EDUCACIÓN

Se extenderá a toda Navarra: el Servicio Navarro de Empleo prueba en Baztán un programa contra el paro juvenil

Se dirige especialmente a jóvenes que están finalizando los estudios o que los han terminado recientemente

Oficina del Servicio Navarro de Empleo.
Oficina del Servicio Navarro de Empleo.

 El Servicio Navarro de Empleo (SNE) ha implantado en la zona de Baztán-Bidasoa un nuevo programa de atención y orientación laboral a jóvenes que permite en 20 horas generar propuestas de empleo o innovación social en el entorno.

El nuevo sistema, “Giltza”(‘llave’), adopta un enfoque preventivo y se dirige a jóvenes que van a finalizar o han finalizado sus estudios.

Con metodologías activas y de orientación al reto, el programa pivota sobre unas nuevas relaciones entre los agentes e instituciones dedicados a la orientación, la generación de empleo y la formación/educación.

El proyecto surgió en un curso de Experto Universitario que organizó el SNE para su personal de orientación junto con la UPNA, que incluía la puesta en marcha de proyectos de intervención con metodologías ágiles.

Así el SNE detectó la necesidad de poner en marcha nuevos programas de intervención con jóvenes y la agencia de Santesteban se encargó de su ejecución, junto con la Fundación Emplea, y en colaboración con el CIP Elizondo.

El Gobierno destaca que el programa ha generado un nuevo recurso de activación en el SNE específico para un colectivo prioritario, un recurso adaptado al mercado laboral y sus dinámicas y en el que, frente a la orientación cara a cara con un profesional, se incluye la realización de un taller de 20 horas, impartido en una misma semana, orientado al reto y con metodología el aprendizaje colaborativo basado en proyectos.

La extensión de "Giltza" ha comenzado en Pamplona y su comarca, Alsasua y Tudela, y en 2021 se incorporarán el resto de agencias, sin descartar que se aplique a otros colectivos como parados de larga duración, mayores de 45 años o personas en riesgo de exclusión.

Para el Gobierno, Giltza ha sido "la demostración de que el personal propio del SNE también innova y de que el fortalecimiento de los servicios públicos es una inversión porque contribuye a trasladar mejores herramientas a la ciudadanía”.

La experiencia piloto comenzó a gestarse en febrero y la pandemia obligó a reconducirla y pasar de un reto inicial sobre industrias y trabajos digitales a la reactivación del comercio y la economía circular.

Una vez seleccionados los 11 participantes junto con el CIP Elizondo, en su mayor parte provenientes de los grados superiores de Administración y Finanzas y que no pudieron realizar las prácticas laborales debido al confinamiento, en junio se realizaron las cinco sesiones del taller y se contrastó la experiencia adquirida con emprendedores de la zona.

Las propuestas que plantearon los equipos fueron "Activa Jóvenes”, un proyecto de innovación social a favor del mantenimiento de los jóvenes en el territorio y el relevo generacional a través de grupos de ayuda mutua e intergeneracional; "Mi pueblo es una pyme”, para crear cooperativas y sociedades sobre las pymes y autónomos; y "Un joven, un pueblo”, que aborda cómo frenar la emigración con espacios culturales y de ocio que además creen empleo.

El SNE hace una valoración “muy positiva” de Giltza porque la participación superó a la de otras formaciones habituales, se ha conocido y compartido la problemática comarcal, ha habido un cambio de actitudes y percepciones y los 11 jóvenes, que trabajan o siguen estudiando, han adquirido beneficios intangibles, "más transformadores”


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Se extenderá a toda Navarra: el Servicio Navarro de Empleo prueba en Baztán un programa contra el paro juvenil