PREMIUM  SOCIEDAD

Navarra reconoce a menos dependientes, tarda más y recibe menos financiación, según denuncia UGT

El año y medio de legislatura transcurrido en Navarra es "un tiempo perdido" para rectificar y ha sido también usado para "maquillar los datos".

Una persona mayor en silla de ruedas.
Una persona mayor en silla de ruedas.  

El sindicato UGT ha alertado este lunes de la "muy deficiente" y "triste" situación de la atención a la dependencia en Navarra, donde en comparación con la media estatal se reconocen a menos personas dependientes, se tarda más en hacerlo, y el Estado dedica menos financiación que en el resto de Comunidades.

Así lo revela un informe realizado por la UGT y presentado por la secretaria de Política Sindical del sindicato en Navarra, Marisol Vicente, y uno de los autores del trabajo, Javier Larequi, quienes han analizado la "francamente mala" situación global, "con muchas cosas pendientes de resolver", que viven las personas con dependencia y sus familias.

"No todo es imputable al actual gobierno", han señalado, aunque el año y medio de legislatura transcurrido en Navarra es "un tiempo perdido" para rectificar y ha sido también usado para "maquillar los datos", al advertir de que han aumentado los reconocimientos de los casos más leves "a costa de los más graves", lo que reduce en su generalidad las listas de espera con la inversión de menos dinero.

Detrás de todo ello está principalmente el problema de la financiación de los servicios y recursos destinados a los dependientes, algunos recortados de forma "legal" con la crisis de hace unos años y otros mediante "triquiñuelas" de las administraciones para retrasar la ejecución de los servicios.

Se trata de cualquier caso de un error que, para Larequi, pasará factura a futuro, ya que además de no dar los servicios a los que los actuales dependientes tienen derecho, "no estamos preparando las infraestructuras, servicios y administración para recibir la avalancha que nos viene", cuando en la siguiente generación haya muchos más dependientes y sin cuidadores familiares porque trabajan.

El informe revela, según datos proporcionados por el Imserso, que a finales de 2016 un total de 18.323 personas habían solicitado en Navarra ser declaradas dependientes, de las que 14.086 personas habían sido reconocidas como tales, aunque el 69,2 % recibían algún tipo de prestación y el resto estaba aún a la espera.

EN ESPERA

Sin embargo, un análisis diferenciado revela que mientras los dependientes de Grado I (los más leves) en espera de recibir la prestación se han reducido entre julio de 2015 y diciembre de 2016 un 25,11 % (al pasar de 3.814 a 2.963 personas), los más graves (Grados II y III) que siguen esperando prestación han aumentado en 338 personas (un 3,53 %), al pasar de 1.031 a 1.369 personas.

El estudio constata que en Navarra "se presentan proporcionalmente menos solicitudes que en el Estado, se reconoce menos el derecho a la dependencia, especialmente en los casos graves y muy graves, y se tarda más en atender ese derecho mediante la correspondiente prestación".

Respecto a la población total, en Navarra se presentan un total de 2,86 solicitudes por cada 100 habitantes, mientras que en el conjunto de España las solicitudes se elevan a 3,48, y tras el proceso de evaluación, Navarra reconoce 2,20 casos por cada 100 habitantes frente a los 2,61 de media que se reconocen en España.

Y en cuanto a los beneficiarios de prestaciones, Navarra atiende a 1,52 frente a 1,86 personas de media que reciben prestaciones en el conjunto del Estado.

Junto a la mayor exigencia de Navarra al evaluar y reconocer la dependencia respecto al conjunto de España, la Comunidad foral registra un mayor desfase entre el momento del reconocimiento, la elaboración del Programa Individual de Atención (PIA) y el inicio de la percepción de las prestaciones, que la ley marca en seis meses pero el propio Gobierno foral reconoce hacer en once.

DENUNCIA UNA "TRIQUIÑUELA"

Así, de las 4.332 personas esperando percibir sus prestaciones, 1.369 son de grado II y III, y "algunos" no llegarán a cobrarlas, ha advertido Larequi, quien ha lamentado la "triquiñuela" que sirve para parar lo máximo posible el "contador del gasto".

En cuanto a las prestaciones, Larequi ha asegurado que en Navarra "los servicios son muy precarios y escasos", de forma que en la comunidad foral se emplean más las ayudas económicas a las familias que los servicios, "más caros y complejos de habilitar".

Así, con el nuevo Gobierno desde 2015, "lejos de mejorar la situación", los servicios han perdido un 1,22 % cuando en el Estado han crecido un 3,35 % en este tiempo.

