• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 18:39

 

 
 

SOCIEDAD

La 'otra' vuelta la cole: esto es todo lo que necesitas saber para evitar los piojos en septiembre

En la lucha contra estos parásitos es esencial hacerse con un kit de combate integrado por una toalla, una lendrera, un buen pediculicida y un champú antipiojos.

Imagen de una madre llevando a su hija al colegio ARCHIVO
Imagen de una madre llevando a su hija al colegio ARCHIVO

La pediculosis es, junto al resfriado común, una de las enfermedades más contagiosas, de acuerdo a la Asociación Española de Pediatría (AEP). Ello explica que, ahora que comienza el nuevo curso, aumente el riesgo de que un ejército de piojos invada la cabeza de los escolares.

Aunque este problema suele provocar la desesperación de los padres, hay que saber que ganar la guerra a los piojos no es misión imposible. Como recuerda Eduardo González Zorzano, experto del Departamento Científico de Cinfa, “el primer paso es notificar inmediatamente al colegio que nuestros hijos padecen pediculosis con el fin de que tome medidas para prevenir el contagio a sus compañeros de clase. En ningún caso debemos callarnos por vergüenza, ya que el mito de que los piojos van solo al pelo sucio es falso”.

El segundo paso en la lucha contra estos parásitos es hacerse con un kit de combate, integrado por una toalla, una lendrera, un buen pediculicida y un champú antipiojos. Para asegurarnos de que eliminamos de manera efectiva los insectos del cabello del niño, es crucial seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante y el farmacéutico.

En primer lugar, se debe examinar el pelo con la lendrera y arrastrar los piojos mechón a mechón. “Debemos ser conscientes de que, junto a la lendrera y el pediculicida, la paciencia es nuestra mejor aliada para eliminar estos parásitos”, recuerda al respecto el experto de Cinfa.

“Conviene realizar este procedimiento con el cabello húmedo, ya que en este entorno los piojos se mueven más lentamente, así como colocar un paño blanco sobre los hombros del niño o niña para poder ver los insectos cuando caigan”, añade.

Posteriormente, debe aplicarse el champú, loción o espuma pediculicida sobre el cabello seco, masajeando la zona ligeramente. Al acabar, es importante dejar que se seque el pelo al aire en vez de usar el secador, ya que el calor inactiva el efecto insecticida residual del producto. Para terminar, debe peinarse el cabello con la lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres.

Después, ya solo queda insistir en la estrategia vencedora: repetir la misma operación una semana después para garantizar la eliminación de todos los piojos y liendres. “Con que haya quedado alguno, es suficiente para que nazcan y se reproduzcan de nuevo. Lo harían, además, con mayor resistencia al pediculicida, por lo que tenemos que asegurarnos de que no suceda”, advierte González Zorzano.

DUDAS FRECUENTES

Una infestación de piojos se puede prevenir "vigilando constantemente la cabeza de los niños, sobre todo cuando se sepa de algún brote de piojos en el colegio". 

"Si confirmamos que nuestro hijo no tiene piojos y sabemos que en su entorno sí los hay, es posible utilizar repelentes específicos de piojos de venta en farmacias. No se debe usar un pediculicida si no se confirma que existen piojos: se pueden generar resistencias", señalan los expertos. 

Si el niño tiene piojos no debe dejar de asistir al colegio, "tan sólo tratarse". "Deberá realizarse correctamente el proceso de desinfestación, pero una vez eliminados los piojos, pueden asistir a clase sin problema. Es fundamental, no obstante, avisar en el colegio, para que los padres de otros niños revisen también sus cabellos, ya que el contacto previo puede haber dado lugar al contagio". 

Si lo que ocurre es que, por ejemplo, un hijo tiene piojos y el otro no, lo que se debe hacer es, en primer lugar, "evitar el contacto entre las cabezas de los menores y evitar compartir objetos que tengan contacto con el cabello; inspeccionar las prendas de ropa, toallas, gorros, etc., que puedan haber compartido y siempre que sea posible, se debe lavar la ropa del niño infestado a una temperatura superior a sesenta grados".

"También se deben introducir los juguetes y peluches del niño afectado en una bolsa hermética durante tres días, porque como los piojos se alimentan cada 4-6 horas de la sangre del huésped, no pueden vivir tanto tiempo aislados y morirán. Los peines, horquillas y cepillos debemos sumergirlos en agua hirviendo y aspiraremos toda la casa", informan. 

Con respecto a los contagios en piscinas los expertos señalan que es "improbable", ya que "cuando los piojos están dentro del agua, sea en el mar, piscina o ducha, entran en un estado de animación suspendida, aunque se mantienen firmemente agarrados al cabello, tratando de sobrevivir". "Sí podemos contagiarnos al compartir toallas o guardar artículos personales y ropa cerca de objetos infectados, así, a los niños se les debe enseñar a no compartir ese tipo de artículos, tanto en la piscina como en los vestuarios". 

Los piojos no distinguen entre niños y niñas, si bien "suelen transmitirse más entre ellas, no porque tengan el pelo más largo, sino por los juegos que suelen realizar, en los que están más juntas y abrazadas, y porque comparten más objetos como horquillas, coleteros, peines, etc. También hay niños, sin importar el género, que tienen más predisposición a padecerlos, debido a su composición sanguínea", informan.

En cuanto a la causa de los picores, los expertos aluden a "la saliva que genera el piojo al picar sobre el cuero cabelludo para alimentarse". "Rascarse la cabeza puede irritar el cuero cabelludo y producir una pequeña infección bacteriana que aumente el malestar", admiten. 

Para contrarrestar sus efectos se den usar "champús, lociones o espumas pediculicidas que deben aplicarse siempre sobre el cabello seco, masajeando la zona ligeramente, y de acuerdo a las instrucciones del fabricante y el farmacéutico". 

"La aplicación de una loción (de diez a quince minutos) con un gorro puesto, lavado del pelo con un champú y el aclarado del pelo constituyen el grueso del tratamiento". "Es importante secar el pelo al aire libre, nunca con secador, ya que el calor inactiva el efecto insecticida residual del producto. Para terminar, debe peinarse el pelo con una lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres", apuntan. 

Además, desde Cinfa recomiendan repetir el tratamiento "siete días después de la primera aplicación para asegurarnos de que hemos eliminado todos los piojos y liendres".

"Los piojos depositan las liendres en el flequillo, la base del cabello y detrás de las orejas, porque son las zonas más calientes y apropiadas para la supervivencia. Por tanto, cuanto más lejos de la base del cabello estén, más tiempo llevarán en la cabeza y ya habrán eclosionado o estarán muertas. Sin embargo, a simple vista es prácticamente imposible diferenciarlas (de hecho, es frecuente confundirlas con caspa), por lo que hay que eliminarlas todas", concluyen. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La 'otra' vuelta la cole: esto es todo lo que necesitas saber para evitar los piojos en septiembre