• martes, 09 de agosto de 2022
  • Actualizado 14:22
 
 

ECONOMÍA

"Nos están matando suavemente": la campaña de la hostelería navarra contra las restricciones

La Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería lamenta que las medidas que afectan a la hostelería "no van aparejados de compensaciones".

Rueda de prensa de la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH) para explicar la situación actual del sector e informar acerca de una campaña con la que se pretende llamar la atención del Gobierno de Navarra sobre "la falta de empatía de las instituciones". PABLO LASAOSA
Rueda de prensa de la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH) para explicar la situación actual del sector e informar acerca de una campaña con la que se pretende llamar la atención del Gobierno de Navarra sobre "la falta de empatía de las instituciones". PABLO LASAOSA

La Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH) ha puesto en marcha una campaña para denunciar que las restricciones del Gobierno de Navarra frente al Covid-19 están "matando suavemente" a negocios de hostelería.

La campaña va a consistir en la emisión en distintas radios de la canción 'Killing me softly' (Matándome suavemente), con la que la asociación quiere salir en defensa los pequeños negocios de hostelería, "los que más dependen de la barra del bar y que en estos momentos ven seriamente afectada su actividad, lo que se suma a anteriores restricciones y cierres".

La canción sonará en las emisoras de radio el miércoles. Además, ANAPEH ha pedido a todos los establecimientos hosteleros que pongan la canción en sus locales a modo de protesta, lo que irá acompañado de carteles en los que se indica que desde marzo de 2020 el sector ha estado 102 días cerrado y que ha soportado otros 459 días con restricciones de diferente índole (aforos, horarios, distancias o prohibición de consumir en barra). Además, a lo largo de este martes, ANAPEH cuenta con la colaboración de Dj Reimy, que recorrerá con su bicicleta cargada de altavoces los alrededores del Parlamento foral y el Palacio de Navarra haciendo sonar la canción.

Con esta campaña, ANAPEH quiere trasladar a las instituciones que las actuaciones "tienen consecuencias graves en muchos negocios, que los están matando a cámara lenta y que estos no tienen por qué ser los pagadores de la crisis sanitaria".

En un acto en la calle Calderería, Edurne Balenciaga, del bar Zazpi Kaldera, ha afirmado que el sector hostelero ha sido el más afectado por las restricciones durante la pandemia, "de manera especial y señalada los pequeños negocios hosteleros, los que son un proyecto de vida, de los que dependen muchas familias y muchas personas trabajadoras".

Balenciaga ha asegurado que "quienes permanecemos abiertos necesitamos disponer de personas que controlen el aforo, aun teniendo muchos menos ingresos, diciendo continuamente a la clientela que permanezca sentada y que cumpla las restricciones, lo que está acarreando no pocas situaciones de tensión y pérdida de clientes, que no comprenden la situación de estrés a la que estamos sometidos camareros y camareras". "Estamos más que hartas de ser las pagadoras, de ser señaladas como foco de contagio cuando todo el mundo sabe que las personas se infectan en cualquier lugar", ha indicado.

También ha censurado que los cierres y las restricciones "no van aparejados de compensaciones que nos permitan salir adelante", por lo que ha justificado la nueva campaña, que quieren que se realice "sin estridencias, de forma elegante pero contundente".

Nerea Sáez, hostelera del bar Terminal de Calderería, ha afirmado que en su local entran 78 personas y actualmente tienen un aforo de 40. "Con las restricciones, sin barra y con las medidas de las mesas, nos dejan en una aforo muy reducido. Con 40 personas de aforo y siete personas trabajando en el bar es muy complicado sobrevivir", ha indicado.

Sáez ha explicado que en su local compraron producto para Nochevieja y todavía lo están gastando. "Ha sido brutal abrirnos y volvernos a hacer esto", ha lamentado, para señalar que al Gobierno de Navarra "le cuesta mucho escucharnos". "Sí que es verdad que nos llaman para sentarnos. Yo he estado con Carlos Artundo -director general de Salud- dos veces pero hemos salido de ahí con la sensación de que nos dicen que sí, no nos escuchan y luego hacen lo que quieren. Creo que nunca han llegado sentir lo que nosotros realmente estamos padeciendo", ha afirmado.

ANAPEH ha defendido que "la hostelería quiere trabajar, dejar de ser señalada como foco de contagios y quiere que, en caso de aprobarse restricciones, estas lleven de manera automática aparejadas las consiguientes compensaciones".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Nos están matando suavemente": la campaña de la hostelería navarra contra las restricciones