• lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 07:14

 

 
 

SOCIEDAD

Salud y arzobispado piden suspender comuniones y otras celebraciones en Navarra

Tras una reunión mantenida entre ambas instituciones, se ha convenido que las circunstancias actuales no son las más convenientes y piden aplazamientos. 

Un niña celebra su comunión. ARCHIVO
Un niña celebra su comunión. ARCHIVO

El Gobierno de Navarra y el arzobispado de Pamplona han decidido recomendar que se cancelen las próximas celebraciones religiosas en Navarra al menos hasta dentro de tres meses. 

El Departamento de Salud ha mantenido una reunión con el arzobispado de Pamplona y Tudela, en el marco de la colaboración regular durante toda la pandemia, para compartir los datos e indicadores sobre la situación epidemiológica en Navarra, las medidas de prevención para minimizar la transmisión del COVID-19 y las eventuales previsiones para las próximas semanas.

Tras valorar esta información, han coincidido en recomendar de forma conjunta que se pospongan, en la medida de lo posible, las próximas celebraciones como bodas, comuniones y confirmaciones, entre otras, y muy especialmente los convites que siguen al acto litúrgico,  al menos hasta después de junio, cuando se habrá avanzado en el proceso de inmunización.

El encuentro, celebrado a iniciativa de Salud y en el que han participado el director general del departamento, Carlos Artundo, el gerente del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), Alfredo Martínez, y el arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, ha servido para confrontar los datos epidemiológicos y sanitarios y evaluar el contexto del CODIV-19 en la comunidad, ante el que tanto Salud como la Archidiócesis ven necesario evitar las situaciones de riesgo de transmisión y aglomeraciones, así como intensificar las medidas preventivas. Más aun, cuando las siguientes semanas se antojan vitales para aumentar el nivel de inmunidad en la población de Navarra a través de la campaña de vacunación, en especial en las personas más vulnerables y de mayor edad.

Experiencia del año pasado

A todo lo anterior se suma la experiencia del año pasado cuando se constató el riesgo de este tipo de celebraciones, no durante la celebración del acto en el recinto religioso (el aforo está limitado y se siguen las normas de distanciamiento, higiene y uso de la mascarilla), sino a las entradas y salidas, donde a veces se producen aglomeraciones y, muy especialmente, en los convites que siguen a la celebración litúrgica.

En esa línea, el Arzobispado de Pamplona y Tudela ha remitido una nota dirigida a todos los párrocos de la Comunidad Foral ofreciendo las orientaciones mencionadas y pidiendo su colaboración para que puedan llevarse a efecto siempre que sea posible.

Durante la reunión, el Departamento de Salud y el Arzobispado se han comprometido a seguir manteniendo un canal de comunicación continuo y a compartir información sobre el estado de la pandemia en Navarra, así como la habitual colaboración, que ha dado fruto, por ejemplo, a la cesión del Seminario para el aislamiento en condiciones adecuadas de personas vulnerables con COVID-19 y a la atención sanitaria y vacunación de comunidades religiosas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Salud y arzobispado piden suspender comuniones y otras celebraciones en Navarra