• jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 11:02

 

 
 

SOCIEDAD

La nueva residencia de Cizur Menor, referente dentro de la atención a ancianos

La clave de esta nueva residencia navarra es aunar el concepto de hogar con pequeños núcleos de convivencia y la completa atención sanitaria, incluidos los servicios de medicina ambulatoria.

El profesor de Geriatría y Gerontología Rafael Sánchez-Ostiz en el exterior de las instalaciones de la nueva residencia Bidealde, situada entre Aranzadi y Aspace. JOSE MARI ESPARZA
El profesor de Geriatría y Gerontología Rafael Sánchez-Ostiz en el exterior de las instalaciones de la nueva residencia Bidealde, situada entre Aranzadi y Aspace. JOSE MARI ESPARZA

El centro socio-sanitario Bidealde ha dado la bienvenida a sus primeros residentes en Cizur Menor. Pone fin de esta manera a tres años de trabajo del grupo IDEA, al frente del cual se encuentra el profesor de Geriatría y Gerontología Rafael Sánchez-Ostiz, quien ha elaborado un proyecto pionero que aspira a ser un referente dentro de la atención a ancianos.

La clave es aunar el concepto de hogar con pequeños núcleos de convivencia y la completa atención sanitaria, incluidos los servicios de medicina ambulatoria.

Los 176 residentes se encuentran distribuidos en ocho mini-residencias de 22 personas, con funcionamiento autónomo, cada una con un nombre del Camino de Santiago en Navarra. Están organizadas según el tipo de paciente y las atenciones que precise, contemplando uno de los módulos las estancias temporales, como sería el caso de una rehabilitación.

El director de la residencia Bidealde, José María Iribarren, junto al profesor de Geriatría y Gerontología, Rafael Sánchez-Ostiz, en una de las habitaciones del centro. JOSE MARI ESPARZA

Más de un centenar de profesionales médicos, fisioterapeutas, personal de enfermería, auxiliares, psicólogo, trabajador social o terapeuta ocupacional, entre otros, atienden y acompañan de forma individualizada a las personas de cada uno de esos ocho hogares, según los principios del humanismo cristiano, dirigidos por José María Iribarren, autor del libro 'Conversaciones con pacientes'.

Arquitectura y mobiliario ayudan a crear el ambiente de un hogar. Cada cual tiene acceso a una cocina completamente equipada dentro de su salón, con bebidas y alimentos para invitar a sus familiares. Las camas articuladas, por ejemplo, guardan apariencia de las de cualquier casa en tamaño y altura. Cada habitación dispone de oxígeno y vacío y cada residente puede individualizarla para sentirse más cómodo en ella.

El fin es que cada residente pueda continuar dentro de Bidealde su proyecto de vida. Sánchez-Ostiz destaca que “el modelo de atención se basa en el respeto y desarrollo de valores esenciales de las personas mayores como la dignidad, la autonomía o su libertad de elección, recogidos. Toda vida merece ser vivida en plenitud”. “Apostamos por un modelo diferente y ambicioso con unas expectativas muy altas, por lo que todo el equipo tenemos un nivel de motivación e implicación extraordinario”, añade Iribareen.

Uno de los salones de la zona de residentes del nuevo centro geriátrico Bidealde. JOSE MARI ESPARZA

Tradición, investigación y acompañamiento

Bidealde, que responde al modelo asistencial “Residencias con sentido”, concretará en la creación del primer Laboratorio de Envejecimiento ('Ageing Lab') de Navarra a la vez que recupera el modelo de los antiguos hospitales y hospederías del Camino de Santiago, símbolo del acompañamiento que realiza el equipo con las personas atendidas en el centro.

 El centro socio-sanitario presenta más elementos diferenciales. Junto al servicio de residencia cuenta con una zona ambulatoria con consultas externas, gimnasio y rehabilitación, terapia ocupacional, capilla, podología, peluquería y hasta zona de barbacoa en un espacio de 9.000 metros cuadrados, 14.000 en total.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, ha bendecido la residencia, acompañado de los tres párrocos vecinos, Peio Obregozo de Cizur Menor, y Miguel Garisoain y José Luis Morrás, de Zizur. Además, han estado presentes el alcalde de la Cendea de Cizur, Rafael Ansó, así como la concejal de urbanismo, Asunta Chapa, y el presidente del concejo de Cizur Menor, Luis Fernando Unceta.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, junto al director de la residencia Bidealde, junto al profesor de Geriatría y Gerontología, Rafael Sánchez-Ostiz. JOSE MARI ESPARZA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La nueva residencia de Cizur Menor, referente dentro de la atención a ancianos