PREMIUM  SOCIEDAD

Los navarros dudan a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano: claves para fiarse de la compra

La Asociación de Consumidores Irache recibió el año pasado más de 600 consultas y quejas al respecto.

Una familia compra un vehículo en un concesionario. ARCHIVO
Una familia compra un vehículo en un concesionario. ARCHIVO  

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache recibió el pasado año más de 600 consultas y quejas sobre vehículos de segunda mano el pasado año.

Buena parte de ellas se trataban de dudas sobre transferencias de vehículos, los trámites para hacer el traspaso, qué hay que mirar en el contrato o qué información hay que tener en cuenta.

También acudieron muchas personas para saber cómo reclamar al vendedor del coche porque, al poco de comprarlo, éste tiene averías o presenta problemas.

Según la última encuesta encargada por la Asociación, de entre las personas que tienen planeado comprar un coche, ya son más las que optan por uno de segunda mano, 7%, que por uno nuevo 6%.

EL 43% NO SE FÍA DE UN COCHE USADO

Eso sí, un 43% de los consumidores no se fía de la compra de vehículos usados.

El 34% se fía solo si conoce al vendedor, el 14% si éste es un familiar o un amigo y el 9% si conoce el concesionario.

PROBLEMAS DE MOTOR, EMBRAGUE, ACCESORIOS…

A Irache muchos compradores de coches usados han señalado que tienen problemas con el vehículo, transcurridos meses o semanas desde la compra.

Las situaciones que se dan en estas ventas son de lo más variadas: problemas del motor, con el embrague, inyectores, válvulas, ruedas, la radio va mal, el climatizador no funciona, etc.

El coste de la reparación también varía mucho, desde cientos de euros hasta algún caso de más de 3.000 euros. 

EL VENDEDOR NIEGA LA RESPONSABILIDAD

El afectado entiende que es el vendedor quien tiene que hacerse cargo de la reparación pertinente.

Sin embargo, no es extraño que éste niegue su responsabilidad y afirme que el daño se ha producido con posterioridad a la venta o que es algo normal por el uso y kilómetros que presentaba el coche cuando se traspasó, señalan desde Irache.

Algún comprador se ha llegado a encontrar en la guantera del coche adquirido varias facturas de reparaciones pagadas por el anterior propietario y que precisamente trataban de solucionar, sin éxito, el problema que ahora se ha encontrado el nuevo dueño del vehículo.

LA INFORMACIÓN DEL CONTRATO

En todos los casos habrá que acudir al contrato de compra venta firmado, muchos compradores cometen el error de no firmar ninguno, para ver qué información del vehículos se ha aportado.

A partir de ahí, los plazos para reclamar varían si se ha adquirido a un concesionario o a un particular.

EN ESTABLECIMIENTO, GARANTÍA LEGAL

Si la venta se ha realizado en un establecimiento, la garantía es de dos años, aunque las partes pueden reducirla a un año en el contrato, una práctica habitual.

Eso sí, es en los seis primeros meses tras la compra cuando la ley presume que los defectos descubiertos ya existían en el momento de la compra.

Cada vez más establecimientos de ventas de coches de segunda mano derivan la garantía en una tercera empresa.

En Irache han observado estas prácticas abusivas en algunas de estas empresas.

Algunas, por ejemplo, insisten en que solo cubren las dos primeras horas de mano de obra, cuando una reparación en garantía debe asumir todo el coste y resultar totalmente gratuita para el comprador.

Otras achacan problemas preexistentes del coche a una supuesta mala conducción del nuevo propietario, aunque apenas lleve semanas con el vehículo.

ENTRE  PARTICULARES, VICIOS OCULTOS

Por el contrario, en las ventas entre particulares los plazos son diferentes.

En Navarra, en los vehículos que cuenten con vicios ocultos el comprador dispone de seis meses para deshacer la compra, si el problema lo justifica, y de un año para reclamar una rebaja en el precio del vehículo.

Hay que tener en cuenta que no es sencillo demostrar la existencia de un vicio oculto, puesto que debe ser un desperfecto que ya existía en el momento de la transacción y que no estuviera a la vista del comprador, por lo que habitualmente, para demostrarlo, hay que solicitar un informe pericial.

Por ello, cuanto más tiempo pasa tras la adquisición es más difícil para el comprador hacer valer sus derechos.

ENCARGAR INFORME TÉCNICO ANTES DE LA COMPRA

Antes de comprar un coche de segunda mano, lo más recomendable es encargar un informe técnico exhaustivo a un profesional independiente que refleje el estado real del vehículo.

Esta es la única forma de asegurarse que el coche está en las condiciones ofrecidas por el propietario del vehículo y no llevarse posteriormente desagradables sorpresas, que en algún caso han llegado a costar al comprador miles de euros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los navarros dudan a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano: claves para fiarse de la compra