• miércoles, 30 de noviembre de 2022
  • Actualizado 11:13
 
 

EMPRESAS

Una piedra en el camino para Mina Muga: colectivos ecologistas recurren los permisos de explotación

Tratan así de paralizar el proyecto de extracción de potasa por considerarlo "insostenible económica y medioambientalmente". 

Instalaciones de Mina Muga, ubicadas en los términos municipales de Sangüesa y Undués de Lerda (Aragón).  GEOLOCALI
Instalaciones de Mina Muga, ubicadas en los términos municipales de Sangüesa y Undués de Lerda (Aragón). GEOLOCALI

Ecologistas en Acción de Aragón, la Fundación Sustrai Erakuntza y la Plataforma Unitaria contra las Minas de Potasa en la Bal d’Onsella y la Sierra del Perdón han interpuesto recurso contencioso-administrativo contra el Gobierno de Navarra, la Diputación de Aragón y el Ministerio para la Transición Ecológica por los permisos de explotación de Mina Muga.

Estas entidades siguen así su batalla para tratar de paralizar este proyecto de extracción de potasa de la empresa Geoalcali, que consideran "insostenible económica y medioambientalmente".

En este sentido cuestionan que este "megaproyecto" haya nacido "al amparo de la preconstitucional ley de minas" (1973) aún vigente ya que "pone en primer lugar los intereses de las empresas frente a las necesidades del país y el interés de la sociedad, dejando en un segundo plano los severos impactos medioambientales, que perjudicarían muy negativamente" a los habitantes de la comarca de Sangüesa y Altas Cinco Villas y, "por extensión, al conjunto de la sociedad navarro-aragonesa, incluso en términos económicos".

"La concesión de explotación se hace sin que la mayor parte de las modificaciones exigidas a Geoalcali, tanto en alegaciones formuladas desde las asociaciones como en los requerimientos de las administraciones, hayan sido objeto de una participación pública satisfactoria, como sería preceptivo", dicen en un comunicado los colectivos recurrentes.

En él subrayan que hasta en 16 ocasiones Geoalcali ha tenido que presentar "documentos aclaratorios y adendas" al proyecto Mina Muga tras haber recibido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva, entre las que citan "el plan de restauración, el proceso de relleno con materiales sobrantes (backfilling), la afección a las aguas, la propia viabilidad económica del proyecto o los hundimientos y subsidencias que pudiera provocar".

Critican además que "en ningún momento se ha tenido acceso público a las medidas que Geoalcali afirma que va a emprender para evitar los graves problemas generados potencialmente por la actividad, tales como subsidencias y hundimientos del terreno, sismicidad inducida, múltiples afecciones ambientales, entre ellas las afecciones a los cursos fluviales y acuíferos, incluyendo el embalse de Yesa". Precisamente, este embalse ya presenta una situación muy preocupante debido a la sequía. 

Añaden asimismo que según la concesión otorgada, "la mina creará una escombrera que podrá ocupar hasta 37 hectáreas (60 campos de futbol) y un máximo de 13,7 metros de altura, pudiendo albergar hasta 4,5 millones de toneladas de residuo", un material que se transportará por carretera, para lo que serán necesarios "512 camiones al día, un camión cada dos minutos y medio", que circularán por la comarcal NA-127 de Sangüesa a Liédena, con tramos sin arcén, y por la autovía A-21, lo que preocupa a varios alcaldes por la posible siniestralidad.

Ecologistas en Acción de Aragón, la Fundación Sustrai Erakuntza y la Plataforma Unitaria contra las Minas de Potasa en la Bal d’Onsella y la Sierra del Perdón apuntan igualmente que Mina Muga "entra en contradicción" con a ley foral de Cambio Climático "ya que conllevará un aumento considerable de emisiones de gases de efecto invernadero y un retroceso en los objetivos del sector primario, perpetuando el modelo de intensificación agroganadera estatal y mundial".

"Tampoco armoniza", dicen, con la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático y los objetivos generales de reducción de emisiones planteados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

"La población de Aragón y Navarra afectada por Mina Muga no necesita un proyecto que va a transformar negativamente sus comarcas, donde ni siquiera existe una tasa de paro relevante que fundamente o justifique la utilidad pública de proyectos como este", aseveran, y lamentan que las tres administraciones implicadas "no han estado a la altura de la responsabilidad en defensa del bien común que de ellos se espera".

Y les acusan de haberse "plegado a los intereses privados de Geoalcali y su matriz australiana Highfield Resources, cuya principal actividad es la especulación en bolsa, dejando de lado a los habitantes de las comarcas navarro-aragonesas que no demandan este modelo de desarrollo basado en proyectos con graves impactos medioambientales y sociológicos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una piedra en el camino para Mina Muga: colectivos ecologistas recurren los permisos de explotación