PREMIUM  CIENCIA

Unai ya puede usar las dos manos tras nueve años de lucha por tener la mano izquierda

El pequeño Unai Blanco Martínez, que nació sin la mano izquierda, ya tiene su nueva extremidad en 3D realizada por estudiantes guipuzcoanos.

El profesor del CIFP Don Bosco de Errenteria, Carlos Lizarbe (d), hace entrega a Unai Blanco (c), un niño de 7 años de A Coruña, de una prótesis de brazo impresa en 3D y construida para él entre alumnos y profesores de este centro educativo. EFE
El profesor del CIFP Don Bosco de Errenteria, Carlos Lizarbe (d), hace entrega a Unai Blanco (c), un niño de 7 años de A Coruña, de una prótesis de brazo impresa en 3D y construida para él entre alumnos y profesores de este centro educativo. EFE  

Unai Blanco Martínez, que nació sin la mano izquierda, ha aprendido esta semana lo que es usar las dos manos tras nueve años de pelea, que han terminado con una prótesis 3D realizada por estudiantes guipuzcoanos.

El pasado lunes este niño de Arteixo (A Coruña) recibió en el CIFP Don Bosco de Errenteria su nuevo equipo naranja y verde, tal como él lo había pedido, que le sirve para completar su brazo izquierdo, que termina a la altura de la muñeca.

Mónica Martínez, su madre, ha recibido a EFE en su casa junto a su esposo y sus otras dos hijas, que son más pequeñas que Unai, después de una intensa semana en la que ha tenido múltiples visitas y su pequeño se ha convertido en el centro de atención.

Comenta que su primogénito "nació sin la mano izquierda" y desde que era un bebé sus padres han peleado para conseguir una prótesis a la altura de las circunstancias, pues la que tenía hasta ahora, proporcionada por la Seguridad Social, no tenía más función que la de evitar un posible complejo, que Unai no tiene.

A punto de cumplir diez años, el domingo 20 de febrero, Mónica se enteró de la posibilidad de conseguir un paso adelante para su hijo y fue a por él.

"Yo me enteré por la televisión de que había un niño americano que tenía una mano de 'Iron Man'. Busqué en internet y me enteré de que había una organización que fabricaba manos en 3D, que era 'Enabling the Future'", explica.

Fue a Bilbao, al "Maker Faire", una feria de inventores y creadores, donde conoció "a Carlos Lizarbe y a los alumnos del CIFP Don Bosco de Errenteria", donde se ofrecieron para este novedoso proyecto. "Eso fue en noviembre (del pasado año), ahora el 8 de febrero fue cuando me la entregaron", detalla y es el propio Unai quien matiza: "Fueron solo cuatro meses", añade.

Primero escanearon el brazo del pequeño en Pontevedra para conocer con detalle los puntos de apoyo y a partir de ahí comenzó el proceso de fabricación de esta prótesis, que permite agarrar objetos, pues cuando Unai dobla el codo, la mano se cierra y al estirar el brazo, se abre.

"Le sirve para ir probando la sensación de ir cogiendo cosas con las dos manos, aunque él ya es bastante autónomo", subraya su madre mientras el niño juega con una serpiente de Rubik con la que se desenvuelve de maravilla.

Mónica comenta que nada de esto ha tenido "coste" alguno para la familia, pues el centro vasco se ha encargado de la impresión en 3D y del diseño de proyecto de la mano de la fundación altruista "Enabling de Future".

El Estado aporta una pequeña cantidad a la familia, por lo que sin la ayuda del profesor guipuzcoano y sus alumnos, este sueño no se hubiera hecho realidad.

"Él tiene una minusvalía, que son mil euros al año, con quinientos cada seis meses. Después para comprarse una prótesis, hay que pagarla", abunda.

Hasta ahora solo había una opción a las prótesis fijas, que son las mecánicas, aunque por su alto coste y sus características específicas quedaban fuera de alcance de muchas familias, como la de Unai. "La alternativa serían las bioeléctricas, que pasan de 6.000 euros. Habría que esperar a que el niño deje de crecer para comprarla, pues si la comprásemos ahora, tendríamos que cambiarla para pocos años", desgrana.

El pequeño "está muy contento" ahora que sabe cuál es la sensación de usar las dos manos, con la que todavía "empieza", aunque durante la visita no se le quita la sonrisa de la boca mientras bromea y comenta el agobio sufrido durante toda la semana, cuando nadie apartaba sus ojos de él. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Unai ya puede usar las dos manos tras nueve años de lucha por tener la mano izquierda