• miércoles, 12 de mayo de 2021
  • Actualizado 16:01

 

 
 

SOCIEDAD

Diferentes programas de la ONCE ayudarán a más de 1.000 personas con discapacidad en Navarra

Los programas ayudan al colectivo desde el acceso al mercado laboral o a mujeres víctimas de violencia de género.

Los vendedores de la ONCE vuelven al trabajo tras tres meses sin trabajar por el coronavirus. MIGUEL OSÉS
Los vendedores de la ONCE vuelven al trabajo tras tres meses sin trabajar por el coronavirus. MIGUEL OSÉS

Un total de 1.063 personas con discapacidad de Navarra se beneficiarán de los nuevos programas operativos que Fundación ONCE e Inserta Empleo desarrollan para formar a este colectivo en su acceso al mercado laboral o ayudar a mujeres víctimas de violencia de género.

Así lo han asegurado la directora regional de Inserta Empleo en Navarra, Lorena Bassols; la secretaria general de Inserta, Virginia Carcedo; y el delegado territorial de la ONCE en Navarra, Valentín Fortún este miércoles durante un webinar sobre el empleo de las personas con discapacidad a raíz de la pandemia.

Estos programas, que se llevan a cabo con la colaboración del Fondo Social Europeo, pretenden llegar a más de 103.740 destinatarios, de los cuales 35.300 recibirán formación para la "mejora de su empleabilidad" y 40.272 personas lograrán un contrato laboral.

En Navarra, estas cifras se traducen en más de un millar de personas beneficiadas con los Programas Operativos de Inclusión Social y de la Economía Social (Poises) y del de Empleo Juvenil (POEJ), que formarán a 298 alumnos y promoverán 387 contratos para personas con discapacidad.

De todos ellos como el más "innovador" han citado el denominado Mujeres en Modo ON-VG, dirigido a "mejorar la vida y el empleo" del las mujeres con discapacidad que sufren violencia de género, un 80 %, que sufren un "mayor riesgo de vulnerabilidad".

Este proyecto estará liderado por la figura del "compass" o especialista en violencia de género, con el apoyo de un equipo multidisciplinar que ayudará "a recuperar lo que nunca deberían haber perdido" las 1.140 mujeres a las que esperan atender en el proceso de recuperación de sus "ciclos vitales".

Por otro lado, Carcedo ha asegurado que el colectivo de personas con discapacidad se encuentra en una "posición más vulnerable" a la del resto de personas en el mercado laboral, y el confinamiento les ha obligado a reinventarse en Inserta, algo que han hecho a través de una oficina virtual y el teletrabajo.

Esto ha supuesto un "reto" ya que las tecnologías "no son siempre accesibles", pero también una oportunidad para demostrar que las personas con discapacidad "son capaces de responder en cualquier tipo de situación".

Así durante la pandemia han aumentado las contrataciones de personas con discapacidad en "servicios esenciales" como lavanderías, y en "perfiles medios-altos" por su "talento comprometido, involucrado y su sentido de pertenencia".

Ha agregado que Navarra está a la cabeza en cuanto a integración laboral de personas con discapacidad por ser una región "muy consolidada socialmente", muy "desarrollada y con mucho potencial", algo que se traduce en una formación superior (22 %) y en una tasa de paro inferior (16,5 %) a la media nacional.

Antes de la COVID-19 se registraron 15.400 personas entre 16 y 64 años con certificado de discapacidad, en su mayoría hombres (58,4 %), y un 7,1 % de jóvenes. El 43,5 % de las discapacidades registradas eran de tipo físico y la tasa de actividad era del 41,1 % (34 puntos por debajo de la población sin discapacidad).

Los efectos de la pandemia empiezan a reflejarse también en la contratación, pues en mayo hubo tan solo 29 contratos específicos para personas con discapacidad, un 75 % menos que en el mismo periodo del año anterior.

Por este motivo han realizado un estudio en el que han participado 1.500 personas para indagar en aspectos como el empleo, las consecuencias físicas y psicológicas en la salud o las medidas de protección social.

La muestra en Navarra es muy pequeña, pero los resultados apuntan que un 11 % del colectivo dice haber estado afectado por la enfermedad un dato superior al estudio de seroprevalencia del Ministerio de Sanidad, que indicaba que la tasa era de un 5,8 %.

Desde Inserta Navarra durante el confinamiento han puesto en marcha 76 propuestas formativas online y han atendido a 135 personas con discapacidad y gestionado 31 contratos desde el 16 de marzo, una labor que ha ayudado a 22 usuarios a incorporarse a su bolsa de trabajo.

Bassols ha explicado que los perfiles más demandados están en la industria agroalimentaria, en tareas de almacén, de atención al cliente o sanitarios y algunas de las nuevas profesiones post-pandemia incluyen a los controladores de temperatura o los desinfectadores de ropa.

Asimismo, ha anunciado que van a crear "becas digitales" para que todas las personas puedan acceder a las oportunidades online y procurarán que "sus perfiles sean cada vez más competitivos".

La nueva normalidad ha traído de vuelta la actividad de la ONCE en la calle con la venta de cupones, una labor que han "retomado con mucha ilusión" y con el objetivo de "contribuir a la inclusión social pese a la pandemia", ha concluido Fortún.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Diferentes programas de la ONCE ayudarán a más de 1.000 personas con discapacidad en Navarra