• sábado, 08 de mayo de 2021
  • Actualizado 02:51

 

 
 

SOCIEDAD

El primer año de protonterapia en la CUN: 139 pacientes tratados de 21 tumores

Además de los 121 pacientes nacionales procedentes de 16 comunidades autónomas atendidos en la Unidad de Protonterapia de la CUN, 18 personas proceden de otros 10 países.

Imagen aérea de la Clínica Universidad de Navarra y el CIMA CEDIDA
Imagen aérea de la Clínica Universidad de Navarra y el CIMA CEDIDA

La Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra ha cumplido el pasado 2 de abril un año de funcionamiento en el que, marcado por los efectos de la pandemia, 139 pacientes (102 adultos y 37 niños), de entre 14 meses y 87 años, han recibido este tratamiento.

“A modo de balance, los 139 pacientes que hemos tratado en este periodo, de todas las edades y de una amplia variedad de cánceres (21 tipos), han tenido una tolerancia excelente a la protonterapia”, explica el director académico de la Unidad de Protonterapia y codirector de Oncología Radioterápica, Felipe Calvo.

En concreto, en este primer año, el equipo médico ha tratado una gran tipología de tumores: base de cráneo, condrosarcoma, cordomas, craneofaringiomas, ependimomas, esófago, ginecológicos, hipófisis, mama, meduloblastomas, nasofaríngeos, oligometástasis, órbita, para-espinales, próstata, pulmón, rabdomiosarcoma, recto, reirradiaciones, sarcoma cerebral y sarcoma de partes blandas.

“Para nosotros, ha supuesto un reto poder ofrecer este tratamiento a los pacientes que han llegado hasta nosotros en estos meses y habiendo alcanzado en estos momentos nuestra capacidad óptima de pacientes en tratamiento, con una capacidad de crecimiento aún importante. Ha sido todo un reto porque en las situaciones posibles que habíamos trabajado en los más de 10 años de desarrollo de este proyecto, en estos últimos doce meses, nos hemos enfrentado a un escenario extraño para todos, en medio de una pandemia mundial, con las incertidumbres, limitaciones y restricciones que conlleva, añadiéndole el hándicap de que se trata de un tratamiento desconocido para la población general en España”, añade.

“El inicio de la Unidad ya estuvo marcado por la fase más aguda de la pandemia, el pasado 2 de abril de 2020, cuando el mundo se ‘desplomó’. Se trataba de una Unidad con una tecnología, por sus características, pionera en Europa, compartiendo el mismo equipamiento tecnológico que hospitales americanos y japoneses, pero sin una unidad ‘gemela’ en Europa y eso suponía un riesgo añadido”, explica el director clínico de la Unidad, Javier Aristu.

Así, desde el primer momento, el equipo de profesionales tuvo que adaptarse, reorganizarse y desarrollar nuevos protocolos para poder ofrecer este nuevo tratamiento a los pacientes oncológicos que lo necesitaban, tanto si padecían o no la infección por Covid19.

“Organizamos los equipos y los turnos de pacientes, de manera que los pacientes no Covid pudieran tratarse con seguridad y que los pacientes infectados por el virus no tuvieran que posponer, ni interrumpir su tratamiento. De este modo, decidimos que los pacientes Covid se trataran a última hora de la tarde, dando más margen para la completa desinfección de los equipos y las instalaciones”, explica el doctor Calvo.

“El crecimiento de pacientes ha sido constante, incluso en la segunda y tercera ola de la pandemia, hasta el día de hoy”, explica el doctor Aristu. Además de los 121 pacientes nacionales procedentes de 16 comunidades autónomas, 18 personas proceden de otros 10 países como Canadá, Ecuador, Rumanía, México, Suecia, Suiza, Bulgaria, Ucrania, Portugal y Emiratos Árabes.

“En este periodo, además de tumores complejos y de difícil acceso, hemos tratado personas con tumores precoces de, por ejemplo, mama, pulmón o próstata, que tienen buen pronóstico y, por tanto, quieren evitar las secuelas futuras derivadas de la radioterapia convencional. Ahí radica el futuro de la protonterapia: en la generalización de una forma de radiación que permite aumentar la dosis en el tumor y, así, conseguir un mayor control local de la enfermedad, minimizando la irradiación de los tejidos sanos y el riesgo de efectos radioinducidos innecesarios (segundos tumores)”, destaca Calvo.

“La experiencia previa de la Clínica en las técnicas de radioterapia de mayor precisión (intensidad moderada, arcoterapia volumétrica, radioterapia guiada por imagen…) desde hace más de 20 años ha sido fundamental para poder poner en marcha un proyecto como este”, asegura el especialista en Radiofísica Hospitalaria, Diego Azcona.

“La razón de ser de la Oncología Radioterápica en la Clínica Universidad de Navarra siempre ha sido ir a la par de los avances técnicos para ofrecer a nuestros pacientes el mejor tratamiento posible con la mínima toxicidad”, concluye el codirector de Oncología Radioterápica de la Clínica, Rafael Martínez Monge.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El primer año de protonterapia en la CUN: 139 pacientes tratados de 21 tumores