Al respecto, señala el estudio que en atención residencial en la presente legislatura se han perdido 68 plazas, que a finales de 2016 sumaban 1.848, fundamentalmente privadas concertadas, que además evidencian un "excedente en algunos pueblos, mientras faltan en Pamplona y su comarca", lo que lleva a ofrecer plazas a muchos kilómetros del entorno familiar y social de los dependientes.

AYUDAS ECONÓMICAS

Las ayudas económicas son el capítulo que concentra el mayor porcentaje de prestaciones a la Dependencia (63,83 % del total), y de ellas la mayor parte (54,79 %), son ayudas económicas destinadas al cuidado familiar de las personas dependientes, un porcentaje muy superior al destinado a servicios de proximidad (ayuda a domicilio y centros de día/noche), que solo alcanzan el 8,84 %.

Con todo ello, el informe considera que los problemas financieros de la Dependencia proceden del incumplimiento por parte del Estado del compromiso de financiar el sistema al 50 % con las Comunidades Autónomas, y subraya que en el caso de Navarra, mientras el Estado aporta un 11,28 % a la financiación de la Dependencia, la Comunidad Foral corre con el 88,72 % restante, siendo la Comunidad que menos financiación estatal recibe.

Se trata de "cifras sorprendentes", dado que la media de financiación estatal para el conjunto de las Comunidades Autónomas se eleva al 17,95 %, de acuerdo con los últimos datos aportados por el Observatorio de la Dependencia.

EL GOBIERNO DESMIENTE A UGT

Por su parte, el Gobierno de Navarra, a través de un comunicado, ha señalado una serie de “datos erróneos” que aporta el sindicato UGT sobre la atención a la Dependencia en Navarra.  Para ello, remite a los datos de gestión del sistema de atención a la dependencia que publica de manera periódica desde el pasado mes de diciembre de 2016 en el portal navarra.es.

Ahí señala que no son 4.332 personas las personas pendientes de prestación como ha informado hoy el sindicato UGT, sino que eran 3.148 en esa misma fecha de finales del año 2016 como ya se informó por el Gobierno de Navarra.

Además, se puede destacar que las personas que reciben servicios y/o prestaciones en Navarra eran en esa fecha 10.322 y no 9.754 como afirma el sindicato. A ello cabe sumar, cosa que no hace el informe aludido, que 524 personas en Navarra recibían servicios aun sin tener la condición de persona dependiente.

El Ejecutivo considera  necesario desmentir la afirmación de que el Gobierno de Navarra “no quiere sacarnos de su opacidad” recogida en el informe sindical. “Resulta lamentable que un informe que se pretende serio no se moleste en solicitar datos al Gobierno de Navarra y lo que es peor, ni siquiera se haya percatado de que estos datos son públicos y están a disposición de toda la sociedad en la página web del Gobierno de Navarra”, ha declarado el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra.

LAPARRA DENUNCIA OMISIONES EN EL INFORME DE UGT

Pese a que el informe intenta hacer un balance de legislatura, “nos gustaría destacar algunas omisiones que realiza el informe publicado por UGT”, ha dicho Laparra. Entre ellas, ha destacado que "no hace ninguna alusión a que se ha recuperado una compatibilidad de prestaciones que fue suprimida la pasada legislatura; la compatibilidad entre el Servicio de Atención a Domicilio y el Centro de Día, y se ha puesto en marcha una nueva compatibilidad entre la ayuda para el asistente personal y la atención residencial, todo ello precisamente para mejorar los servicios de atención".

Además, "tampoco menciona el informe que ya el pasado año se aprobó un cambio en el marco de la reforma fiscal del año 2016 de tal manera que el 100% de las más de 14.000 personas valoradas como dependientes en Navarra tendrán las mismas ventajas fiscales que las personas con discapacidad superior al 65%.

Asimismo, el vicepresidente ha apuntado que "si bien la pasada legislatura se produjo un reducción presupuestaria de más de 33 millones en la ANADP, para el año 2017 cuanta ya con un presupuesto de 17,5 millones superior al del año 2015". Entre otras cuestiones, "gracias a esa mayor disponibilidad presupuestaria durante el año 2017 se va a poder concertar 90 plazas residenciales, la mayor parte precisamente en Pamplona y Comarca por ser la demanda superior, y se va a ofrecer una nueva línea de ayudas para la contratación de profesionales del cuidado a domicilio".

Finalmente, el vicepresidente de Derechos Sociales, ha recordado que “gracias a un plan de choque que ha duplicado prácticamente la plantilla de valoración de la dependencia, se espera acabar en unos meses con la lista de espera existente en estos momentos”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra reconoce a menos dependientes, tarda más y recibe menos financiación, según denuncia UGT