SOCIEDAD

Navarra estudia espacios públicos libres de coronavirus para personas mayores y con discapacidad

Maeztu ha comentado que en residencias un caso es un brote y un brote conlleva pruebas PCR para todos los residentes y trabajadores.

La UME (Unidad Militar de Emergencias) desinfecta residencias de mayores en Pamplona durante la crisis del coronavirus. MIGUEL OSÉS
La UME (Unidad Militar de Emergencias) desinfecta residencias de mayores en Pamplona durante la crisis del coronavirus. MIGUEL OSÉS  

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha anunciado este martes en el Parlamento que se trabaja para la puesta en marcha de "salidas terapéuticas", espacios libres de COVID para personas mayores y con discapacidad que viven en residencias.

Esta es una de las medidas que la consejera ha citado durante una comparecencia solicitada por EH Bildu para conocer los planes de contingencia con los que prevenir, detectar y responder al coronavirus, y que pretende un equilibrio entre la salud publica y el estado emocional de estas personas, por lo que se estudia su implantación junto a la Federación Navarra de Municipios y Concejos.

Maeztu ha aludido también a la extensión de los recursos intermedios, entre las residencias y el hospital, para positivos por COVID-19, y en este sentido ha anunciado que mañana se abre uno en la Ribera Alta con 15 plaza, que se suma a Argaray en Pamplona con 40 y a los que se podrían añadir otros por comarca si fueran necesarios.

Y además ha destacado que se ha reforzado el personal no solo por bajas sino porque el coronavirus ha aumentado el trabajo en estos centros, que disponen de reservas para un mes de equipos de protección, lo que no impide que haya "miedo" y en especial en los que han vivido una primera ola de la pandemia "muy dura".

En espera de los resultados de la auditoría encargada para saber desde un punto de vista técnico cómo funcionó todo y con ello obtener un aprendizaje útil para el futuro, la primera del Estado a iniciativa de un Gobierno, la consejera ha recordado que se han aprobado protocolos y planes de contingencia para el propio departamento y para residencias, centros de día y pisos tutelados.

De los protocolos para residencias ha precisado que deben ser conocidos por profesionales y familiares y cada centro cuanta con un plan de contingencia para la detección precoz del virus entre residentes, trabajadores y sus contactos y la activación de procedimientos según el nivel de riesgo.

El contenido del plan atiende a la capacidad para afrontar escenarios de riesgo, organización del personal y la distribución de tareas, gestión y seguimiento de las bajas, medias frente al colapso por sobreesfuerzo y recursos de atención psicológica, y organización de los residentes en unidades de convivencia menores y con un sistema inmediato de información a familias en caso de traslados.

Se ocupa asimismo de la continuidad de los servicios básicos, la humanización de la asistencia, la gestión de la comunicación interna y externa con las familias y plan de entradas y salidas del centro con un sistema de registro y protocolo de acceso.

Además el departamento tiene su propio plan de contingencia, que abarca a centros de día y pisos tutelados, y que persigue igualmente prevenir y detectar posibles brotes, al tiempo que se ocupa de su manejo para minimizar consecuencias, para lo que se han establecido competencias y nombrado responsables en cada área, y clasificado los escenarios en brotes esporádico, complejos y transmisión comunitaria no controlada.

La conseja ha detallado las pautas en cada una de las áreas en que se desglosa este plan del departamento que contempla teléfonos de guardia permanentes con Salud y el seguimiento de cada centro para valor recurso y necesidades.

Maeztu ha comentado por último que en residencias un caso es un brote y un brote conlleva pruebas PCR para todos los residentes y trabajadores, además de los cribados preventivos, 10.000 personas en septiembre .

Patricia Perales, de EH Bildu, ha afirmado que los planes dan la sensación de que se basan más en el post que en la prevención, ha pedido una gestión pública porque el beneficio económico perjudica la calidad del servicio, y un seguimiento y control igual para todos los centros igual porque ya "hay denuncias".

Marta Alvarez, de Navarra Suma, ha apostado por un modelo de colaboración público-privada, pedido transparencia en los datos porque es "obsceno" que a día de hoy no sepamos cuántas personas fallecieron de COVID en residencias y domicilios, y denunciado que el Gobierno "fue tarde" en la primera ola.

"A usted y a su partido no les han importado nunca las personas que viven en las residencias" y utilizan esta crisis para desgastar al Gobierno cuando lo que esta en juego es la salud de la ciudadanía", ha dicho Nuria Medina, del PNS, que ha puesto en valor actuaciones, protocolos y planes de contingencia para la prevención y la respuesta, y defendido un cambio de modelo para superar deficiencias estructurales debidas "a la inoperancia política de la derecha".

Por Geroa Bai, la parlamentaria Isabel Aramburu ha indicado que para su coalición es clave la prevención a la hora de frenar posibles contagios en estas residencias, ha pedido un acuerdo marco para las residencias que sea "suficiente" y compartido con el Gobierno que se trabaje para evitar macrocentros ya que el tamaño de lso mismos guardaen su opinión una relación directa con la calidad de la atención.

Por Podemos, Mikel Buil ha destacado el trabajo que se ha hecho con planes y protocolos cuando nada había preparado en materia de coronavirus, apostado por un modelo publico de residencias y mostrado su preocupación por los efectos psicológicos que puede provocar una posible segunda ola de coronavirus, por lo que sostenido que habrá que abordar también el bienestar de estas personas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra estudia espacios públicos libres de coronavirus para personas mayores y con discapacidad