• lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:50

 

 
 

INFRAESTRUCTURAS

Las obras de la N-121-A, de Olave hasta Lanz, se iniciarán a finales de abril

En próximas fechas está prevista que se efectúe la adjudicación definitiva de los trabajos.

Carretera N-121-A GOBIERNO DE NAVARRA
Carretera N-121-A. GOBIERNO DE NAVARRA

El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, a través de la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras, prevé iniciar a finales de abril las obras de construcción del segundo tramo de la N-121-A, que discurrirán a lo largo de 12 kilómetros desde la travesía de Olave (pk 10+500) hasta la intersección de Lanz (pk 22+500).

En próximas fechas está prevista que se efectúe la adjudicación definitiva de los trabajos, ha informado el Gobierno foral en una nota.

Como principales novedades de este segundo tramo destacan la renovación de los accesos a Etulain y Lanz mediante la ampliación y modificación de las actuales intersecciones, que contarán con carriles independientes de entrada y salida señalizados en rojo, glorietas desplazadas de la carretera y sistemas de iluminación.

Además, se ampliará la rotonda de la salida sur de Endériz y se reorganizarán los tramos de adelantamiento, siempre sin invasión de sentido contrario y con barrera metálica de separación, para reducir las colas de vehículos y aumentar la seguridad vial del recorrido, han explicado desde el Ejecutivo foral.

En febrero comenzó la transformación de la N-121-A en una vía 2+1 con objeto de mejorar su seguridad y funcionalidad. Las obras del primer tramo, que abarca desde los túneles de Ezcaba hasta Olave, avanzan al ritmo previsto. Se prevé que concluyan en otoño y cuentan con un presupuesto de 8,1 millones de euros.

Desde el Ejecutivo foral han destacado que el proyecto 2+1 de la N-121-A es "la primera transformación integral de estas características en una carretera de España, ya que hasta el momento únicamente se han ejecutado diseños 2+1 en tramos heterogéneos de la red de carreteras de Cataluña".

Con objeto de impulsar este tipo de vías, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), a través de la Dirección General de Carreteras, acaba de aprobar la primera norma española sobre carreteras 2+1, que constituirán "un híbrido entre autopistas/autovías, con dos calzadas separadas, y carreteras convencionales, con una calzada".

Según el Mitma, las principales ventajas que se pueden enunciar sobre este tipo de carreteras son las siguientes: "mejores condiciones de seguridad respecto a la carretera convencional; mejor nivel de servicio, dado que se obtendrían velocidades medias de recorrido más elevadas; menores afecciones ambientales respecto a una autopista/autovía; mayor flexibilidad de las condiciones de diseño, al no necesitar conseguir la distancia de adelantamiento necesaria para una carretera convencional; permite el adelantamiento de vehículos lentos donde su presencia resulte significativa; y reducción considerable en el coste de construcción respecto a una autopista/autovía".

Dadas las ventajas expuestas, Mitma ha considerado trabajar en una norma que "permita proporcionar a administraciones, proyectistas, personal técnico, etc., un soporte básico para todas las decisiones que se deben aportar para el proyecto de una carretera 2+1".

De esta forma, ha destacado el Gobierno foral, España tiene "una norma específica para estas carreteras que actualmente cuenta con una amplia experiencia en muchos países europeos (Suecia, Finlandia, Alemania, Francia, Irlanda, entre otros) y del resto del mundo (EE.UU., Canadá o Australia)". "Incluso se da el caso de países que están en fase de expansión y mejora de su red viaria, como Polonia, donde han apostado de forma decidida por esta solución", ha agregado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las obras de la N-121-A, de Olave hasta Lanz, se iniciarán a finales de abril