PREMIUM  SOCIEDAD

Dos navarros en Nueva Zelanza tras el ataque terrorista: "Nunca imaginamos que aquí pudiera ocurrir algo así"

David Gómez y su novia Nerea Cristina Longás residen desde hace meses en el país y se encuentran en shock por lo ocurrido con el asesinato de 49 personas. 

Los pamploneses Nerea Cristina Longás Ardanaz y David Gómez, en una imagen en Auckland, en Nueva Zelanda
Los pamploneses Nerea Cristina Longás Ardanaz y David Gómez, en una imagen en Auckland, en Nueva Zelanda  

"Nunca podría haber imaginado que podría haber pasado algo así en este país". Son las palabras de David Gómez Monreal, corellano de 26 años que desde el pasado mes de septiembre reside en Nueva Zelanda junto a su novia, Nerea Cristina Longás Ardanaz, pamplonesa de 22 años. 

El atentado terrorista ha tenido lugar en la localidad de Christchurch, ciudad que hace solo una semana visitaron los dos navarros en un recorrido que efectúan por el país, aunque habitualmente ellos residen en otra zona del país, en Wellington.

Han muerto al menos 49 personas y los atacantes son supremacistas blancos que incluso han retransmitido en directo cómo masacraban a tiros y a bocajarro en dos mezquitas de la ciudad. Hay 20 heridos de gravedad. 

David Gómez y Nerea Cristina Longás se sienten compungidos por lo que vive un país que consideran "muy acogedor" y donde no esperaban que pudieran vivirse un tiroteo más propio en otras zonas del mundo. 

"Justo en estos días estamos viajando y en el momento de los hechos nos encontrábamos en las Islas Cook. Nos hemos enterado por la televisión, pero justo hace una semana estuvimos en esa ciudad ya que viajábamos por la isla sur", explica desde Nueva Zelanda David Gómez sobre unos hechos que han conmocionado por completo al país. 

"Estamos completamente en shock, son increíblemente acogedores y en ningún momento hemos sentido rechazo al inmigrante o hacia ningún tipo de persona por cualquier tema de sexo, religion o raza", explica el corellano sobre la vida en la otra punta del planeta, a miles de kilómetros de su navarra natal. 

VARIEDAD DE IGLESIAS

Preguntado sobre si lo ocurrido ha podido tener alguna causa concreta de islamofobia, Gómez relata que para nada en el país se vive algo ni cercano a eso. "Para nada, no hemos sentido nada contrario al Islam o a cualquier otra religión y nos ha llamado mucho la atención la cantidad y variedad de iglesias y templos que hay de todo tipo de credos y en plena convivencia", ha asegurado. 

Los dos navarros destacan lo "amigable" de la gente del país y lo sorprendida que está toda la ciudadanía por los hechos ocurridos la pasada madrugada, cuando eran las 14 horas locales.  "Cuando la gente ve a alguien que pide en la calle les compran cosas de los supermercados y se quedan hablando con ellos. Parece una tontería pero dice mucho de cómo son las relaciones aquí, gente muy cercana", matiza David Gómez

"Desde que llegamos aquí no nos hemos sentido inseguros en ningún momento ni nada por el estilo. Es el último lugar donde podríamos esperar que ocurriera algo así. El país es muy progresista, de mentalidad muy abierta y muy a favor de causas como LGTBI. También son muy respetuosos con las tradiciones y la cultura maorí", explican.  

Además del autor material de los disparos, las autoridades han detenido a tres personas que ocultaban explosivos en sus coches. Una de ellas ha sido acusada de asesinato. Ninguna estaba bajo la vigilancia de las fuerzas de seguridad, ha confirmado la primera ministra. Los agentes no buscan a más sospechosos.

La primera ministra ha dicho que entre las víctimas podría haber refugiados y migrantes. “Se trata de uno de los días más oscuros de la historia neozelandesa. Está claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista. Estaba bien planeado”, ha declarado Jacinta Ardern en una información recogida por El País.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos navarros en Nueva Zelanza tras el ataque terrorista: "Nunca imaginamos que aquí pudiera ocurrir algo así"