PREMIUM  SOCIEDAD

La lucha de una vecina de Zizur para no ser desahuciada junto a sus hijos: "Me siento una okupa en mi casa"

Maribel Moreno, de 44 años, tiene dos hijos pequeños y reside en el piso desde hace casi cinco años.

Maribel Moreno vive en Zizur Mayor y está pendiente de ser desahuciada. MIGUEL OSÉS
Maribel Moreno vive en Zizur Mayor y está pendiente de ser desahuciada. MIGUEL OSÉS  

Maribel Moreno, de 44 años, atraviesa una situación agónica, límite. Hace unos días recibió un burofax informándole de que el próximo 5 de marzo será desahuciada de su vivienda junto a sus hijos, de tres y nueve años respectivamente.

Allá por el mes de septiembre recibió la noticia por parte de su casero, Moreno vive en una casa de alquiler en Zizur Mayor. Este le contó que pretendía vender el piso y que ella debía abandonar la vivienda.

Ahora, seis meses después de aquello, tendrá que salir de la que ha sido su casa desde mayo de 2015. "Este piso lo alquiló primero mi exmarido en 2014. En 2017 él se fue de casa y nos dejó tirados a los tres. En febrero de 2018 excluimos a mi marido y yo me quedé como inquilina total de la vivienda", apunta.

Moreno afirma que siempre ha pagado con un mes de antelación, de hecho ya tiene abonado el mes de marzo, y que no pueden reclamarle ningún impago. Ha visitado hasta cuatro viviendas pero no le ha sido posible alquilar ninguna de ellas.

TODA UNA VIDA DE ALQUILER

"He estado toda mi vida viviendo de alquiler, desde los 17 años, y ahora llevaba muchos años sin buscar nada. Esta situación me ha pillado de imprevisto, ahora ya no hay tantos alquileres como había antes", señala.

La situación de Moreno no es sencilla, ya que además de tener dos hijos pequeños no tiene trabajo, cobra una renta garantizada de 1.000 euros y 600 se le van en el alquiler mensual del piso.

Maribel Moreno vive en Zizur Mayor y está pendiente de ser desahuciada. MIGUEL OSÉS

"No es que no quiera trabajar, estoy esperando a que mi hijo pequeño empiece el colegio. Ya está matriculado y todo, necesito que la empiece para tener más disponibilidad para yo poder trabajar", argumenta.

Moreno cuenta que ha estado viendo pisos pero le piden unas cifras difíciles de asumir para una persona de su situación, incluso apunta que las inmobiliarias le dejan con la palabra en la boca al conocer que en la actualidad no trabaja.

SILENCIO DESDE EL AYUNTAMIENTO DE ZIZUR MAYOR

"Al Ayuntamiento les he enviado hasta el burofax del desahucio y me dicen que meterán presión. Pero, ¿qué hago yo con la presión que meten? Llevo pidiendo ayuda desde septiembre", explica la mujer.

Ha mirado un piso que, según afirma, está totalmente vacío en Zizur Mayor, y le ha pedido al Ayuntamiento a ver si se lo podrían dejar de manera temporal, mientras continúa buscando trabajo y un piso estable.

Incluso se ha ofrecido al propio Ayuntamiento a limpiar los baños públicos para así poder tener acceso a esa vivienda, "lo que sea".

La navarra apunta que desde Asuntos Sociales tampoco han atendido a sus quejas, "les entra por un oído y les sale por otro", recalca.

"No me dan ninguna solución, la única solución me la dan si obtengo un piso. Pero claro, para ello primero necesito un piso, etc. Es un bucle. Siento una impotencia enorme, físicamente estoy agotada. Sufro ansiedad, pánico y angustia", explica.

Moreno quiere continuar en Zizur Mayor, ya que su vida y la de sus hijos ya está hecha en la localidad navarra. "En febrero de 2019 el casero me subió el alquiler de 550 a 600 euros y tuve que aceptar, no me quedaba otra. No me podía ir de aquí", dice.

UNA SITUACIÓN DELICADA CADA FINAL DE MES

La inquilina recibe de la renta garantizada 1.000 euros mensuales, a los cuales hay que descontar 600 de alquiler y facturas. En total, le quedan menos de 400 euros para ella y sus dos hijos pequeños.

"Pasar el mes es complicado, y eso que recibo alimentos. Tengo miedo a quedarme sin vivienda porque tengo la custodia de ambos, me pueden quitar a los críos al no tener una vivienda", cuenta.

Moreno señala que si decide irse a otro municipio al cambiar su empadronamiento perdería la renta, ya no habría dinero en su hogar.

Maribel Moreno vive en Zizur Mayor y está pendiente de ser desahuciada. MIGUEL OSÉS

"No me lo puedo permitir. ¿Cómo les doy de comer a mis hijos sin la renta?. Tengo miedo de que llegue el jueves y se me presente la policía y mis hijos vean estas cosas. Ahora mismo me siento como una 'okupa' en mi propia casa, y eso que la estoy pagando", comenta apenada.

Hasta el momento mantiene al margen a sus hijos del problema que les rodea, "voy al colegio y no sé cómo taparme los ojos para que mi hija me vea". 

"Está decidido a vender y listo. Necesito algo más de tiempo, yo no me niego a irme. Sé que es su casa y tiene derecho a hacer lo que quiera con ella, pero necesito seis meses más", concluye.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La lucha de una vecina de Zizur para no ser desahuciada junto a sus hijos: "Me siento una okupa en mi casa"