razonar sus respuestas".

Como posible solución alude al modo examen de las calculadoras, "que no almacenan, no transmiten y no reciben información".

En su opinión, "resulta contradictorio y supone un grave perjuicio para el profesorado y el alumnado impedirles la utilización y el aprovechamiento de las posibilidades que ofrecen las calculadoras en las pruebas de acceso; prueba que evalúa los conocimientos determinados en el currículum de Bachillerato, en el que se incluye su uso para ayudar a la mejor comprensión de conceptos y a la resolución de problemas complejos evitando así cálculos tediosos y repetitivos".

"Prohibir o restringir el uso de las calculadoras en las pruebas externas provoca que su presencia en las aulas prácticamente desaparezca y con ello, la oportunidad para mejorar la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas", señala. 

Carrillo se apoya en los informes de Pisa sobre Educación para abordar la situación actual en España. "En Finlandia, Noruega, Suecia y Dinamarca, las calculadoras gráficas son necesarias en clase y en los exámenes finales, permitiéndose incluso las que disponen de cálculo algebraico. Los alumnos deben saber utilizarla y su manejo se considera una competencia evaluable".

"En Portugal y Francia la calculadora gráfica se utiliza desde hace más de 10 años y en el currículum se exige saber su funcionamiento. En ambos países, en las pruebas de acceso a la universidad, es imprescindible para resolver parte del examen planteado. Italia es uno de los últimos países que ha dado el paso hacia un avance educativo permitiendo el uso de este recurso a sus estudiantes", continua. 

"Podemos decidir si queremos avanzar para mejorar la calidad de la enseñanza de las matemáticas o si preferimos permanecer anclados en el pasado con una escuela obsoleta y anacrónica, que prepara a su alumnado para que sea capaz de superar una prueba que no ha variado en 40 años, ni en su contenido ni en el uso de las herramientas tecnológicas", concluye. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La respuesta a la prohibición de usar la calculadora en la EvAU: "Supone un grave perjuicio para todos"