ECONOMÍA

El crecimiento de la economía navarra se redujo en 2019: el PIB creció seis décimas menos que en 2018

El PIB de Navarra creció el pasado año un 2,6%, por encima de la economía española pero menor al crecimiento registrado en 2018.

Un fajo de billetes
Un fajo de billetes  

El PIB generado por la economía navarra registra en 2019 un crecimiento del 2,6%, seis décimas menos que la tasa alcanzada en 2018. La economía española crece un 2%, tras el 2,4% registrado el pasado año, mostrando un perfil de moderación también observado en Navarra.

Este menor dinamismo de la economía navarra se debe, desde la óptica de la oferta, a la moderación estimada en las ramas de servicios, agrarias y, en menor medida, de la actividad industrial, compensada en parte por las ramas constructoras que acentúan el ritmo de crecimiento, según ha informado el Instituto de Estadística de Navarra.

Desde la óptica de la demanda, la demanda interna modera el crecimiento con una aportación de 2,2 puntos porcentuales, evolución que proviene de la ralentización estimada en el gasto en consumo final de los hogares, compensada en parte por el dinamismo observado en el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas y el perfil de estabilidad mostrado en la formación bruta de capital.

Por su parte, la demanda externa cifra su contribución positiva al crecimiento agregado en 0,5 puntos porcentuales, una décima menos que en 2018.

En los datos relativos al cuatro trimestre de 2019, el PIB de Navarra registra un crecimiento del 2,4% respecto al mismo periodo del año anterior, una décima menos que en el tercer trimestre. Respecto al trimestre anterior la variación es del 0,2%, tras el 0,4% estimado en el periodo precedente.

España ha registrado una tasa interanual del 1,8%, según se desprende de la Contabilidad Nacional Trimestral, una décima inferior a la alcanzada el tercer trimestre.

Desde la óptica de la oferta, el crecimiento interanual del PIB de Navarra en el cuarto trimestre deriva de las elevadas tasas de variación reflejadas en las ramas constructoras y los servicios, que cifran el crecimiento en el 2,9% y 2,7% respectivamente, si bien moderan el ritmo de avance respecto al trimestre anterior. Tan sólo la actividad industrial refleja un mayor dinamismo en este trimestre con un incremento del 2%.

Desde la óptica de la demanda, el PIB basa su crecimiento en el dinamismo de la demanda interna, que, si bien continúa liderando el crecimiento, modera su aportación al agregado que se sitúa en 2 puntos porcentuales.

Se ralentiza el gasto en consumo final, que incrementa un 2% debido a la desaceleración observada en el gasto en consumo final de los hogares, compensada en parte por las elevadas tasas de variación del consumo final de las Administraciones Públicas. Por su parte, la formación bruta de capital acentúa ligeramente el ritmo de avance al 1,9%.

La demanda externa mantiene su contribución al agregado en 0,5 puntos porcentuales.

El empleo registra un crecimiento del 2,2%, una décima menos que la tasa alcanzada el trimestre anterior, que unido al avance del PIB hace que la variación de la productividad del factor trabajo se cifre en 0,2%, una décima menos que el tercer trimestre.

La remuneración por persona asalariada crece el 2,3%, mientras que el coste laboral unitario se sitúa en el 2,1%, nueve décimas por encima del deflactor implícito del PIB.

NAVARRA, DONDE MENOS CAE EL CONSUMO

Un estudio realizado por el neobanco Bnext indica que Navarra es la comunidad en la que menos ha bajado el consumo tras el estado de alarma, con un 18%, mientras que de media en el país la caída llega al 40%.

Por detrás de Navarra figuran los descensos de consumo de Murcia (23%) y Baleares (24%), mientras que en le extremo opuesto aparecen Cataluña y la Comunidad Valenciana (47%) y Cantabria (48%).

El informe añade que los jóvenes entre los 18 y los 30 años son los que más han reducido su gasto, hasta un 46% durante la primera quincena del confinamiento, mientras que los que menos lo han hecho son las personas mayores de 60, entre las que ha descendido en un 30%.

Por hábitos de los consumidores, Bnext dice que el momento de mayor compra se ha adelantado en una hora, hasta las 14 horas, y el día de mayor consumo ha pasado del viernes al sábado.

Otros datos del estudio reflejan que el gasto medio en el caso de las compras online se ha duplicado y alcanza los 95 euros durante este periodo de cuarentena, mientras que en las compras en las tiendas físicas se sitúa en 78 euros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El crecimiento de la economía navarra se redujo en 2019: el PIB creció seis décimas menos que en 2018