• miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 21:04

 

 
 

INFRAESTRUCTURAS

Reparación de emergencia: detectan "importantes" daños en un puente de la ronda de Pamplona

Navarra cuenta con 1.686 puentes de más de tres metros de luz que suman 45,6 kilómetros y representan tan sólo el 1,19% de la longitud total de la red de carreteras de la Comunidad.

Puente sobre la AP-15 en el que se han detectado importantes daños en su estructura. GOBIERNO DE NAVARRA
Puente sobre la AP-15 en el que se han detectado importantes daños en su estructura. GOBIERNO DE NAVARRA

El Departamento de Cohesión Territorial, a través de la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras, reparará por emergencia el puente de la Ronda PA-30, situado en el punto kilómetro 0+300 y que discurre sobre la autopista AP-15, al detectarse importantes daños en varias de las vigas que lo sustentan. Las obras, que tendrán un plazo previsto de ejecución de seis meses, conllevarán una inversión estimada de 1 millón de euros.

Las inspecciones efectuadas en este tipo de estructuras van a posibilitar emprender con rapidez actuaciones correctoras en un nudo situado a la entrada de Pamplona por el que circulan cada día 95.000 vehículos, de los cuales 11.000 son pesados. El Gobierno de Navarra ha resaltado que esta zona, próxima al Polígono de Talluntxe, y en cuyas proximidades se encuentran varios polígonos industriales y comerciales y el acceso al aeropuerto, "supone un punto estratégico de conexión, por lo que la necesidad de su buen mantenimiento, tanto estructural como funcional, es de elevada importancia".

El director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López, ha incidido en que "inspeccionar y, posteriormente, actuar cuando procede, nos posibilita adelantarnos a los acontecimientos, de forma que se minimizan los riesgos para las personas usuarias. Partiendo de la base de que los deterioros se producen inexorablemente, siempre es mejor prevenir que curar".

La estructura sobre la que se va a actuar es, en realidad, doble: la estructura situada más al sur, construida en 1990, y la estructura del lado norte, de 2003. Los deterioros más importantes, ocasionados por una pérdida del recubrimiento de las vigas, sumado a una fuerte corrosión y pérdida de sección de las armaduras, se han detectado en la más antigua de las dos estructuras, especialmente en las vigas extremas, al norte y al sur respectivamente. "En caso de no repararse, podrían afectar a la capacidad portante del puente y verse comprometida su integridad estructural", ha explicado el Ejecutivo foral en un comunicado.

Actualmente los equipos técnicos están estudiando las diferentes posibilidades de actuación. No obstante, la principal solución técnica que se baraja consiste en adosar unas nuevas a las más exteriores por el norte y por el sur, de forma que los evidentes deterioros no dejen al puente fuera del contexto reglamentario de seguridad estructural. También los cabeceros de las pilas, situadas en los márgenes de la AP-15, serán objeto de refuerzo estructural.

Para mejorar el nivel de seguridad, se intervendrá en los pretiles del puente, impermeabilizando su conexión al tablero. Todo ello se hará sin alterar la configuración formal de la obra. De igual modo, con objeto de evitar la caída de fragmentos a la calzada inferior, se dispondrá de una malla protectora ante la posibilidad de que se pueda ocasionar algún desprendimiento puntual.

Estas actuaciones conllevarán algunas afecciones al tránsito de vehículos. En la Ronda PA-30 (de oeste a este), se restringirá el paso de vehículos en la calzada derecha para poder actuar sobre dichas franjas laterales. En cuanto a calzada inferior, la de la AP-15, será necesario efectuar, puntualmente, el corte de uno o varios carriles para permitir la disposición de las mallas protectoras en condiciones de seguridad. De igual modo, se prevé algún otro corte durante las posteriores fases de construcción y disposición de las vigas, ha informado el Gobierno de Navarra.

El resultado final será el de una estructura que verá mejorados los niveles de seguridad estructural a largo plazo y el de seguridad de las personas usuarias, tanto de la PA-30 como de la AP-15.

REVISIÓN ANUAL DE 350 PUENTES

Navarra cuenta con 1.686 puentes de más de tres metros de luz que suman 45,6 kilómetros. Representan tan sólo el 1,19% de la longitud total de la red de carreteras de la Comunidad, aunque su importancia los convierte en un paquete de infraestructuras críticas dentro de ésta.

En Marcilla, sobre el río Aragón, (NA-660, Venta de Arlás-Cadreita pk 6+800) se encuentra el puente más largo de Navarra que tiene una longitud de 485,6 metros. Dos puentes se elevan a los 78 metros de altura, como los más altos de la red: el viaducto de Marín, en Almandoz (N-121-A Pamplona-Behobia pk 36+300) y el de Astomela en Areso (A-15. Autovía de Leitzaran, pk 136+100).

Desde 2005 Obras Públicas tiene implantado un sistema de gestión de los puentes. De este modo, se realiza de forma sistemática la labor de revisión del estado de estas infraestructuras. El trabajo consiste en la inspección anual de, como mínimo, 350 puentes para conocer su estado actual.

La singularidad de estas estructuras en el conjunto de toda la red, la variedad en sus tipologías y los posibles deterioros que puede presentar el estado de puentes y viaductos, requieren una actualización constante que permita ordenar las intervenciones de conservación en función de un abanico de parámetros técnicos y económicos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Reparación de emergencia: detectan "importantes" daños en un puente de la ronda de Pamplona