SOCIEDAD

El navarro fray Santiago Sánchez Sebastián nombrado obispo en Brasil por el Papa Francisco

El religioso nació hace 58 años en la localidad navarra de Cortes y estaba desempeñando el cargo de párroco de Santa Rita de Manaos.

Santiago Sánchez (derecha), junto al agustino recoleto Miguel Ángel Peralta, misionero durante muchos años en la misión de Lábrea, y sus padres, Julián y Lucía.
Santiago Sánchez (derecha), junto al agustino recoleto Miguel Ángel Peralta, misionero durante muchos años en la misión de Lábrea, y sus padres, Julián y Lucía.  

El santo padre el papa Francisco ha nombrado obispo de la prelatura de Lábrea (Amazonas, Brasil) al agustino recoleto fray Santiago Sánchez Sebastián, que en la actualidad estaba desempeñando los cargos de párroco de Santa Rita de Manaos, de prior de la comunidad local manauara y de delegado de la provincia agustino-recoleta de San Nicolás de Tolentino en Brasil tal y como han comunicado los Agustinos Recoletos en su página agustinosrecoletos.org.

La oficina de prensa de la Santa Sede acaba de hacer pública a las 12 de la mañana de este miércoles 13 de abril el nombramiento del nuevo obispo de la Prelatura de Lábrea (Amazonas, Brasil), que recae en el agustino recoleto Santiago Sánchez Sebastián.

Monseñor Santiago cuenta con 58 años de edad. Nacido en Cortes (Navarra, España), sus primeros años los vivió en el seno de su familia, formada por sus padres Julián y Lucía, junto con otros dos hermanos.

Entró de muy joven como seminarista en el colegio apostólico de Lodosa (Navarra), donde cursó los estudios de Educación General Básica. Continuó su proceso formativo en Fuenterrabía (Guipúzcoa) –bachillerato y filosofía– ,Monteagudo (Navarra) –noviciado– y Marcilla (Navarra) –teología–, donde emite la profesión solemne.

Recibe el diaconado de manos de monseñor Martín Legarra, agustino recoleto, en 1979 y el presbiterado, de manos de monseñor José María Cirarda, arzobispo de Pamplona (Navarra) en 1980.

Recién ordenado, recibe como primer destino el seminario San Agustín de Valladolid (España), que era al mismo tiempo colegio de externos. Santiago simultanea sus actividades formativas en el seminario menor con ladocencia en el colegio, limitando en éste su acción a la enseñanza de la religión y la catequesis. Durante ocho años permanece ejerciendo este doble ministerio, formación y educación, con noble empeño.

En 1988 recibe un nuevo destino, el seminario San José de Lodosa, donde los seminaristas menores de la Provincia cursaban el bachillerato y COU (Curso de Orientación Universitaria).

En este nuevo destino asume la máxima responsabilidad al ejercer el oficio de formador durante cinco años, cargo en el que cesa al ser clausurado el seminario; pero continúa en Lodosa dando clases de religión en el Instituto Pablo Sarasate de este pueblo navarro durante cuatro años más.

A raíz del Capítulo provincial de 1997 es nombrado maestro de novicios del convento de Monteagudo, cargo que ejerce por nueve años, hasta el 2006. Los nueve años de maestro tienen una nota común: estar con los novicios, entregarse a la formación de los novicios sin reserva alguna y de forma perseverante.

A nadie se le ocultaban los deseos de fray Santiago de ir a misiones. En el 2006 por fin es destinado a Brasil, pero no a la misión de Lábrea, adonde habría podido desear ir, sino a la casa de formación San Agustín de Fortaleza(Ceará), donde residían los postulantes brasileños.

En esta casa desempeña a la vez el cargo de prior de la comunidad y de formador por dos trienios, hasta que en 2012 es destinado a Manaos como delegado y párroco de Santa Rita. Ejerciendo su misión en esta parroquia durante cuatro escasos años es cuando le ha sobrevenido el nombramiento de obispo de la prelatura de Lábrea, sucediendo al agustino recoleto monseñor Jesús Moraza Ruiz de Azúa.

En 1925 llegan los agustinos recoletos a Lábrea. Los prelados que han pastoreado esta porción de la Iglesia de Dios en Brasil han sido agustinos recoletos. No es una prelatura codiciada humanamente hablando: el clima es tropical extremo; la extensión es enorme (unos 220.000 kilómetros cuadrados; casi media España); las comunicaciones son únicamente y en su inmensa mayoría fluviales; la sanidad y la educación registran índices muy bajos; Lábrea es otro Brasil de segunda o tercera categoría.

Fray Santiago es conocedor de estas difíciles circunstancias en que va a tener que ejercer la caridad pastoral y le proponen que las acepte. Como la luz del sagrario por la noche le ha iluminado muchos ratos, en esta ocasión, con más razón. Pero de igual manera que siempre ha aceptado las encomiendas que se le han hecho y se ha volcado sin ahorro alguno, ahora lo ha hecho de igual manera tras tanto entrenamiento previo.

El día 5 de junio fray Santiago será consagrado obispo en la catedral de Manaos, cuyo arzobispo monseñor Sergio Eduardo Castriani será el consagrante principal.

El nuevo obispo ha adoptado como lema de su episcopado una frase del sermón 56, 5.7 de san Agustín, que refleja fielmente la idea motriz de su vida religiosa y sacerdotal: “Hágase en mí tu voluntad y que no me resista”.

La frase va grabada en su escudo, formado por algunos elementos bien destacados: una cruz y el libro-corazón, signos típicos agustinianos, sobre un fondo de aguas ondeantes (aguas del Purús, río clave en la vida de la prelatura), y los colores verde y azul, predominantes en el paisaje labrense.

La Orden de Agustinos Recoletos, y especialmente la Provincia de San Nicolás de Tolentino, se siente honrada en la persona de fray Santiago Sánchez Sebastián en el que la Iglesia ha puesto sus ojos para que sirva como obispo-pastor en la prelatura de Lábrea; le da la enhorabuena por la confianza que el papa Franciscoha depositado en él y ora para que se gaste y desgaste en beneficio de los labrenses, que verán en su obispo un portador de esperanza y de luz evangélicas. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El navarro fray Santiago Sánchez Sebastián nombrado obispo en Brasil por el Papa Francisco