• jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 02:36

 

 
 

ECONOMÍA

La crisis económica se instala en Navarra: el PIB refleja un descenso anual de casi el 6 %

El levantamiento de las medidas antiCovid ha provocado un aumento histórico trimestral, aunque la tendencia de fondo sigue siendo a la baja.

Montaje de un nuevo establecimiento de Burger King en Ardoi (Zizur) mediante un sistema de construcción modular industrializada con 14 módulos ya prefabricados. IÑIGO ALZUGARAY
Varios operarios trabajan en una obra. IÑIGO ALZUGARAY

El levantamiento de la mayor parte de las medidas de contención frente a la Covid-19 se ha traducido en un incremento del PIB de Navarra del 15,8% entre julio y septiembre de 2020 respecto al trimestre anterior, según datos del Instituto de Estadística de Navarra. En el conjunto nacional, el PIB ha crecido un 16,4%.

No obstante, en comparación con el mismo trimestre del año anterior, el PIB cae en Navarra un 5,9%. Este descenso interanual es menor que el observado en España, 9%, pero superior al de la UE-27, donde se redujo en un 4,2%.

Desde el punto de vista de la oferta, todos los sectores han sufrido un descenso interanual de su valor añadido, si bien de menor intensidad que el observado el trimestre anterior, excepto los servicios de no mercado, que han experimentado una tasa positiva del 5,2%.

La industria en el tercer trimestre ha experimentado una contracción del 6,3% y la agricultura de 2,8%. En el sector de la construcción el retroceso observado es del 5,2% con respecto al mismo trimestre del año 2019. Los servicios de mercado cifran la caída en el 8,8%, siendo comercio, hostelería y transporte, los que reflejan mayor deterioro.

En cuanto a la demanda, destacan las señales de ligera recuperación del consumo de los hogares e ISFLSH o consumo privado, que desciende un 8,9%, y la continuidad en el crecimiento del consumo final de las Administraciones públicas, o consumo público, que asciende un 5% en términos interanuales.

La inversión o formación bruta de capital modera la caída al 13%.

Las exportaciones moderan el retroceso al 12,1% con respecto al tercer trimestre del año anterior, debido a la mayor actividad industrial, mientras que las importaciones se han contraído un 15,2%.

Por lo tanto, la demanda externa, que es la diferencia entre exportaciones e importaciones, refleja señales de recuperación debido a la evolución de sus dos componentes y la aportación al PIB pasa a ser positiva.

La remuneración de asalariados registra una contracción (-2,8%) menor que la del excedente bruto de explotación (-7,3%), formado por la remuneración de las personas autónomas y los beneficios empresariales.

En relación al empleo, el tercer trimestre de 2020 se modera la caía interanual en un 5%.

Los puestos de trabajo de las personas asalariadas han descendido un 4,2%, por lo que el impacto negativo ha sido más fuerte en términos de empleo no asalariado.

Las personas que están en ERTE forman parte como ocupadas en las estadísticas de empleo, pero según el Sistema Europeo de Cuentas (SEC) no computan como puestos de trabajo en las cuentas nacionales, anuales y trimestrales.

El sector primario ha presentado un descenso del empleo del 1,1% en relación al tercer trimestre del año 2019. El retroceso interanual ha sido mayor en el sector de la construcción, con una disminución del 3,1%, la industria con 6,1%, y el sector de los servicios de mercado, con una reducción del 7,2%. Sólo el empleo en el sector servicios de no mercado ha experimentado un crecimiento del 1,3%.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La crisis económica se instala en Navarra: el PIB refleja un descenso anual de casi el 6 %