• miércoles, 22 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:01

 

 
 

SOCIEDAD

Sanitarios navarros se plantean dejar de poner a disposición de Salud sus vehículos particulares

El colectivo de Servicio de Urgencias Rurales (SUR) de Navarra se siente discriminado frente a otros servicios públicos.

Ambulancias junto a la sede de Cruz Roja en Tudela. GOBIERNO DE NAVARRA
Ambulancias junto a la sede de Cruz Roja en Tudela. GOBIERNO DE NAVARRA.

El equipo de profesionales sanitarios del Servicio de Urgencias Rurales (SUR) y de la zona básica de Peralta, solicitaron hace dos semanas al Departamento de Salud que se dote al servicio de un vehículo para poder cubrir  los desplazamientos que se realizan en toda la zona que cubre, Falces, Funes, Marcilla y Peralta. Una petición a la que se han adherido el conjunto de profesionales de la zona básica de Peralta, y de otras zonas SUR.

La respuesta negativa del Departamento a esta reivindicación que se viene demandando desde hace décadas, ha hecho que el colectivo de profesionales sanitarios del Servicio de Urgencias Rurales (SUR) se plantee dejar de poner a disposición del Departamento sus vehículos particulares para prestar el servicio.

A la demanda de los y las profesionales de Peralta se han unido equipos SUR de varias localidades navarras: “Llevamos años demandando un vehículo con el que poder atender a la población que no puede desplazarse a los centros de salud, bien sean personas con déficit de movilidad, urgencias vitales, accidentes de tráfico”, señalan los profesionales.

Estos han explicado que hasta ahora estos desplazamientos “los hacíamos con nuestros vehículos particulares, esto supone dos problemas importantes: el primero viene derivado de que al no estar debidamente identificados nuestros vehículos, tenemos dificultad para llegar a la localización exacta de la urgencia, agravándose en urgencias vitales como pueden ser en accidentes de tráfico ya que tenemos que acceder a autopistas u otras vías, como caminos, para lo que nuestros coches no están preparados, alargándose el tiempo de atención, con consecuencias nefastas a corto y medio plazo”, señalan los profesionales. Cabe recordar que en las 25 zonas básicas del área rural se atiende a una población cercana a los 300.000 habitantes, de los más de 270 municipios y concejos de Navarra.

Apuntan también a un segundo problema derivado de la situación originada con la pandemia del Covid-19: “Estos vehículos particulares  no están adecuadamente preparados para ser desinfectados y al no tener medios para desinfectarlos no podemos garantizar el no exponer a los pacientes más vulnerables al riesgo de contraer la infección, con una consecuencia añadida para el personal sanitario, que también puede infectar a sus familiares, lo que supone una gran presión y estrés para los profesionales”, añaden. Tampoco estarían preparados par llevar materiales inflamables, como el oxigeno que transportan habitualmente, material clasificado como mercancía peligrosa.

Según explican desde la zona básica de Peralta, el Departamento de Salud lleva años diciendo “que tengamos paciencia ,que están trabajando en ello, nos han dado toda clase de excusas: desde que ya están comprados a falta de gestionar los seguros, que se entregan después de Semana Santa, luego después del verano....coches que al final no llegan nunca”, protestan.

Durante la pandemia la situación explican que han vivido una situación muy complicada “pero gracias a la colaboración de algunos ayuntamientos que pusieron a nuestro servicio vehículos, hemos podido atender a la población adecuadamente, puesto que eran limpiados y desinfectados por el personal sanitario antes y después de cada guardia y eran únicamente y exclusivamente utilizados por el personal sanitario”, matizan. 

Sin embargo desde la entrada en vigor de la segunda fase estos vehículos tienen que ser devueltos ,y a pesar de haber puesto esta situación en conocimiento de la administración, “no hemos obtenido ninguna respuesta para poder solucionar el problema. Es inconcebible que la Administración, que al sector privado le exige que los trabajadores tengan adecuados EPIS y  medios no aplique la misma norma para los trabajadores sanitarios de atención primaria.

Esto ha hecho que desde el personal sanitario se haya planteando dejar de utilizar vehículos particulares, lo que impediría asistir a aquellas personas que no puedan desplazarse hasta los centros sanitarios. Algo que ya se ha trasladado a las personas responsables de Salud, sin haber obtenido hasta el momento una solución.

A todo lo anterior, señalan, habría que sumar la falta de recursos personales, puesto que no se cubren ni las vacantes, ni las bajas, y por supuesto no se cubren las vacaciones, “hay profesionales que tienen que hacer incluso 48 horas seguidas de trabajo, con el agotamiento físico y mental que esto supone y la repercusión directa que tiene en la atención del paciente. Este problema es especialmente grave entre los profesionales de medicina”.

Los sanitarios de atención primaria declaran estar hartos de escuchar el papel tan fundamental “que hemos realizado evitando el colapso de los centros hospitalarios, la labor que vamos a desempeñar detectando nuevos brotes, pero lo que nadie dice es que a día de hoy la atención primaria no se ha reforzado en absoluto, ni se nos ha dotado de ropa de trabajo adecuada, ni vehículos. Estamos haciendo PCR a domicilio, transportando muestras biológicas potencialmente contaminadas en nuestro coche y  con nuestra ropa de casa que luego llevamos a otro domicilio y además tenemos que lavar en nuestras casas, sin los medios que puedan garantizar la desinfección de materiales y ropa”.

Un trabajo extra y de riesgo por el que actualmente una enfermera cobra menos de 17 euros brutos al mes por la exposición a este tipo de riesgos biológicos  y otros derivados del puesto de trabajo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sanitarios navarros se plantean dejar de poner a disposición de Salud sus vehículos particulares