SOCIEDAD

Aguas infecciosas y contaminadas: una piscina natural de Navarra 'obligada' a cerrar en el verano del Covid-19

Sin embargo y aunque la Comunidad foral no tiene playa, presume de diversas zonas para combatir el calor y disfrutar del verano.

Un grupo de jóvenes se bañan en una piscina natural. Las imágenes del tiempo marcado por el calor vivido en Navarra. ARCHIVO
Un grupo de jóvenes se bañan en una piscina natural. Las imágenes del tiempo marcado por el calor vivido en Navarra. ARCHIVO   jesus diges

El Ayuntamiento de Huarte ha anunciado mediante un tuit, siguiendo la recomendación del Intituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra, que es preferible no bañarse este verano en la Presa de Atonda. La razón principal es la falta de calidad del agua debido al efecto de la contaminación microbiana (heces), que podría dar lugar a infecciones o enfermedades.

Los organismos de cuenca y las Administraciones hidráulicas de las Comunidades autónomas facilitan periódicamente a la autoridad sanitaria y al gestor los resultados analíticos del agua destinada a la producción de agua de consumo humano, conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 817/2015, de 11 de septiembre, por el que se establecen los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental y de toda aquella legislación que le sea de aplicación.

 

Además, el Real Decreto 140/2003 de 7 de febrero, obliga a controlar la microbiología de forma periódica, tanto de parámetros indicadores (bacterias coliformes y recuento de colonias a 22º), como de patógenos ('Escherichia coli', enterococos, y 'Clostridium perfringens'), además de 'Crytosporidium' y otros parásitos cuando la calidad del agua no sea la correcta y la autoridad sanitaria así lo indique.

Una vez que las muestras llegan al laboratorio, se analizan con prontitud los parámetros biológicos típicos de contaminación fecal, como el nivel de presencia de Escherichia Coli y Enterococos intestinales, con el fin de que la Autoridad Sanitaria pueda evaluar con la necesaria agilidad si el nivel de presencia de estas bacterias está por debajo de lo estipulado y por tanto que las aguas son sanitariamente aptas para el baño. En caso de detectarse alguna anomalía, se informa al ayuntamiento responsable y a los bañistas de la misma.

Este seguimiento es el que diferencia a estas zonas de baño de las zonas no designadas como tales en las que, aunque no está prohibido bañarse, no se hace este tipo de seguimiento y por lo tanto hay menos garantías sanitarias y ambientales.

Hay que señalar, no obstante, que a pesar de toda esta vigilancia ambiental, ninguna normativa obliga a establecer la vigilancia de los bañistas en estas zonas de baño naturales para prevenir posibles accidentes, por lo que ni la Policía Foral ni el Guarderío Forestal ni cualquier otro tipo de seguridad o emergencias tienen encomendada la vigilancia de los bañistas en las zonas de baño naturales de Navarra.

PISCINAS NATURALES EN LAS QUE SÍ PUEDES BAÑARTE

Sin embargo y aunque la Comunidad foral no tiene playa, presume de diversas zonas para combatir el calor y disfrutar del verano. El Departamento de Salud, a través de la Sección de Sanidad Ambiental del ISPLN y el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, son los responsables del control y vigilancia de la calidad de las aguas de baño en estas once piscinas naturales.

1. Balsa la Morea, en Beriáin: la calidad de sus aguas es excelente y no recibe directamente ningún tipo de vertido de aguas residuales. Por ello, las analíticas la definen con valores de excelente calidad.

2. Manantial agua salada, en Estella/Lizarra: la tradición dice que sus aguas tienen efectos curativos, sobre todo, para las enfermedades de la piel, por lo que también es definida como alta calidad.

3. Embalse de Alloze, en Guesálaz: las aguas de este lugar navarro también son calificadas de excelentes. Construido en 1930, es un lugar privilegiado para disfrutar de los deportes náuticos, la pesca o el baño. Rodeado de quejigales, pastizales, matorrales y pinos. Es punto de concentración de surfistas, wind-surfistas y piragüistas.

4. Balsa el Pulguer, en Tudela: Presenta una salinidad media-alta. la práctica de deportes acuáticos está delimitada con unas boyas. Pasar el día en contacto con la naturaleza, darse un chapuzón en sus aguas, nadar o navegar en kayak o windsurf... 

5. Río Urederra, en Artavia, Allín: en la misma zona de baño hay un puente románico desde el que es fácil ver truchas, sin duda un indicador de la buena calidad de sus aguas 

6. Río Araxes, en Betelu: La piscina fluvial es el resultado de un remanso originado por un pequeño azud. Las aguas provienen del macizo kárstico del Parque Natural de Urbasa-Andía, encontrándose el nacimiento del río a menos de 4 kms de la zona de baño. En la misma se pueden ver truchas y otros indicadores de la calidad de sus aguas. 

7. Río Esca, Burgui: de calidad buena, la piscina fluvial de Burgui se sitúa en un LIC (Lugar de importancia comunitaria) aguas abajo de la presa de las almadías. Debido a que el río Esca es un río pirenaico, las islas de gravas que se forman año tras año, van cambiando de configuración y de posición. 

8. Río Aragón, en Carcastillo: la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) advierte que es una zona con variaciones bruscas del nivel del agua, y que es peligroso aunque su calidad es definida como excelente.

9. Río Urederra, en Zudaire, Améscoa Baja: está situada en un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y sus aguas provienen del macizo kárstico del Parque Natural de Urbasa-Andía. El sustrato es de origen sedimentario compuesto principalmente de cantos rodados, limos y arcillas. Las analíticas la definen con valores de buena calidad. 

10. Barranco de la Foz de Benasa, en Navascués: calificado como aguas excelentes, la piscina fluvial de la Foz de Benasa se encuentra en un paraje rodeado de naturaleza, que por sus valores ha sido designado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

11. Río Uztarroz, en Uztárroz: en el mes de julio se colocan unos tablones de madera transversales junto al puente, que embalsan el agua y permiten disponer de la profundidad necesaria para el baño. Las analíticas la definen con valores de calidad excelente.

RECOMENDACIONES EN LAS ZONAS DE BAÑO

Bañarse, zambullierse, nadar, son actividades refrescantes y muy divertidas; sin embargo, es importante conocer que conllevan algunos peligros: "Si estás cansado tras haber hecho ejercico, es recomensable no bañarse, al igual que es fundamental llevar un calzado adecuado para el agua", señala el Gobierno de Navarra.

No existe sustituto de la supervisión por parte de un adulto, para garantizar la seguridad de los niños en el agua. Por ello, la estricta vigilancia y el control permanente son básicos, cuando están dentro de la piscina o jugando cerca de ella.

Asimismo, si existiera servicio de vigilancia y salvamento en la zona, es recomendable pedir ayuda; si no existe, es imprescindible llamar al teléfono de emergencias 112.

UN VERANO MARCADO POR EL COVID-19

Además de las recomendaciones de higiene habituales en los lugares más transitados por los bañistas, el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra ha establecido unos criterios a la hora de disfrutar y pasar los días de verano en estos recintos de aguas naturales.

"Actúa con solidaridad y con cabeza" es el lema que acoge las siguientes medidas para un verano marcado por el Covid-19: matener la distancia social de un metro y medio, no acudir en el caso de tener síntomas o, en su defecto, llamar al centro de salud si de forma repentina y, tras acudir a los sitios públicos, se tienen. También es recomendable lavarse las manos con gel hidroalcóholico con frencuencia, así como informar a los menores de las instrucciones previas. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Aguas infecciosas y contaminadas: una piscina natural de Navarra 'obligada' a cerrar en el verano del Covid-19