SOCIEDAD

Bildu exige a un concejal de Noáin de UPN que dimita por gritar en el chupinazo de fiestas "¡Viva San Miguel!"

El lanzador del cohete el pasado 24 de agosto no dijo las palabras y el edil regionalista lanzó los vivas en honor del santo de la localidad. 

Lorenzo Irisarri, concejal de Bildu en Noáin.
Lorenzo Irisarri, concejal de Bildu en Noáin.  

Sectarismo en estado puro. El grupo político de Bildu en Noáin ha pedido a un edil de UPN que deje su cargo por haber gritado en el Chupinazo de fiestas las palabras ¡Viva San Miguel! en honor del santo de la localidad.

"No me lo podía creer. Incluso concejales de otros partidos no sabían de qué hablaba", ha relatado Rafa Jiménez, concejal de UPN que se quedó sorprendido en el pleno del consistorio celebrado el martes cuando en el turno de ruegos y preguntas Lorenzo Irisarri, concejal abertzale, le exigió que dejara su puesto. 

El Chupinazo de Noáin tuvo lugar el 24 de agosto y del cohete se encargó Zesar Armendáriz, escogido por votación popular. Armendáriz fue nombrado mayordono del pueblo y era integrante de la candidatura de Bildu en las pasadas elecciones, aunque no resultó elegido.

Sin embargo, a pesar de la tradición y de que las fiestas son en honor de San Miguel, el lanzador del cohete no dijo nada sobre ello en el lanzamiento del cohete. "Me sentí mal, porque es algo que en el pueblo se ha dicho siempre", relata Rafa Jiménez, edil de UPN. 

Así que se acercó al micrófono, colocado en el balcón, y gritó un ¡Viva San Miguel! que buenas parte de los vecinos del pueblo respondieron con alegría y absoluta normalidad. 

De hecho, el tema había tenido trascendencia, salvo por algunas felicitaciones que Jiménez había recibido en la localidad por haber recordado al patrón en el inicio de las fiestas. 

Noáin está gobernado por la unión de varios partidos, entre ellos Bildu, y el alcalde es José Ignacio Erro, de un partido local afín a Podemos. Erro no estaba en el pleno del martes pasado en el que Lorenzo Irisarri acusó al concejal de UPN de haber ocupado un lugar que no le correspondía y le pidió la dimisión por haber dado vivas al santo. 

Jiménez mantiene que tampoco le dio mucha importancia a que el lanzador del cohete no diera los vivas al santo. "Dijo unas cuantas palabras, todo muy respetable. Pero terminó sólo con un deseo de pasar buenas fiestas y me pareció bien decir el ¡Viva San Miguel!".

La propuesta del concejal de Bildu, que acudió a la procesión religiosa celebrada en las mismas fiestas, aunque no entró en la iglesia, no prosperó. Ningún otro grupo se adhirió a la solicitud de dimisión. 

Lo que sí ha prosperado en Noáin son las felicitaciones a Rafa Jiménez, el concejal del pueblo que cumple su primera legislatura, que decidió no olvidarse de San Miguel en las fiestas de su localidad. "Me ha llamado mucha gente para agradecerme el gesto y las palabras, que no van más allá ni nadie les había dado ninguna importancia", concluye Jiménez


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu exige a un concejal de Noáin de UPN que dimita por gritar en el chupinazo de fiestas "¡Viva San Miguel!"