• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 18:35

 

 
 

SOCIEDAD

El camarero que ha empapelado con servilletas un bar de Pamplona para hacer más felices a sus clientes

Día a día escribe un mensaje de autoayuda y ha publicado dos libros recopilatorios que han acabado en manos de Cristiano Ronaldo y Mariano Rajoy.

Neme Martín García, propietario del bar Londres en Pamplona, comparte con sus clientes sus reflexiones literarias. PABLO LASAOSA (1)
Neme Martín García, propietario del bar Londres en Pamplona, comparte con sus clientes sus reflexiones literarias en una inusual colección de servilletas. PABLO LASAOSA

Hace una semana Nemesio Martín García, más conocido como 'Neme', retiró los percheros de su bar en el barrio pamplonés de Iturrama para colocar en su lugar una nueva remesa de servilletas sobre las que cada día escribe una nueva meditación acerca de la vida.

A un lado y a otro, sobre la puerta de entrada o incluso en el baño de caballeros: el bar Londres es un compendio de reflexiones y mensajes de autoayuda se mire por donde se mire. Prácticamente todas sus paredes están cubiertas de servilletas de papel que atesoran cientos de ideales.

Cualquier tema puede activar la reflexión de este salmantino de 57 años, que lleva más de media vida afincado en Pamplona y 16 años regentando el Londres. La palabra de un cliente, un titular en un periódico, una fotografía..., casi cualquier elemento le sirve de inspiración a Neme para su apunte diario.

Hace un par de días escuchó a uno de los parroquianos de su bar quejarse de alguien que "siempre anda buscando las trampas" y ahora su nuevo escrito versa precisamente sobre la conveniencia o no de tomar atajos en la vida o mantenerse fiel al camino que uno quiere seguir.

FELIZ DÍA

Cuando buscas la forma de hacer trampas para beneficiarte, más tarde o más temprano, acabarás pagándolo. Con la honestidad, con tiempo y perseverancia, llegaremos a cualquier lugar y las puertas se nos abrirán.

"Escribo sobre la vida diaria de cualquier persona", explica Neme sentado en una de las mesas del bar, "escribo sobre la fe, la esperanza, la compasión, sobre las virtudes pero también los defectos, trabajo, filosofía, amor, alegría, penas...". Preguntado por la motivación de sus mensajes, el hostelero lo tiene muy claro: "Todos tienen tintes de superación; siempre presento el tema, doy mi opinión y acabo con un toque de positividad".

Neme da un trago a su cerveza. Él busca ayudar a los demás a encontrar su propio camino hacia la felicidad, no en vano todas sus servilletas están encabezadas con la muletilla 'feliz día'. "Estaría bien leer uno cada día, buscar un momento de reflexión y leerlo", recomienda este filósofo de la vida que lo mismo comparte sus pensamientos en un vídeo en Youtube que por Instagram, Twitter o en las servilletas de su bar.

Y todo ello a pesar de que las letras no eran su fuerte en el colegio. "Creía que era más matemático que de letras, pero luego me di cuenta que cuando me ponía a escribir cartas me faltaba espacio", rememora riéndose.

Su verdadero idilio con las letras comenzó hace más de una década, después de separarse. Neme comenzó a usar las redes sociales, en aquel momento con Messenger como elemento iniciático, y acabó conociendo en internet a su actual mujer, Inma, una jovial sevillana que acabó rindiéndose ante sus palabras.

Los escritos resultaron cruciales para avivar la llama de una relación a distancia. Y así lo corrobora Inma, que en este momento de la conversación sale de la barra y se acerca hasta la mesa: "Antes de venirme a vivir con él me advirtió que era muy ordenado, que lo tuviera en cuenta, y yo le dije que a mí me gustaba mucho que me dijeran 'te quiero', y de entonces a ahora me ha escrito como más de 2.000 poemas de amor".

Neme echa mano de su teléfono móvil, donde guarda en línea un total de 2.375 declaraciones que ha ido escribiendo día a día para Inma. Se define a sí mismo como "meticuloso" y "perseverante", y explica que estas características son las que le ayudaron a afianzar su afición por la escritura y las disertaciones.

LE PIDIERON UN TATUAJE Y HA ACABADO ESCRIBIENDO CIENTOS DE SERVILLETAS

De los poemas saltó a la pizarra del bar, donde cada día garateaba a tiza una reflexión. Los clientes se paraban a leerlo, pero al final del día se borraba para dejar paso a una nueva idea. Lo de las servilletas llegó de casualidad. Su hija quería hacerse un tatuaje y le pidió una frase corta, Neme empezó a escribirla sobre una servilleta y aunque el texto resultó inabarcable para grabarlo sobre la piel, terminó como un regalo para la chica.

A partir de entonces comenzó a regalar sus escritos a los clientes que pasaban por el bar, hasta que decidió que sería buena idea almacenarlos y darles un orden a todos. Desde entonces Neme ha tenido que gastar mucho en servilletas y muy poco en manos de pintura.

Lo más curioso de estos textos que cubren las paredes del Londres es que están todos escritos en servilletas de papel. No porque su valor resulte deshechable o perecedero, más bien porque versan de situaciones cotidianas que a veces pasan demasiado desapercibidas en la vorágine rutinaria.

Pero sus ideas no se limitan exclusivamente a quedarse sobre las paredes. Este camarero también ha logrado convertirse en escritor profesional y ha publicado ya dos libros, 'Mis reflexiones tras la barra' y 'Quizás tu también lo pensaste...'.

A través de los mensajes diarios que compartía en redes sociales, Neme explica que uno de sus amigos le dio la idea de dar el salto de la papelina de servilleta al mundo editorial: "Mi amigo Edu Serna, que es profesor de Literatura en la Ikastola Jaso, comenzó a guardarlos y se nos ocurrió hacer un libro; después de uno hicimos otro y ahora tengo ya maquetado un tercero".

SUS REFLEXIONES HAN LLEGADO HASTA EL BERNABÉU Y LA MONCLOA

El periodista deportivo Tomás Roncero le prologó su segundo volumen, del que Neme cuenta orgulloso que Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane tienen un ejemplar. "Se los envié a Butragueño para que los repartiera entre la plantilla", justifica.

La lista de celebridades que han leído sus cavilaciones incluye al presidente de España, Mariano Rajoy Brey. "Me sigue en redes sociales y contacté con sus asesores para enviarle el libro; a los meses me llegó esto". Neme desaparece detrás de la barra y regresa con una escueta carta de agradecimiento con un garabato en tinta azul en la que se puede leer la firma del dirigente.

El dueño del Londres busca ahora título para su tercer tomo literario en busca de que estos lemas de autoayuda encuentren su receptor y no se pierdan por el camino. Mientras tanto, preguntado por qué hará cuando las servilletas no tengan más hueco en el bar, Neme se muestra dubitativo: "Espero que ese momento no llegue o que para entonces no tenga bar y las guarde en un lugar de exposición, pero siempre pienso en guardarlas".

Ya con las consumiciones agotadas, antes de marchar, pedimos a Nemesio que se quede con una de las frases que más le haya marcado. Imposible elegir solo una. "La vida son momentos de alegría compartidos con amor", nos dice antes de zanjar: "La felicidad es como una ligera brisa que viene, te acaricia y se va".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El camarero que ha empapelado con servilletas un bar de Pamplona para hacer más felices a sus clientes