SOCIEDAD

¡Aquí no hay playa! Estas son las once 'piscinas naturales' para bañarse en Navarra y los ríos en los que es mejor no hacerlo

Una ordenanza de higiene y salubridad acota algunos de los lugares en los que es recomendable "absternerse" de entrar al agua.

Una joven salta desde un puente al río de Irotz, localidad cercana a Pamplona, para hacer frente a las altas temperaturas que se han dado estos últimos días en Navarra. EFE/Iván Aguinaga
Una joven salta desde un puente al río de Irotz, localidad cercana a Pamplona, para hacer frente a las altas temperaturas que se han dado estos últimos días en Navarra. EFE/Iván Aguinaga

Poca gente discutirá la diversidad de una tierra como la Comunidad foral de Navarra. La vegetación verde del norte contrasta en tan solo unos pocos kilómetros con los parajes bardeneros más propios del desierto. Sin embargo, y como dice 'The refrescos' en su popular canción de finales de los ochenta, "aquí no hay playa". Verdad absoluta.

A pesar de que las aguas saladas tampoco quedan muy lejos de Navarra, es cierto que es necesario visitar otras comunidades para poder disfrutar de unas míticas 'Vacaciones en el mar'.

No obstante, el territorio foral ofrece otras alternativas, más dulces en la mayoría de los casos, en las que poder sumergirse cada verano. Se trata de las zonas de baño o 'piscinas' naturales en las que la calidad del agua se encuentra controlada por el Instituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra. De hecho, un río navarro en Carcastillo ha sido catalogado como el mejor de España para bañarse.

En otros veranos, hasta doce zonas han sido designadas como "aptas" para el baño, pero este año una de ellas presenta una calidad "insuficiente" en sus aguas por lo que el número se reduce.

Además, cabe resaltar que las zonas en las que uno no puede bañarse no están relacionadas con la peligrosidad del entorno para el bañista, sino con la calidad de sus aguas, ya que suelen tener altas concentraciones de bacterias como la E.Coli que pueden producir problemas gastrointestinales en la mayoría de los casos.

Por ejemplo, según el artículo 18 de la Ordenanza básica de higiene y salubridad del Ayuntamiento de Pamplona, se recomienda con "carácter permanente abstenerse del baño en todas las aguas de los ríos en el término municipal de Pamplona". Al parecer, ninguno de los cauces fluviales que discurren por las inmediaciones de la capital navarra reúne las características óptimas para zambullirse en ellas.

Un hecho que resulta paradójico ya que es habitual, en los días más calurosos, encontrarse con bañistas en las inmediaciones del Club Natación, bañadas por el río Arga; o en la zona de Villava y Huarte, en el río Ulzama. Se trata de una práctica alegal, es decir, que no está regulada ni prohibida y que, al parecer, queda en el sentido común de las personas.

LAS ONCE PISCINAS NATURALES 'APTAS' EN NAVARRA

En este verano 2017, de las once zonas que están disponibles para darse un chapuzón en la Comunidad foral, dos de ellas han logrado una una calificación de "buena" por la calidad de sus aguas, mientras que el resto se eleva a "excelente". Tan solo una, el río Anduña a su paso por Ochagavía ha empeorado su calificación y se ha descolgado de esta refrescante lista.

1. Río Araxes, en Betelu | Excelente

La piscina fluvial es el resultado de un remanso originado por un pequeño azud. Las aguas provienen del macizo kárstico del Parque Natural de Urbasa-Andía, encontrándose el nacimiento del río a menos de 4 kilómetros de la zona de baño. En la misma se pueden ver truchas y otros indicadores de la excelente calidad de sus aguas.

2. Río Urederra, en Artabia (Allín) | Excelente

La piscina fluvial es el resultado de un remanso originado por un pequeño azud. Las aguas provienen del macizo kárstico del Parque Natural de Urbasa-Andía. En la misma zona de baño hay un puente románico desde el que es fácil ver truchas, sin duda un indicador de la buena calidad de sus aguas

3. Manantial de agua salada en río Estella | Excelente

Esta poza que se llena con el agua procedente de un acuífero de yesos y carbonatos, con una concentración en sales muy alta. La temperatura del agua permanece constante durante todo el año (en verano 17ºC a 18ºC), por lo que la zona es muy utilizada en todas las estaciones. La tradición dice que sus aguas tienen efectos curativos, sobre todo, para las enfermedades de la piel.

