Niñas vendidas y explotadas, con coraje para tomar las riendas de su vida

Irene Escudero.

Irene Escudero.

Madrid, 16 abr (EFE).- Han sido vendidas, obligadas a trabajar y a prostituirse a edades muy tempranas, cuando sólo eran niñas, pero tras escapar de sus captores y explotadores, los traficantes de personas, tienen el coraje suficiente para luchar por un futuro más digno, una profesión y por "ser líderes de su propia vida".

Así define el coordinador de campañas de Ayuda en Acción, Alberto Casado, a las adolescentes que conoció en Nepal, que han conseguido liberarse de las redes de trata de personas en las que cayeron cuando eran menores y que ahora se refugian en las casas de acogida de la ONG local Maiti Nepal.

Unas casas en las que tratan de curar sus "heridas y cicatrices" por dentro y por fuera tras sufrir una experiencias que les ha robado su infancia y adolescencia, recuerda Casado con motivo del Día Internacional contra la Esclavitud infantil que se conmemora hoy.

"Son historias tan tremendas, que lo que te llama la atención es la entereza y la fuerza con la que te las cuentan", recuerda Casado, en declaraciones a Efe.

Historias como la de Neeta, que con sólo 14 años fue obligada a bailar "medio desnuda" en un club de Katmandú, o la de Phulmanin, que tenía 11 años cuando la vendieron a un burdel de la India donde la obligaban a llevar ropa larga para que no pareciese tan pequeña y a acostarse con tres clientes al día.

Y con esa entereza y fuerza a la que se refiere Casado cuentan sus historias en la campaña de la ONG "Sácalos del mercado" con la que quieren denunciar que más de 21 millones de personas son víctimas de trata en el mundo, según datos de la ONU.

Y un tercio de éstas son menores de edad.

Es decir, siete millones de menores son vendidos o capturados en algún lugar del mundo y la mayoría, dos de cada tres, son niñas.

La trata de personas y la esclavitud infantil van de la mano. "Sin tráfico de personas, nadie puede ser esclavizado", explica a Efe Bishwo Khadka, director de la ONG Maiti Nepal con la que trabaja Ayuda en Acción.

El objetivo de la campaña es poner el foco "en una de las peores violaciones que sufre la infancia", explica Casado, "que les deja traumas y les roba este periodo tan importante de su vida".

"Con 7 años, una niña no sabe qué es el sexo, pero se la vende para ejercer la prostitución. Pierde todo, e incluso a veces es violada en grupo. Se queda rota y aunque pida ayuda, nadie la escucha", narra Khadka.

Más de la mitad de víctimas de trata, un 56 %, son obligadas a ejercer la prostitución -que es también una forma de esclavitud-, según datos de la Organización Internacional del Trabajo.

Pero la trata también nutre el trabajo forzoso y la explotación laboral, al que obligan a un 43 % de las víctimas, y a otras causas como la mendicidad, los embarazos forzosos para adopciones o la venta de órganos.

Además, la trata va de la mano con problemáticas como el matrimonio infantil, los embarazos adolescentes y el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

En ocasiones estos factores se unen, como en el caso de Radhika, una nepalí a la que su marido vendió con sólo 14 años.

Primero apareció inconsciente en un hospital de la India sin un riñón, y luego la vendió junto a su hijo de seis meses, a un prostíbulo de Delhi donde la maltrataban tanto a ella como al niño, al que quemaban la lengua.

Los terremotos que arrasaron Nepal hace un año han hecho que el tráfico de seres humanos haya aumentado "de manera considerable" porque ha crecido la vulnerabilidad de la población.

"Han perdido todo", describe Khadka, y por eso "se los llevan con promesas de un buen salario".

La falta de educación, formación y trabajo, así como la discriminación de género, facilitan caer en las garras de los traficantes que como explica Casado "no llegan a una población rural diciendo que buscan mujeres para un burdel, sino que van con promesas falsas de trabajo".

La mayoría de víctimas nepalí acaban en La India porque la frontera entre los dos países es de paso libre y no necesitan pasar controles aduaneros.

La trata de menores no es un problema lejano. España es uno de los principales destinos para las víctimas de trata de todo el mundo, entre las que también se encuentran menores de edad.

Aquí ejercen la prostitución en la clandestinidad y los proxenetas se cuidan de que no sean visibles situándolas en lugares y horarios menos transitados, con un mayor aislamiento.

Así lo refleja el último informe de la ONG de apoyo a las víctimas Apramp en su informe "A pie de calle. Actuaciones con menores víctimas de trata".

Debido a la dificultad para acercarse a este tipo de víctimas, la ONG ha identificado únicamente a 42 niñas y adolescentes de 2009 a 2013 procedentes sobre todo de Brasil, Paraguay, Nigeria y Rumanía, aunque en las más de 685 intervenciones que realizaron en 2014 también han encontrado casos de menores españolas. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Niñas vendidas y explotadas, con coraje para tomar las riendas de su vida