• lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 04:40

 

 
 

SOCIEDAD

Todo comenzó con un navarro: la historia del inmigrante 'foral' que colocó la primera piedra de la Casa Blanca

No abundan los datos históricos de Pedro Casanave, pero sí se puede fijar su origen en los territorios que ahora forman la Comunidad foral en 1776.

La Casa Blanca. ARCHIVO
La Casa Blanca. ARCHIVO

El mundo dirige su mirada estos días hacia Estados Unidos y, en concreto, lo hace sobre uno de los edificios más emblemáticos del país.

La Casa Blanca ha acogido desde este pasado miércoles a su nuevo inquilino, el presidente Joe Biden; después de batirse en duelo contra el republicano Donald Trump en unas elecciones americanas no exentas de polémica.

Lo que pocos saben es que fue precisamente un navarro, Pedro Casanave, el que comenzó a construir la residencia presidencial que ahora asombra al mundo, colocando la primera piedra de este edificio el 12 de octubre de 1792 (coincidiendo con el aniversario de los 300 años del descubrimiento de América).

No abundan los datos históricos de este ilustre navarro, pero sí se puede fijar su origen en los territorios que ahora forman la Comunidad foral sobre 1776.

De hecho, tal es el misterio que envuelve su vida que no está del todo claro que su apellido fuera siquiera ese, ya que se han encontrado otras referencias bibliográficas como Cazenave, Caneve o, incluso, Casanueva.

Al parecer, según algunos historiadores, este hombre nació en Navarra y poco después decidió hacer las maletas y embarcarse rumbo a América, quizá influenciado por un tío comerciante asentado en La Habana y con buen posicionamiento en la incipiente sociedad americana tras la Guerra de la Independencia (1775 – 1783).

Tras su llegada a tierras americanas, este navarro comenzó a prosperar en la ciudad de Georgetown y no tardó, gracias también a los ‘capotes’ de su tío, en convertirse en un reconocido empresario que importaba aceite y jamón desde España o, incluso, “unos milagrosos polvos para el pelo”, según cita Miguel Javier Guelbenzu en una publicación cultural navarra que ahonda sobre esta cuestión.

Poco a poco, Casanave fue ganando notoriedad pública, llegando incluso a adaptar su nombre al inglés, lo que le permitió acceder a círculos más poderosos y conocer a su mujer Ann Nancy Young, hija de un conocido vendedor de terrenos.

Precisamente, ese reconocimiento, le hizo que este navarro se convirtiera en alcalde de Georgetown y fuera propuesto para poner, como acto simbólico, la primera piedra de la Casa Blanca.

Precisamente, el proyecto de construcción de este edificio neoclásico fue liderado por el primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, bajo la dirección del arquitecto irlandés James Hoban.

Se convivió como un edificio enteramente blanco, de ahí su conocido nombre actual, y localizado en la avenida de Pennylvania Nº 1600, al noroeste de Washington D. C.

La actual Casa Blanca fue inaugurada por John Adams en 1800, pero no siempre se denominó de esa manera. De hecho, recibió la denominación de Palacio Presidencial y Mansión Ejecutiva.

No fue hasta 1902 cuando el presidente Theodore Roosevelt propuso la denominación oficial de "Casa Blanca", uno de los edificios más importantes del mundo cuya 'semilla' se encuentra marcada por sus orígenes navarros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Todo comenzó con un navarro: la historia del inmigrante 'foral' que colocó la primera piedra de la Casa Blanca