• martes, 20 de abril de 2021
  • Actualizado 16:15

 

 
 

SOCIEDAD

Pensionistas navarros piden a la izquierda que se plante frente a los recortes, y De Simón (I-E) teme a las ayudas de la UE

Han defendido que el sistema es sostenible y han reclamado una pensión mínima de 1.080 euros.

Concentración de pensionistas en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Concentración de pensionistas en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Los pensionistas navarros, integrados en las organizaciones Amona, Oneka, Pentsionistak Martxan y Sasoia, se manifestaron este lunes en Pamplona y han defendido que “el sistema público de pensiones es sostenible”.

Encabezados por una pancarta en la que se leía en castellano y euskera "Pensión mínima 1.080 euros. Residencias y servicios públicos y dignos. Revisión del IPC real", la marcha ha comenzado en la plaza Consistorial y ha concluido junto a la delegación del Gobierno en Navarra, en la plaza de Merindades.

Los convocantes han recordado, en el tercer aniversario de sus marchas generales en defensa de pensiones públicas que “la reforma de pensiones de 2011 y 2013” sigue vigente, a pesar de sus reivindicaciones para eliminarla.

Han apuntado que “aunque se ha ganado alguna batalla, las promesas de garantizar un sistema público de pensiones no se están cumpliendo” al tiempo que han denunciado que se lleve el sistema de pensiones de trabajadores a planes privados de empresa.

Estos planes, han considerado en declaraciones a la prensa, “no van a compensar la merma que va a suponer el recorte planteado con la propuesta de tomar como referencia 35 años de cotización”.

En el texto que han leído al finalizar su manifestación han apuntado que “el ataque a las pensiones es parte del ataque a las condiciones de vida y trabajo”.

Han lamentado que según las últimas noticias en materia de pensiones se esté planteando “recortar pensiones a rentas bajas y subirlas, hasta en un 4%, a las rentas más altas”.

También han denunciado “la injusta distribución de la riqueza y el carácter depredador de un sistema económico cuyo centro no son las personas sino los intereses del capital”.

Por último, han señalado que seguirán movilizándose “como hasta ahora”, han llamado a sindicatos y partidos de izquierda a “oponerse activamente a los recortes” y han anunciado una nueva movilización general para el mes de febrero.

MIEDO POR LAS AYUDAS DE LA UE

La portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha alertado frene a los recortes que se pueden producir en las pensiones y en el ámbito laboral por las exigencias de la UE para que España acceda a los fondos de recuperación.

"Los peores presagios sobre recortes se acercan día a día a la realidad", ha dicho, y ha subrayado que su coalición rechaza que los fondos para superar la crisis provocada por la covid "se condicionen a recortes sociales" que dejarían a miles de personas en situación de precariedad.

Ha exigido por ello al Partido Socialista que "cumpla que el programa de gobierno", lo que significa, ha precisado, blindar las pensiones y actualizarlas al IPC y derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral.

De Simón, que ha anunciado el apoyo de I-E a las movilizaciones que contra estos recortes se convoquen, ha insistido además en pedir la creación de una banca publica en Navarra, "absolutamente necesaria para democratizar el acceso de pymes y familias a los servicios financieros" y que tengan acceso al crédito.

Mikel Buil, de Podemos, ha defendido también el apoyo fiscal a los autónomos y a quienes han perdido su empleo, así como que los ayuntamientos puedan acceder a los fondos europeos para impulsar así el municipalismo y las políticas de cercanía, que "son las que mejor respuesta están dando".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pensionistas navarros piden a la izquierda que se plante frente a los recortes, y De Simón (I-E) teme a las ayudas de la UE