4. Embalse de Alloz | Excelente

El Embalse de Alloz (930 hectáreas) se sitúa a lo largo del cauce del río Salado, con un sustrato compuesto principalmente por arcillas y areniscas. Construido en 1930, es un lugar privilegiado para disfrutar de los deportes náuticos, la pesca o el baño.

Rodeado de quejigales, pastizales, matorrales y pinos. Es punto de concentración de surfistas, wind-surfistas y piragüistas, ya que aquí son habituales vientos de fuerza tres y cuatro.La temperatura de las aguas en verano fluctúa entre los 16 y 25ºC.

5. Balsa de la Morea, en Beriáin | Excelente

La Balsa de la Morea está catalogada dentro del Inventario de Zonas Húmedas de Navarra. La calidad de sus aguas es excelente y está controlada desde 1994. No recibe directamente ningún tipo de vertido de aguas residuales. Por ello, las analíticas han dado en los últimos años valores de excelente calidad.

Cuenta con un embarcadero para la Escuela de vela. Están prohibidas las barcas de motor. Bordeando la Balsa existe un camino perimetral de 1,5 km de longitud, ideal para dar un paseo. Es zona de pesca y se utiliza mucho para este fin... La temperatura de sus aguas fluctúa en verano entre los 18 y 24ªC.

6. Barranco de la foz de Benasa, en Navascués | Excelente

La piscina fluvial de la Foz de Benasa se encuentra en un paraje rodeado de naturaleza, que por sus valores ha sido designado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

Presenta condiciones mediterráneas en un entorno pirenaico por lo que se mezclan los abetos y las carrascas en el paisaje. Las aguas proceden del arroyo de Benasa y mediante una tajadera se embalsan en una piscina de hormigón. Es una zona con controles de calidad de las aguas desde 1994.

7. Piscina de Uztárroz | Excelente

La piscina fluvial de Uztárroz se encuentra en el pueblo pirenaico de Uztárroz en el valle de Roncal. En el mes de julio se colocan unos tablones de madera transversales junto al puente, que embalsan el agua y permiten disponer de la profundidad necesaria para el baño. Las aguas son frescas, tienen en verano una temperatura que varía de 14 a 17ºC.

8. Río Aragón, en Carcastillo | Excelente

Zona de baño producida por una presa en el río Aragón. Es un entorno privilegiado con grandes árboles. La presa tiene 300 m de ancho, y en los días en los que el río baja ofrece un bonito espectáculo de agua.

9. Balsa El Pulguer, en Tudela | Excelente

La Balsa el Pulguer es Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Reserva Natural desde 1987. Es la zona de baño más meridional de Navarra, con un clima árido por su cercanía a las Bardenas Reales. La temperatura del agua en verano oscila entre los 22 y 26ºC. Presenta una salinidad media-alta. La práctica de deportes acuáticos está delimitada con unas boyas.

10. Río Urederra, en Zudaire | Buena

La piscina fluvial de Zudaire es el resultado de un remanso originado por la presa de una central hidroeléctrica. Está abierta los meses de julio y agosto y mitad de septiembre. Tiene socorrista, algo que la hace ideal para los más pequeños.

11. Río Esca, en Burgui | Buena

La piscina fluvial de Burgui se sitúa en un LIC (Lugar de importancia comunitaria) aguas abajo de la presa de las almadías. Debido a que el río Esca es un río pirenaico, las islas de gravas que se forman año tras año, van cambiando de configuración y de posición. Se trata de un río de montaña húmeda calcárea. El lecho es de gravas de tamaño mediano-grande.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¡Aquí no hay playa! Estas son las once 'piscinas naturales' para bañarse en Navarra y los ríos en los que es mejor no hacerlo