• domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 15:48

 

 
 

SOCIEDAD

Nochevieja frustrada en Pamplona: las restricciones 'apagan' la primera noche del año

Las medidas impuestas por el Gobierno de María Chivite impiden la tradicional noche de disfraces en Pamplona por segundo año consecutivo. 

Nochevieja atípica en Pamplona por el cierre del ocio nocturno a la 1 de la madrugada debido a las restricciones por el coronavirus. IÑIGO ALZUGARAY
La Policía Municipal desaloja las calles del centro de la ciudad durante la Nochevieja atípica en Pamplona por el cierre del ocio nocturno a la 1 de la madrugada debido a las restricciones por el coronavirus. IÑIGO ALZUGARAY

La Nochevieja más triste ha tenido esta pasada medianoche su segundo episodio tras la vivida el año anterior, cuando el toque de queda no permitía, ni siquiera, salir a la calle. 

En este caso, han sido algunos los que han intentado recibir a 2022 con alegría y fiesta en las calles de Pamplona, pero con una interrupción tan pronta como repentina. A la 1 de la madrugada los bares tenían la obligación de cerrar y, pocos minutos después, la Policía Municipal ha desocupado sin problemas las calles más céntricas. 

El Gobierno de Navarra de María Chivite ordenó arruinar la Nochevieja con sus nuevas restricciones, a pesar de que el 90% de la población de Navarra está vacunada y la variante Ómicron de coronavirus es mucho más leve que las anteriores. 

El número de casos, por encima de los 3.000 en las últimas jornadas, tiene una repercusión limitada en los hospitales, pero Chivite decidió que Navarra fuera una de las comunidades con restricciones mientras en decenas de ciudades de España han disfrutado de la Nochevieja con cierta normalidad

Ante la nueva situación, muchas cuadrillas en Pamplona decidieron adelantar la celebración desde la hora de comer con los habituales disfraces con los que Pamplona despide siempre el año. Por Estafeta y San Nicolás se pudo ver durante toda la tarde a los más 'comprometidos' con la tradición pamplonesa. 

Música, baile y fiesta que se prolongó durante la tarde hasta las 21 horas, aproximadamente, momento en el que el ambiento comenzó a decaer. Muchos de los bares cerraron y la mayoría de las personas que disfrutaron del ambiente se marcharon a cenar a sus casas. 

Las discotecas de la ciudad anunciaron fiestas por la tarde del 31, aunque con escaso éxito y algunas de ellas ni siquiera abrieron para la cita finalmente. 

A la hora de las uvas, apenas un grupo de franceses que ha vivido las campanadas en uno de los escasos locales abiertos a esas horas y que han puesto el toque de fin de año a las calles de la ciudad. 

Hasta la 1 de la mañana, apenas unos grupos de personas han tratado de disfrutar de los primeros minutos de 2022, el tercer año de pandemia sin conocer todavía cuál será el siguiente paso, justo en la primera escalera del 1 de enero hacia San Fermín. 

Sobre la 1.10 horas de la noche, la Policía Municipal de Pamplona ha intervenido en la calle San Nicolás en su cruce con Comedias, para mover a las personas que allí se congregaban hasta la Plaza del Castillo, donde durante un tiempo algún grupo suelto bebía y celebraba el inicio del nuevo año, aunque sin necesidad de intervención por parte de los agentes. 

Sobre las 2 de la mañana, las fiestas seguían en pisos y casas particulares, pero la calle se presentaba muy distinta a lo que conocíamos en las antiguas Nocheviejas de Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nochevieja frustrada en Pamplona: las restricciones 'apagan' la primera noche del año