PREMIUM  SOCIEDAD

Periodistas, policías y judicatura debaten en Pamplona sobre si es suficiente la autorregulación a la hora de informar

Las fuerzas de seguridad y los tribunales han reclamado que se respeten los límites en la comunicación que ellos establecen.

Jornada profesional de la Guardia Civil sobre buenas prácticas en la comunicación. IÑIGO ALZUGARAY
Jornada profesional de la Guardia Civil sobre buenas prácticas en la comunicación. IÑIGO ALZUGARAY  

Los periodistas han defendido en Pamplona la "autorregulación" y la ausencia de normativa específica que ponga límites a su quehacer más allá de la Constitución, una cuestión que colisiona en reiteradas ocasiones con la labor de las partes implicadas en investigaciones criminales, como policías y jueces.

Así se ha puesto de manifiesto este lunes en una jornada organizada por la Guardia Civil para celebrar los 30 años de funcionamiento en Navarra de la Policía Judicial de este cuerpo.

El acto ha sido inaugurado por el delegado del Gobierno en la Comunidad foral, José Luis Arasti, que ha respaldado la evolución de esta unidad orgánica, aunque ha reconocido que "el reto" es adaptarse a los tiempos marcados por el auge de las nuevas tecnologías y que traen nuevas formas de delinquir.

En este ámbito, ha abierto la duda de si "todo vale" a la hora de informar, y ha planteado como ejemplo que en algunos casos se ofrecen datos personales que propician el reconocimiento público de las víctimas, incluso de forma involuntaria, como ocurrió en la sentencia de La Manada, lo que lleva a "reflexionar sobre dónde están los límites de la información".

"Hay que ser pulcros y cuidadosos con la información que llega a la ciudadanía. Las fugas o filtraciones a menudo solo benefician al medio que consigue la exclusiva, pero por encima de un interés personal o profesional debe estar el respeto a la víctima y, por ende, a la investigación policial que permita esclarecer cada delito y hacer justicia", ha señalado Arasti.

En esa tarea, ha animado a "remar juntos" a los implicados: policías, jueces, abogados, fiscales, instituciones, periodistas y medios de comunicación, representados todos ellos en la jornada.

ESFUERZO CONJUNTO

En declaraciones a los periodistas, el capitán jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en Navarra, Fernando Bouzas, ha incidido en pedir desde el punto de vista policial "un esfuerzo entre todos para salvaguardar las investigaciones en curso".

Al respecto, se ha referido a casos nacionales, como el de Diana Quer o el del niño Gabriel, "en los que la interferencia habida con la prensa ha puesto en dificultad a los investigadores", y por ello ha considerado beneficiosa una jornada como esta, "de debate".

Ha negado que se puedan poner límites a la libertad de información ni de prensa, un "derecho protegido constitucionalmente", pero ha incidido en la necesidad de "buscar entre todos formas de actuación que perjudiquen lo menos posible tanto a las fuerzas de seguridad en sus investigaciones, como en otros casos a la intimidad de las víctimas, que muchas veces ven expuesto todo su sufrimiento y se ven victimizadas". "También para las personas que son acusadas y que tienen el derecho a la presunción de inocencia", ha avanzado sobre su exposición.

No era de la misma opinión el decano del Colegio de Periodistas de Navarra, Miguel Ángel Barón, que ha sido contundente al defender que "el único límite para los periodistas es el artículo 20 de la Constitución", que preserva el respeto a la intimidad, al honor y a la propia imagen.

Por ello, consciente del interés de policías y actores judiciales en elaborar una norma común, ha defendido que el deber del periodista es "informar" sin límites ni normas fuera de la constitucional y de la "confianza en las personas: en el profesional abogado, en el profesional juez y en el profesional periodista, que se relacionen para llegar a hacer su trabajo de la mejor manera posible".

SIN SUFICIENTE INFORMACIÓN

También se ha referido a las críticas de "sobreinformación" que algunos lanzan sobre casos mediáticos como el de La Manada, un asunto en el que, a su juicio, "quizá los problemas hayan venido porque no había suficiente información y el ciudadano se ha encontrado de repente con un desarrollo judicial que ya se veía venir".

"Esconder la información, que es lo que nos han hecho en el juicio de La Manada, es lo que nos ha llevado a las consecuencias tan extraordinarias que ha habido en toda España, lo que llaman un juicio paralelo. Pero si tú no informas a tiempo de lo que está ocurriendo, luego vienen los problemas que vienen", ha advertido.

Por su parte, el responsable de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), Gonzalo Ruiz, ha expuesto la política de comunicación establecida por el Consejo General del Poder Judicial, en concreto en el ámbito penal, donde los gabinetes de información se rigen por un protocolo que dictamina qué información pueden facilitar, "siempre bajo la directriz del juez de instrucción".

Se trata de dar "una información más objetiva y neutral, porque no somos parte como lo es la fiscalía o los abogados", ha dicho, tras negar que sea una información "restrictiva", ya que ofrecen los autos de encarcelación o excarcelación o el de apertura de juicio, por lo que "los límites" de la información, en un Estado de derecho, los marcan las leyes, en este caso la de Enjuiciamiento Criminal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Periodistas, policías y judicatura debaten en Pamplona sobre si es suficiente la autorregulación a la hora de informar