SOCIEDAD

Una película rodada en dos localidades navarras competirá por la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián

'Akelarre' es un drama histórico con una mirada contemporánea y femenina rodada en castellano y euskera.

La película Akelarre, del director Pablo Agüero, durante su rodaje. IMAGEN CEDIDA
La película Akelarre, del director Pablo Agüero, durante su rodaje. IMAGEN CEDIDA

El sexto largometraje de Pablo Agüero, 'Akelarre', competirá por la Concha de Oro en el 68 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará entre el 18 y el 26 de septiembre de 2020.

'Akelarre' será la única ficción de nacionalidad española que participará a competición en una Sección Oficial donde también se proyectarán los últimos trabajos de cineastas como Sharunas Bartas, Naomi Kawase, François Ozon o Thomas Vinterberg. 

Pocos días después de participar en el Zinemaldia, 'Akelarre' se estrenará el 2 de octubre en salas de cine con distribución de Avalon. 

'Akelarre' es un drama histórico con una mirada contemporánea y femenina cuyo rodaje, en castellano y euskera, tuvo lugar en localizaciones espectaculares del País Vasco (Laga, Itziar), Navarra (Urbasa, Lesaka) y el País Vasco francés (Sara).

El cineasta argentino Pablo Agüero se inspira libremente en el libro 'Tratado de Malos Ángeles y Demonios' donde Pierre de Lancre, eminente juez del Parlamento de Burdeos, narra unos hechos a los que se refiere como “un viaje al corazón de las tinieblas”. Su personaje está interpretado por Álex Brendemühl (“Madre”, 2019; “Petra”, 2018; “La Prière”, 2018). 

Ana está encarnada por Amaia Aberasturi (“Vitoria 3 de marzo”, 2017). Le acompañan cinco intérpretes veinteañeras elegidas entre más de 800 candidatas durante casi un año de casting: Garazi Urkola, Irati Saez de Urabain, Jone Laspiur, Lorea Ibarra y Yune Nogueiras.

El reparto se completa con el actor argentino Daniel Fanego, Asier Oruesagasti, Iñigo de la Iglesia, Elena Úriz y Daniel Chamorro. 

SINOPSIS Y PREMIOS

País Vasco, 1609. Los hombres de la región se han ido a la mar. Ana participa en una fiesta en el bosque con otras chicas de la aldea.

El juez Rostegui, encomendado por el Rey para purificar la región, las arresta y acusa de brujería. Decide hacer lo necesario para que confiesen lo que saben sobre el akelarre, ceremonia mágica durante la cual supuestamente el Diablo inicia a sus servidoras y se aparea con ellas.

Premio Arte International en el Foro de Coproducción del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, este film independiente hispano-franco-argentino es una producción de Kowalski Film, Lamia Producciones y Gariza Films, en coproducción con las francesas Tita Productions, La Fidèle y la argentina Campo Cine. Tiene una duración de 90 minutos.

'Akelarre' ha contado con la participación de EiTB, RTVE, Euskaltel, Netflix, ICAA, Gobierno Vasco, Diputación Foral de Gipuzkoa, Région Nouvelle-Aquitaine, Région Bretagne y el INCAA argentino.

También colaboraron en la búsqueda de localizaciones la San Sebastian Gipuzkoa Film Commission, Bilbao Bizkaia Film Commission y Navarra Film Commission.

Los diferentes departamentos han conseguido dar verosimilitud y riqueza a cada uno de los planos de esta historia que se aproxima a la figura de la mujer desde una perspectiva política reivindicativa y actual. Para conseguirlo, se ha optado por una puesta en escena naturalista que acentúa el contraste entre la oscuridad que envuelve a los inquisidores y la luminosidad de las chicas acusadas de brujería.

PABLO AGÜERO

El director de “Akelarre”, Pablo Agüero, confiesa que este proyecto nació de un sentimiento de injusticia: “La casi totalidad de las obras de ficción que tratan el tema de la caza de brujas perpetúan los clichés misóginos impuestos por la inquisición, sugiriendo que en el origen de los juicios y condenas habría verdaderos actos de brujería".

"En 2008, al leer 'La Bruja' de Jules Michelet, descubrí un camino posible para reivindicar a esas mujeres libres e independientes que el sistema represivo de la monarquía clerical condenó injustamente a la hoguera y al olvido. De inmediato supe que la temática sería la construcción del mito del akelarre. Mostrar cómo un juez como Pierre De Lancre inducía a sus prisioneras a encarnar sus propios fantasmas de hombre”, añade. 

Para abordar este tema, Agüero ha recurrido a un juego de oposiciones: “Me interesó especialmente el conflicto entre un actor carismático y una adolescente desconocida. También el contraste entre la amenaza de la tortura y la hoguera, por un lado, y la alegría de vivir y el delirio en la búsqueda inquisitorial del juez, por el otro. Buscaba que una película tan lóbrega fuera sin embargo luminosa”.

El cineasta argentino decidió la localización de la película para garantizar la credibilidad de la historia: “Hubo en la caza de brujas una voluntad clara de uniformizar el mundo, aplastando a las minorías y eliminando toda posible diferencia de religión, de cultura y de costumbres. Por eso, decidí que esta película debía ser rodada con actrices locales que hablan en euskera, y utilizando incluso algunas localizaciones donde realmente sucedieron ciertos episodios de la historia real”.

Pablo Agüero obtuvo reconocimiento mundial con su cortometraje 'Primera nieve', ganador entre otros del Gran Premio del Jurado en la competencia oficial del Festival de Cannes 2006 y del primer premio en el Festival de Gijón.

Su primer largometraje, 'Salamandra', fue seleccionado en la Quincena de los realizadores de Cannes en 2008.

Su filme 'Eva no duerme' se estrenó mundialmente en la selección oficial del Festival de San Sebastián y obtuvo premios en múltiples festivales como Lisboa, Amiens, Buenos Aires, Toulouse... Fue la película más galardonada en los premios Cóndor en 2015, los Goya Argentinos. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una película rodada en dos localidades navarras competirá por la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián